Google+ Followers

lunes, 5 de diciembre de 2016

COMPARATIVA CENITAL

Mientras buscaba noticias para publicarlas en el blogs, en la página http://infoglaz.ru, me he encontrado con esta curiosa foto, que supongo, sea del desfile de este año en la plaza roja(es un supuesto mio, no digo que sea cierto). Lo curioso de la misma, es la diferencia en tamaño de lo que creo es Un T-90, hay tantas variantes del T-72 que ya me pierdo, y el Armata. 
Que os parece?¿Será una foto montaje?, esas linea de la carretera me hacen dudar de que la foto no esté manipulada. 
Un saludo amigos

mIEN

Lanzamiento de un satélite de vigilancia ED turco


doryforos
II. Karvounopoulos 05/12/2016 | 06:40 462 Vistas



Hoy 5 de diciembre de, 2016 a 10:51:44 hora local (16:51:44 y 15:51:44 tiempo Tiempo Ankara Atenas) se llevará a cabo desde el sitio de lanzamiento en la Guinea francesa Korurou  el lanzamiento del satélite de vigilancia de Turquía Göktürk-1, que será utilizado por los PMA, 


De acuerdo con la programación, el satélite se separará del cohete propulsor en 57 minutos de la puesta en marcha, en 59 minutos se abrirá los paneles solares y se espera 68 minutos para enviar la primera señal.

El satélite turco realizará una rotación completa cada 90 minutos, mientras que el tiempo de vida es de 7-9 años.
Los datos satelitales Göktürk-1 serán enviados a la estación terrestre de satélites T / PA.

El satélite cuenta órbitas sincronizadas con el sol (órbita sincronizada con el sol).

O Gokturk-1 es el segundo satélite se utiliza por el T / YPAM. El primer satélite es el Göktürk-2, que fue lanzado desde China y entró en órbita el 18/12/2012.

http://www.militaire.gr/%CE%BF%CE%B9-%CF%84%CE%BF%CF%85%CF%81%CE%BA%CE%B9%CE%BA%CE%AD%CF%82-%CE%B5%CE%B4-%CE%B5%CE%BA%CF%84%CE%BF%CE%BE%CE%B5%CF%8D%CE%BF%CF%85%CE%BD-%CF%83%CE%AE%CE%BC%CE%B5%CF%81%CE%B1-%CE%B4%CE%BF%CF%81/

Muerte desde arriba "Night Hunter" Mi-28. Mosul

https://www.youtube.com/watch?v=5a7o95Vv0YI

Estados Unidos destinará 350 millones de dólares en ayuda militar a Ucrania






Estados Unidos ha destinado unos 350 millones de dólares en ayuda militar a Ucrania para el año 2017.

Según ha informado este viernes la agencia rusa TASS, la ayuda militar ha sido propuesta en el presupuesto de Defensa de unos 620.000 millones de dólares que ha sido aprobado este viernes por una amplia mayoría en la Cámara de Representantes de Estados Unidos.

Se tiene planeado entregar esta ayuda a Ucrania en dos plazos y se condiciona su entrega a que el Gobierno de Kiev lleve a cabo reformas en sus Fuerzas Armadas que le exige la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Tras el Golpe de Estado liderado por sectores de la extrema derecha que derrocó al presidente constitucional Viktor Yanukóvich en 2014, el nuevo Gobierno, encabezado por el oligarca Petro Poroshenko, ha empezado a seguir políticas de acercamiento con EEUU y la Unión Europea (UE), además de adoptar posturas antirrusas, por lo que han escalado las tensiones entre Kiev y Moscú.

El más reciente suceso que ha avivado las tensiones entre las partes ha sido los ensayos de misiles que Ucrania efectúa cerca del espacio aéreo de la península de Crimea, que se reunificó a la Federación Rusa tras un referendo.

Pese a las críticas y la ira expresada por Rusia, Ucrania emprendió el jueves maniobras militares que incluyen el lanzamiento de misiles en aguas próximas a Crimea. Rusia tachó estas actividades de una “amenaza” y puso en estado de alerta su defensa antiaérea en Crimea.

Sobre este tema, el analista ucraniano Oleksandr Khara durante una entrevista concedida a la página Web Ukraine Today ha advertido que la continuación de estos ensayos y las provocaciones del Gobierno ucraniano podrían obligar a Moscú a tomar represalias y responder a dichas maniobras.

