Google+ Followers

viernes, 3 de marzo de 2017

La frontera de fuego afgano-pakistaní


La frontera de fuego afgano-pakistaní
on 2 marzo, 2017


Guadi Calvo*/Resumen Medio Oriente, 2 de marzo de 2017 – Tras el atentado revindicado por el Daesh pakistaní, Wilayat Khorasan, al templo sufí de Sehwan Sharif en el sur de Pakistán el 16 de febrero pasado, que dejó 88 muertos y 343 heridos, las autoridades de Islamabad decidieron cerrar los pasos de Torkham y Chaman, en la provincia suroccidental de Baluchistán, que se comunican con Afganistán, intentado presionar a Kabul para que incentive su lucha contra el extremismo tanto del Daesh como el Talibán que, según Islamabad, huyen a Afganistán tras producir ataques en el país.

La medida agrava todavía más las deterioradas relaciones entre Islamabad y Kabul, tensionadas por la guerra que se libra de uno y otro lado de la frontera contra el integrismo religioso, además de las sospechas pakistaníes de que el presidente Ghani, desde su llegada al gobierno afgano en 2014, no sólo opera a favor de India, sino también con los grupos separatistas de Baluchistán, los dos puntos más conflictivos de la política de Islamabad más allá del terrorismo integrista.


La crisis ha provocado que ni el presidente Ashraf Ghani, ni el poderoso presidente ejecutivo Abdullah-Abdullah asistan a la decimotercera cumbre de integración regional de la Organización de Cooperación Económica (ECO), que comenzó el 1 de marzo en la capital pakistaní; a excepción del Ghani y el presidente de Uzbekistán llegarán las máximas autoridades de los diez países miembros: Irán, Turquía, Kazajstán, Kirguistán, Azerbaiyán, Tayikistán, Afganistán, Uzbekistán y Turkmenistán y el anfitrión Pakistán, y discutirán sobre políticas de comercio, transporte y energía. A pesar de que la cumbre es vital para la crítica situación económica afgana, Kabul decidió enviar una delegación de segundo orden, encabezado por su embajador en Pakistán Omar Zakhilwal.

Por el aumento de la actividad extremista en ambos países es que el Primer Ministro pakistaní Nawaz Sharif, ha optado por una nueva política respecto a la frontera afgana, como la construcción de vallas con el fin de obstaculizar el cruce de integristas al país.

También el ejército de Pakistán, en el marco de la operación Raddul Fasaad, lanzada en junio de 2014 con el fin de contener las acciones tanto de Wilayat Khorasan como del Tehreek-e-Taliban Pakistan (TTP), desplegó artillería pesada en las zonas Chaman y en el marco, incrementado los patrullajes en los siempre conflictivos sectores de Waziristán del Norte y del Sur, en la región de Peshawar, la capital salvaje de Pakistán. Aunque desde la independencia de Pakistán en 1947, Waziristán nunca a ha sido leales ni a Afganistán ni a Pakistán, su juego ambivalente tampoco le ha redituado grandes logros.

El cierre de los pasos fronterizos ha generado protestas por parte de Kabul, que presentará una queja ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) ya que le acarrea un perjuicio diario de cerca de 4 millones de dólares. Se estima que a lo largo de los 2430 kilómetros de frontera entre los dos países han quedado varados más de 5 mil vehículos, en su mayoría con carga perecedera.

A la vez centenares de afganos han quedado atrapados en la frontera, muchos ellos estaban allí para recibir atención médica en hospitales pakistaníes, que no pueden volver a sus casas.

La crisis es de muy difícil resolución ya que más allá de las operaciones militares en marcha y los furtivos y esporádicos ataques con drones norteamericanos en los lindes entre Pakistán y Afganistán, nada se resuelve mientras Islamabad sostenga y tolere la mezquitas y madrassas wahabitas, verdaderas fábricas de extremistas, que desde la época de la guerra contra la Unión Soviética en Afganistán, miles de esos centros se abrieron en Pakistán con fondos de Arabia Saudita.