“Podría ser una respuesta simétrica. Por ejemplo, Rusia podría llevar a cabo sus propios ensayos en la misma zona del mar Negro, lo que cortaría la principal ruta aérea que Ucrania usa para conectarse al mundo”, ha dicho Khara.

LibreRed | Sputnik | HispanTV


http://www.librered.net/?p=47950

EEUU maniobra en el mediterráneo ante posible victoria militar del Ejército sirio






El reciente despliegue de dos buques de asalto estadounidenses en el Mediterráneo está relacionado con la posible intención de EEUU de introducir tropas terrestres en Irak, ha declarado el experto militar ruso Konstantín Sivkov, en una entrevista para Radio Sputnik.

Según un comunicado, emitido por la Armada estadounidense el 1 de diciembre, dos buques de asalto anfibio habían entrado en la zona de operaciones de la Sexta Flota de EEUU, es decir, en el Mediterráneo. “En circunstancias normales, esta situación no tendría nada extraordinario”, señaló el experto.

“Las naves anfibias estadounidenses se desplazan allí con regularidad, como parte de la Sexta Flota de la Marina de EEUU. (…) Pero ahora la situación es crítica para Washington. Por lo tanto, la llegada de estos buques anfibio es simbólica y muestra que EEUU está considerando la posibilidad de intervenir con tropas terrestres en la región”, opinó el experto.

EEUU ya ha desplegado dos brigadas de las fuerzas aerotransportadas y un batallón expedicionario de marines para tomar Mosul, lo que confirma que los estadounidenses ya están valorando esta opción, añadió Sivkov.

El analista militar relaciona este gesto con la ausencia de progresos en la liberación de Mosul y el éxito de las fuerzas del Gobierno sirio en Alepo. “Para EEUU, la situación en la parte occidental de Siria no se desarrolla de una manera muy favorable”, observó.

“Alepo está siendo liberada definitivamente, lo que significa que los combatientes por los que apuesta EEUU como una posible alternativa a Bashar al Assad serán destruidos. Para EEUU, la derrota de estos grupos en Alepo será desastrosa, puesto que perderá su principal fuerza de choque y no podrá ejercer influencia política real en el desarrollo de los acontecimientos en Siria”, explicó Sivkov.

“La posible pérdida de control sobre el oeste de Siria se ve agravada por el hecho de que se resiste la liberación de Mosul. Por lo tanto, EEUU parece haber decidido reforzar sus fuerzas terrestres en Irak”.

Además, el experto sugiere que Washington puede preparar operaciones conjuntas con las fuerzas armadas turcas en Siria. “En el territorio de Siria ya operan tropas turcas, y es posible que ahora se unan a ellas las estadounidenses”, concluyó el experto militar.

Sputnik

Compártelo:


http://www.librered.net/?p=47998

UN RECUERDO DE LO CERCA QUE ESTUVO LA GUERRA

Mundo 02 Noviembre 2013







Compartir


Se lanzaron dos misiles estadounidenses hacia la costa Siria, y ninguno llegó a su destino


Global Research, 26 de octubre de 2013

israelshamir.net 05 de octubre de 2013

[El Cabo de Buena Esperanza Presentación en el foro de Rhodes, 05 de octubre de 2013.]




Primero, las buenas noticias. Terminó la hegemonía estadounidense. El matón ha sido dominado.




Pasamos el Cabo de Buena Esperanza, simbólicamente hablando, en septiembre de 2013. Con la crisis de Siria, el mundo ha pasado una encrucijada clave de la historia moderna. Fue algo de solo llegar y tocar, tan lleno de riesgos como la crisis de los misiles de Cuba, de 1962.



Las posibilidades de guerra total eran altas, porque la férrea voluntad de EE. UU. y Eurasia había coincidido en el Mediterráneo Oriental. Tomará algún tiempo hasta que se evidencie la verdad de lo que hemos vivido; esto es normal en hechos de tal magnitud. La agitación en los Estados Unidos, desde la frenética persecución1en Washington DC hasta el cierre del gobierno federal y la posible moratoria de la deuda, son las consecuencias directas de este evento.

Resultado de imagen de s misiles Tomahawk hacia Damasco,

¿Recuerdan el Muro de Berlín? Cuando se derrumbó, yo estaba en Moscú, escribiendo para Haaretz. Había ido a una conferencia de prensa con los miembros del Politburó en el Hotel Presidente y les pregunté si ellos coincidían con la opinión de que el fin de la URSS y del sistema socialista estaba cerca. Rieron; fue una situación incómoda. “Ah, no”, dijeron. “El Socialismo florecerá a resultas de la caída del muro”. La URSS se disolvió dos años después. Ahora nuestra memoria ha compactado esos años en una breve secuencia, pero en realidad, llevó algún tiempo.



El evento más dramático de septiembre de 2013 fue la confrontación de fuerzas que tuvo lugar al mediodía cerca de la costa levantina, con cinco destructores estadounidenses apuntando sus misiles Tomahawk hacia Damasco, y frente a ellos la flotilla rusa de once naves liderada por un “asesino de portaaviones”, el crucero misilístico Moskva, y apoyada por buques de guerra chinos. Al parecer, se lanzaron dos misiles hacia la costa Siria, pero ninguno logró llegar a su destino.


Resultado de imagen de crucero misilístico Moskva,
Un periódico libanés afirmó, citando fuentes diplomáticas, que los misiles fueron lanzados desde una base aérea de la OTAN en España y fueron derribados por el sistema de defensa mar-a-aire de una nave rusa. Otra explicación propuesta por el Asia Times dice que los rusos emplearon sus baratos y potentes bloqueadores de GPS2 para neutralizar los costosos Tomahawks, desorientándolos y haciéndolos fallar. Sin embargo otra versión atribuye el lanzamiento a los israelíes, sea que hayan estado tratando de provocar el inicio de una guerra o que sólo hayan estado mirando las nubes, como dicen.



Cualquiera haya sido la razón, después de este extraño incidente, no se inició el intercambio de fuego entre las flotas enfrentadas, porque el Presidente Obama desistió del combate y enfundó sus pistolas. Esto fue precedido por una inesperada votación en el Parlamento británico. Esta venerable corporación declinó el honor de unirse al ataque propuesto por los Estados Unidos. Fue la primera vez en doscientos años que el Parlamento británico votaba en contra de una propuesta sensata para iniciar una guerra; generalmente los británicos no pueden resistir la tentación.



Después de eso, el Presidente Obama decidió pasar la papa caliente al Congreso. No estaba dispuesto a desencadenar el Armagedón por cuenta propia. Así se diluyó el ímpetu bélico. El Congreso [de los EE. UU.] no quería ir a una guerra de consecuencias impredecibles. Obama había tratado de intimidar a Putin en la reunión del G20 en San Petersburgo pero no pudo. La propuesta rusa de eliminar armas químicas sirias permitió al Presidente Obama salvar las apariencias. Estas desventuras pusieron fin a la hegemonía, supremacía y excepcionalismo de los EE. UU. Se acabó el “destino manifiesto”. Todos aprendimos eso en las películas de Hollywood: el héroe nunca da marcha atrás: ¡saca la pistola y dispara! Si enfunda sus armas, no es un héroe; se ha acobardado.



Luego, las cosas comenzaron a desarrollarse rápidamente. Para disgusto de Tel Aviv, el Presidente de Estados Unidos tuvo una charla con el nuevo Presidente de Irán. Los rebeldes del Ejército Libre de Siria decidieron conversar con Assad tras dos años de luchar contra él; y su delegación llegó a Damasco, dejando plantados a los extremistas islámicos. Qatar, defensor de tales extremistas, está sobrecargado por el esfuerzo económico y político. El cierre de su gobierno y el posible no pago de la deuda dieron a los estadounidenses un problema real por el que preocuparse. Con el fin de la hegemonía de Estados Unidos, los días del dólar como moneda de reserva mundial están contados.



Casi se produjo la tercera guerra mundial, como deseaban los grandes banqueros. Tienen demasiadas deudas, incluyendo la insostenible deuda externa de los Estados Unidos. Si los Tomahawks hubieran llegado al blanco, los grandes banqueros podrían haber alegado razones de fuerza mayor y desentenderse de la deuda. Millones de personas hubiesen muerto, pero miles de millones de dólares estarían a salvo en las bóvedas de JP Morgan y Goldman Sachs. En septiembre, el mundo cruzó con seguridad esta umbral, cuando el Presidente Obama se negó a cargar con la culpa de los grandes banqueros. Tal vez merecía su premio Nobel de la paz, después de todo.



El futuro está lleno de problemas pero ninguno es ineluctable. Estados Unidos perderá sus derechos de emisión del dólar como fuente de ingresos. El dólar dejará de servir como moneda de reserva mundial, aunque seguirá siendo la moneda de los EE. UU. Otras partes del mundo recurrirán al euro, al yuan, al rublo, al bolívar o al dinar. El gasto militar de Estados Unidos tendrá que reducirse a niveles de normalidad, y la consecuente eliminación de bases de ultramar y armamento permitirá a la población de Estados Unidos enfrentar la transición con poco sufrimiento. Nadie quiere seguir a EE. UU. en sus aventuras bélicas; el mundo ya se cansó de verlos cabalgar con escopeta en mano. Estados Unidos tendrá que encontrar nuevo empleo para muchos banqueros, carceleros, soldados, incluso políticos.



Cuando estuve en Moscú durante la crisis, observé estos acontecimientos tal como los veían los rusos. Putin y Rusia han sido implacablemente apremiados durante bastante tiempo.



—Los Estados Unidos apoyaron y subvencionaron la oposición liberal y nacionalista de Rusia; y presentaron las elecciones nacionales de Rusia como un gran fraude. El gobierno ruso fue deslegitimizado hasta cierto punto.

—La ley Magnitsky del Congreso autorizó las autoridades estadounidenses para arrestar a cualquier ruso que no les cayese bien y confiscarle sus activos, sin posibilidad de recurrir a un tribunal.

—Algunos bienes del estado ruso se incautaron en Chipre, donde los bancos estaban en problemas.

—Estados Unidos alentaron a Pussy Riot, desfiles de homosexuales (“de “orgullo gay”), etc., en Moscú, con el fin de promover en los medios de comunicación occidentales y de los oligarcas rusos una imagen de Putin dictador, enemigo de la libertad y aborrecedor de los homosexuales.

—El apoyo ruso a Siria fue criticado, ridiculizado y presentado como una conducta brutal desprovista de humanidad. Al mismo tiempo, los expertos de los medios occidentales expresaban su certeza de que Rusia abandonaría a Siria.



Como escribí anteriormente, Rusia no tenía intención de entregar Siria, por una serie de buenas razones: era un aliado; los cristianos ortodoxos sirios confian en Rusia; y geopolíticamente la guerra se estaba acercando demasiado a las fronteras rusas. Pero la razón principal fue la molestia de Rusia por la prepotencia estadounidense. Los rusos pensaban que decisiones tan importantes [como alguna sobre el conflicto sirio] debían tomarse por acuerdo de la comunidad internacional, lo que significa el Consejo de seguridad de la ONU. No aprobaban que los Estados Unidos asumiesen el papel de árbitro mundial.



En la década de 1990, Rusia era muy débil y no podía oponerse eficazmente, y los rusos sintieron amargura cuando Yugoslavia fue bombardeada y tropas de la OTAN se movieron hacia el Este, rompiendo la promesa de Estados Unidos a Gorbachov. La tragedia Libia fue otro punto crucial. Ese desafortunado país fue bombardeado por la OTAN y finalmente se desintegró. Del estado africano más próspero que era, se convirtió en el más miserable. La presencia rusa en Libia era bastante limitada, pero aun así Rusia perdió algunas inversiones. Moscú se abstuvo en la votación sobre Libia, ya que esa fue la posición del entonces Presidente ruso Dmitry Medvédev, quien creía que era posible jugar a la pelota con Occidente. Pero Putin de ninguna manera estaba dispuesto a abandonar a Siria al mismo destino que sufrió Libia. La rebelión rusa contra la hegemonía de Estados Unidos comenzó en junio, cuando el vuelo de Aeroflot de Beijing que llevaba a Ed Snowden aterrizó en Moscú. Para regresarlo, los estadounidenses presionaron todos los botones que pudieron. Activaron la gama completa de sus agentes en Rusia. Sólo algunas voces, entre ellas la de quien esto escribe, pidieron a Rusia que proporcione refugio seguro a Snowden, y nuestras voces prevalecieron. A pesar de la presión de Estados Unidos, se concedió asilo a Snowden.



El siguiente paso fue la escalada Siria. No quiero entrar en detalles del presunto ataque químico. Desde el punto de vista ruso, no hubo ni podía haber motivo para que Estados Unidos actúe unilateralmente en Siria o en cualquier otro lugar. En cierto modo, los rusos han restaurado el Derecho Internacional a su viejo y respetado lugar. El mundo se ha convertido en un lugar mejor y más seguro. Nada de esto podría haberse logrado sin el apoyo de China. El gigante asiático considera a Rusia su “hermana mayor” y confía en su capacidad de lidiar con los “de ojos redondos” (occidentales). Los chinos, a su manera tranquila y sin pretensiones, jugaron junto a Putin. Transfirieron a Snowden a Moscú. Vetaron proyectos de resolución antisirios en el Consejo de Seguridad de la ONU y enviaron sus barcos de guerra al Mediterráneo. Por ello Putin se mantuvo firme y sin ceder terreno, no sólo por Rusia sino por toda la masa continental eurasiática.



La iglesia apoyó los esfuerzos de Putin; no sólo la iglesia ortodoxa rusa, sino los católicos y ortodoxos estaban unidos en su oposición a la inminente campaña militar estadounidense en apoyo de los rebeldes apoyados por EE. UU., que masacraban a los cristianos. El Papa hizo un llamamiento a Putin como defensor de la iglesia, al igual que las iglesias de Jerusalén y Antioquía. El papa casi amenazó con excomulgar a Hollande, y esa velada amenaza impresionó al Presidente francés. Así que Putin gozó del apoyo y la bendición de los patriarcas ortodoxos y del Papa: tal doble bendición es algo extremadamente raro.



Hubo muchos momentos interesantes y emocionantes de la saga Siria, suficientes para llenar tomos. Uno de los primeros intentos de someter a Putin fue el que tuvo lugar en la reunión del G8, en Irlanda. Putin iba a vérselas con el frente unido de Occidente, pero se las arregló para convencer a algunos de ellos para que estuviesen de su lado, y sembró las semillas de duda en otros corazones, recordándoles las acciones de los rebeldes sirios caníbales.



La propuesta de eliminar las armas químicas sirias fue hábilmente introducida; la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU bloqueó la posibilidad de atacar a Siria, al amparo del capítulo siete. Milagrosamente, los rusos ganaron en este arduo y difícil tira y afloja. La alternativa era calamitosa: Siria iba a ser destruida como Libia; y era inevitable un posterior ataque israelo-estadounidense contra Irán; el Cristianismo oriental perdería su cuna; millones de refugiados podrían inundar Europa; se habría demostrado que Rusia era un país sin importancia, pura palabra y nada de acción, tan importante como Bolivia, a cuyo avión presidencial podían obligar a aterrizar para buscar a su antojo en la nave. Incapaz de defender a sus aliados, incapaz de defender sus posiciones, Rusia hubiera quedado con una “victoria moral”, un eufemismo para la derrota. Se habría perdido todo aquello por lo que Putin había trabajado durante 13 años al mando del Kremlin; Rusia hubiese vuelto a ser la de 1999, cuando Clinton bombardeó Belgrado.



Se llegó al tope de esta confrontación en el intercambio Obama-Putin sobre el excepcionalismo. Para comenzar, los dos hombres no eran amigos. Putin estaba molesto por lo que percibía como falsedad e hipocresía de Obama. Hombre que desde los escalones más bajos subió a la cima, Putin valora su propia capacidad de hablar francamente con toda clase de gente. Sus palabras confrontacionales pueden ser increíblemente brutales. Cuando un periodista francés lo abucheó respecto del tratamiento que daba Rusia a los separatistas chechenos, respondió:



“Los extremistas musulmanes (takfiríes) son enemigos de los cristianos, de los ateos e incluso de los musulmanes porque creen que el Islam tradicional es hostil a las metas que ellos se han fijado. Y si quieres convertirte en un radical islámico y estás listo para que te circunciden, te invito a Moscú. Somos un país de varias religiones y tenemos expertos que pueden hacerlo. Y yo les aconsejaría realizar esa operación de tal manera que nada vuelva a crecer en esa parte de tu cuerpo”.



Otro ejemplo de su charla sorprendentemente franca ocurrió en Valdai, cuando respondió a Bridget Kendall, de la BBC. Ella preguntó: “¿La amenaza de ataques militares de Estados Unidos juega en realidad un papel bastante útil en Siria para que sus armas sean puestas bajo control internacional?”



Putin respondió que Siria había conseguido armas químicas como alternativa al arsenal nuclear de Israel. Pidió el desarme de Israel e invocó el nombre de Mordejái Vanunu como ejemplo de un científico israelí que se opone a las armas nucleares. (Mi entrevista con Vanunu había sido recientemente publicada en el diario ruso de más circulación y atrajo cierta atención.) Putin trató de hablar francamente con Obama. Sabemos del intercambio de opiniones entre ambos gobernantes por una filtración de la conversación confidencial entre Putin y Netanyahu. Putin llamó al americano y le preguntó: “¿Cuál es tu planteamiento sobre Siria?” Obama respondió: “Me preocupa que el régimen de Assad no respeta los derechos humanos”. Putin casi vomita por la pura hipocresía de esta respuesta. Él la entendió como una negativa de Obama para hablar con él “mirándose en los ojos”.



Tras el enfrentamiento sirio, Obama hizo un llamamiento a los pueblos del mundo en nombre del excepcionalismo estadounidense. La política de los Estados Unidos es “[…] lo que hace diferente a los EE. UU. Es lo que nos hace excepcionales”, dijo. Putin respondió: “Es extremadamente peligroso estimular a la gente para que se vea a sí misma como excepcional. Todos somos diferentes, pero cuando pedimos las bendiciones del Señor, no debemos olvidar que Dios nos creó iguales.” Esto fue no sólo una réplica ideológica sino teológica.



Como expliqué ampliamente en otro artículo, los Estados Unidos se basan en la teología judía del excepcionalismo, en la creencia de ser elegidos de Dios. [EE. UU.] es el país del Antiguo Testamento. Esta es la razón más profunda de la relación especial entre los Estados Unidos e Israel. Europa atraviesa una etapa de apostasía y de rechazo a Cristo, mientras que Rusia sigue siendo profundamente cristiana. Sus iglesias están llenas, ellos se bendicen unos a otros con la bendición de Navidad y Pascua, en lugar de otras expresiones neutrales (sin connotación religiosa). Rusia es un país del Nuevo Testamento. Y el rechazo al concepto de excepcionalismo, a la condición de ser elegidos, es el principio subyacente del credo cristiano.



Por esta razón, aunque la judería organizada de Estados Unidos apoyó la guerra, condenó a Assad y pidió la intervención de Estados Unidos, la comunidad judía de Rusia, muy numerosa, rica e influyente, no apoyó a los rebeldes sirios y más bien estuvo del lado del esfuerzo de Putin para preservar la paz en Siria. Lo mismo en Irán, donde la rica comunidad judía apoyó al gobierno legítimo de Siria. Parece que los países guiados por una iglesia establecida fuerte son inmunes a la mala influencia de los lobbies, mientras que países que carecen de tal iglesia —los Estados Unidos y Francia— ceden ante esas influencias y adoptan como norma el intervencionismo ilegal.



Ahora, cuando declina la hegemonía estadounidense, miramos hacia un futuro incierto. El gigantesco poder de la fuerza armada estadounidense aún puede causar estragos; una bestia herida es la más peligrosa. Los estadounidenses pueden escuchar al senador Ron Paul, quien llamó a abandonar las bases de ultramar y recortar los gastos militares. Deben observarse las normas del Derecho Internacional y la soberanía de todos los Estados. De esta manera, los pueblos del mundo verán nuevamente con buenos ojos a los EE. UU., cuando este gran país deje de espiar y de intimidar. No es fácil, pero ya hemos pasado el Cabo y llegado a la Buena Esperanza.



Traducción por Con nuestro Perú de

Global Research, 26-10-2013




http://www.connuestroperu.com/

60 años de guerra: el bombardero ruso Tu-95 entra de nuevo en combate

Un Tu-95 en pleno vuelo.


AUTOR
05.12.2016 – 05:00 H.

El pasado 17 de noviembre bombarderos rusos Tu-95 MS despegaron de la base de Engels, 830 km al este de Moscú, y volaron hacia el Ártico; luego pusieron rumbo al Oeste hasta llegar al Atlántico, descendieron hasta llegar a la altura de Gibraltar y se internaron el el Mediterráneo desde donde lanzaron misiles de crucero Kh-101 con destino a varios objetivos militares en las afueras de las ciudades sirias de Idlib y Homs. Ha sido el último despliegue de combate de un bombardero que hizo su primer vuelo en 1952, lleva 60 años en las fuerzas aéreas rusas y al que aparentemente aún le queda vida mediante su conversión en lanzamisiles de crucero. Un avión excepcional que a pesar de su venerable edad aún da miedo.


El Tupolev Tu-95, apodado Bear (oso) por la OTAN, es un bombardero cuatrimotor con alas en flecha de 35 grados con un alcance sin repostar de 6.400 km, aunque puede alcanzar 15.000 km usando el reabastecimiento en vuelo. Su velocidad de crucero está entre 650 y 700 km/h y la máxima alrededor de 850 km/h, y su techo son los 13.700 m de altura. Pesa en vacío 90 toneladas y el peso máximo al despegue es de 188 toneladas; las versiones modernas pueden transportar hasta 15.000 kg de misiles en la amplia bodega interna y en 4 puntos en las alas.

El aparato es enorme, con 50,1 m de envergadura, 46,2 de longitud y 12,1 de altura: el fuselaje tiene 2,9 m de diámetro y lleva seis o siete tripulantes (piloto, copiloto, ingeniero de vuelo, operador de comunicaciones, navegante, artillero de cola y a veces un segundo navegante). Bajo la cola lleva una torreta con un cañón automático de 23 mm, doble en algunas versiones. En total se calcula fueron construidos más de 500 ejemplares.
Un Tu-95 (a la izquierda) durante un desfile por la celebración del 70 aniversario del final de la Segunda Guerra Mundial. (EFE)

Quizá el rasgo más espectacular del aparato son sus motores, cuatro turbohélices Kutnetsov NK12 de 14.800 CV de potencia unitaria, lo que les convierte en los más potentes de su tipo jamás fabricados. Cada uno mueve dos hélices contrarrotatorias de 4 palas con 6,2 m de diámetro en las últimas versiones. El NK-12 tuvo su origen en un equipo de ingenieros alemanes capturados y trasladados a la URSS tras el final de la guerra dirigido por Ferdinand Brandner cuya primera versión ya era capaz de ofrecer 12.000 cv de potencia. 

Los motores del Tu-95 se usaron también en otros aparatos como el An-22 Antei, un transporte que en su momento fue el mayor del mundo, o en el ekranoplano A-90 Orlyonok, así como en hovercrafts. Sólo motores como el Europrop TP400 del A400M se acercan (sin alcanzarla) a este nivel de potencia. Gracias a sus motores el Bear es uno de los aviones de hélice más rápidos; es también de los pocos con alas en flecha, que incluyen también unos ‘bulbos antishock’.
Nacido en plena Guerra Fría

El Tu-95 nació a principios de los años 50 de la imperiosa necesidad de la URSS por conseguir un bombardero de verdadero alcance intercontinental capaz de alcanzar los Estados Unidos. Su antecesor el Tu-85 no podía cumplir con ese papel ya que era poco más que una versión ampliada del Tu-4 ‘Bull’, una copia sovietizada del B-29, y sus motores de pistón hacían imposible semejante alcance. Los reactores de la época quemaban combustible sin mesura y tampoco podían proporcionar lo que se buscaba: un radio de combate de más de 8.000 km transportando al menos 11 toneladas de armas.

De ahí el uso de los turbohélices NK-12, que tienen mucho mejor rendimiento. Con ellos, incluso en las versiones originales, el Tu-95 cumplía con las necesidades soviéticas de la época. De hecho se convirtió en uno de los aviones míticos de la Guerra Fría en sus diferentes versiones.
Un Tu-95 (derecha) vuela junto a un caza F-16 noruego en una maniobra militar.(Reuters)

Existen numerosas imágenes de aquella época en las que aparecen cazas occidentales de diferente origen y generación escoltando al gigantesco oso soviético en sus titánicas patrullas sobre el Atlántico durante los años 60, 70 y 80. Tanto el Tu-95 como el derivado de patrulla marítima y guerra antisubmarina Tu-142, del que se construyeron un centenar, convirtieron el poner a prueba las defensas aéreas de la OTAN en una costumbre con incursiones oceánicas antibuque (habitual era la versión Tu-92RT, con un gran radar de búsqueda en la panza) y poniendo a prueba las rutas transpolares de ataque a los EE UU, aunque parece ser que jamás con armas nucleares reales (como hacían los B-52 estadounidenses). 

La carga de armas reales se hacía desde búnkeres especiales y mediante una rampa de carga específica en un proceso que podría durar hasta dos horas. Las misiones de patrulla duraban hasta 11 horas y en las versiones más antiguas las condiciones de habitabilidad eran pésimas y las tripulaciones contaban con muy escasas comodidades para semejantes vuelos, que llegaban a ser dos semanales para mantener entrenado al personal.

Las misiones de patrulla durante la Guerra Fría duraban hasta 11 horas, algunas con unas pésimas condiciones de habitabilidad

En 1961 un Tu-95 especialmente adaptado transportó al Zar de las Bombas, la prueba nuclear más potente jamás disparada por la Humanidad, que superó los 50 megatones de rendimiento. Pintado de blanco ‘antiflash’ en la parte ventral el avión en cuestión estaba a casi 40 km cuando se produjo la explosión, pero a pesar de ello tuvo daños en la superficie como piezas fundidas. En condiciones de combate el Bear habría utilizado una serie de bombas de hidrógeno de hasta 2,5 megatones. Se llegaron incluso a construir 32 ejemplares de una versión de pasajeros denominada Tu-114 Rossiya que desde 1960 aún ostenta el récord de avión de hélice más rápido jamás en servicio.

El Tu-114 era capaz de llevar 270 pasajeros en tres clases, y estuvo operativo hasta 1991 en Aeroflot transportando a millones de pasajeros en líneas internas. Del Bear se desarrollaron también numerosas versiones: cisterna, de guerra electrónica, de alerta temprana con radares (AWACS), de enlace de comunicaciones estratégicas y de prueba de instrumentación y motores. Incluso se usó uno de ellos como avión experimental de propulsión nuclear. La India cuenta con ejemplares de una versión de exportación del Tu-142 de patrulla marítima adquiridos en los años 80. Los países producto de la descomposición de la URSS que heredaron aparatos como Ucrania o Kazajstán acabaron por retirarlos del servicio.
Detectable a grandes distancias

Pero como avión diseñado en los años 50 el aparato tiene ciertos inconvenientes imposibles de resolver. Su diseño y en especial los discos de las hélices son verdaderos ‘espejos’ para las ondas de radio, por lo que tiene una huella radárica enorme que puede ser detectada a grandes distancias. Además sus motores Kutnetsov NK12 son ruidosos; tanto que se dice que los submarinos occidentales pueden oírlos cuando vuelan por encima de ellos estando en inmersión. Por tanto su misión original de bombardeo por gravedad es hoy imposible, ya que jamás sobreviviría para llegar a la zona del blanco. El problema se ha resuelto dotando a estos aviones de misiles de crucero que les permiten atacar desde grandes distancias, tanto a buques de guerra como a blancos terrestres.

Es la disponibilidad de estas armas y la utilidad del sistema conjunto lo que llevó al gobierno ruso a reiniciar las patrullas con los Tu-95 en 2007, tras años de abandono debido a la descomposición de la URSS. Aparatos del estándar Tu-95MS con motores NK12MPT convertidos en transportes de misiles fueron devueltos al servicio, usando ejemplares construidos durante los años 80 y 90. A partir de 2008 la imagen de estos supervivientes de la Guerra Fría en las fronteras aéreas de la OTAN ha vuelto a convertirse en habitual, sobre todo armados con misiles de crucero de la familia Kh55/Kh-101 (As-15 Kent), una de cuyas variedades, el Kh-102, transporta cabezas nucleares.

Esta fue la configuración demostrada recientemente por la Fuerza Aérea Rusa: una misión que llevó a mediados de noviembre a ejemplares del Tu-95MS desde su base de Engels, en el centro de Rusia, sobre el Atlántico para entrar en el Mediterráneo y disparar una salva de misiles Kh-101 a blancos en el interior de Siria, y vuelta: más de 11.000 kilómetros. El vuelo duró más de 14 horas y contó con dos reabastecimientos de combustible; los misiles disparados eran convencionales, con una carga explosiva de 400 kg y hasta 5.000 km de alcance, y se dirigen usando el sistema de posicionamiento ruso Glonass.

Observadores en el suelo han puesto en duda la precisión de estos misiles, en teoría de 10 metros pero en la práctica algo menor. En misiones anteriores los Bear usaron la ruta del Caspio-Irán-Irak, pero esta vez optaron por la del Atlántico, quizá para evitar tener que pedir permiso de paso. Los Tu-95 no pueden operar desde la base rusa de Khmeimim en Siria, cuya pista es demasiado corta.
Rusia ha utilizado el Tu-95 para bombardear posiciones enemigas en Siria. (EFE)

El ataque demostró que el viejo Bear de la Guerra Fría sigue teniendo garras afiladas: a pesar de su falta de capacidades furtivas y su velocidad relativamente baja la posibilidad de disparar una salva de 16 misiles de crucero a 5.000 kilómetros de un blanco no es ninguna tontería. Las armas obsoletas también matan, y el Tu-95 todavía tiene capacidad letal a pesar de su edad y de los accidentes, como el que hizo estallar uno de ellos en el despegue en junio de 2015 causando la paralización de vuelos de toda la flota. Aunque sean aviones antiguos y a pesar de que estén entrando en su segundo siglo de uso la estampa de estos enormes cuatrimotores rusos sobre el Atlántico escoltados por cazas occidentales seguirá apareciendo en nuestros telediarios en el futuro inmediato.


http://www.elconfidencial.com/tecnologia