En 2001, un informe del Banco Mundial estimó que no había menos de 20 mil madrassas, no todas ellas wahabitas, a las que asistían 2 millones de talib (estudiantes del Corán); el mismo informe revelaba que más del 20% de esos estudiantes estaban recibiendo entrenamiento militar.

Una de las madrassas más importantes del país es la Darul Uloom Haqqania, de cuyos seminarios emergieron, entre otros muchos jefes talibanes, nada menos que su fundador el mullah Mohamed Omar y su sucesor el mullah Akhtar Mohamed Mansur.

Afganistán la muerte en la calles

Mientras Pakistán intenta echar toda la culpa del accionar de las lashkar (brigadas) extremistas en su territorio a Afganistán, este país se encuentra sometido a constante ataques del Talibán, que ya no solo asolan el interior de las provincias, sino que sacuden, a su antojo, las calles de Kabul, e incluso aventurando a sus shahids (mártires) en los edificios de la seguridad afgana.

Como una respuesta a la muerte del mullah Abdul Salam Akhund, responsable del talibán en la provincia de Kunduz, y el estratega del asaltó a la capital provincial en agosto de 2015, cuando fue alcanzado, junto a otros ocho combatientes, entre ellos el temible Qari Amin, por un dron norteamericano en la ciudad de Dasht-e Archi, provincia de Kunduz, este último domingo se han iniciado una serie de ataques, que por parte del talibán que pueden prolongarse durante días.

Este lunes un infiltrado talibán en la fuerza policial ejecutó a once policías en un puesto Lashkar Gah en la provincia de Helmand. El terrorista ejecutó a los 11 policías mientras dormían, para después escapar con armas y municiones.

En Helmand, provincia fronteriza con Pakistán, centro del cultivo de amapola para la producción de opio, al sur del país, se prologa una dura batalla desde mediados de 2016, con la participación de la temible Sara Khitta (Brigada Roja) compuesta por veteranos de Tayikistán, Turkmenistán, Uzbekistán, Azerbaiyán, Pakistán y Chechenia. Algunos de ellos son veteranos de los diez años de guerra (1999-2009) contra el ejército ruso en Chechenia. La prolongación de esta batalla ha obligado a Estados Unidos, a enviar al sector 1800 infantes de Marina y de la División Aerotransportada 101, sin contar el personal de la CIA que actuar en los dos lados de la frontera.

En la mañana del día miércoles primero de marzo, el Talibán realizó dos ataques simultáneos en un centro de reclutamiento policial, en la ciudad de Kabul, que dejaron casi 40 muertos y 55 heridos. La operación ya ha sido reivindicada en la red social Twitter por los hombres del mullah Haibatullah Akhundzada, el actual líder talibán.

El ataque fue perpetrado por un terrorista suicida que hizo estallar un coche bomba en un pasaje que daba a los fondos de la repartición, en el distrito seis de la capital, lo que dio oportunidad a otros cuatro atacantes para entrar disparado. El tiroteo entre los atacantes y las policiales duró más de cinco horas.

El segundo ataque se llevó a cabo contra la principal agencia de inteligencia afgana, la oficina del Directorio Nacional de Seguridad en la zona policial número 12, en el este de la capital, que dejó un muerto y cinco heridos.

A lo largo de 2016 las bajas entre las fuerzas de seguridad afganas sobrepasaron los 7500 hombres, según el Inspector Especial General para la Reconstrucción de Afganistán (SIGAR), que también informa que el talibán ya controla un 43 % del país.

La crítica situación afgana y la creciente actividad extremista en Pakistán han puesto a su extensa línea fronteriza en alerta roja, tan roja como el fuego.

*Guadi Calvo es escritor y periodista argentino. Analista Internacional especializado en África, Medio Oriente y Asia Central. En Facebook: https://www.facebook.com/lineainternacionalGC.



http://www.resumenmediooriente.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario