Google+ Followers

domingo, 7 de febrero de 2016

VIDEO: El caza Su-35, nuevo protagonista de la operación antiterrorista rusa en Siria

Sputnik / Mikhail Voskresenskiy


Todo sobre este tema
Operativo ruso antiterrorista en Siria

Los dos novedosos cazas rusos Su-35 están de servicio en el aeropuerto de la base militar rusa de Jmeimim en Latakia, Siria, dispuestos a despegar en cualquier momento, informa TASS.

El Su-35 es un avión militar universal que será utilizado tanto para proteger a los aviones que realizan ataques como para bombardear objetivos terrestres. 

El uso de estos aviones confirma la intención de Rusia de ayudar a Siria a completar la victoria sobre el Estado Islámico, opina el primer vicepresidente del Comité del Consejo de Seguridad ruso, Franz Klintsévich. 

"En mi opinión, [el uso de Su-25] puede ser considerado como una señal para aquellos que tratan de revisar las formas de la resolución del problema sirio en contra de los acuerdos previos", añadió. 

"Sinceramente, no le aconsejamos desafiar a este 'pájaro' en los cielos de Siria", declaró, a su vez, el viceprimer ministro ruso, Dmitri Rogozin.

El Su-35 (Flancker-E según la designación de la OTAN) es un impresionante derivado del Su-27. Fue construido para afrontar los nuevos retos en el mundo después de la Guerra Fría. Esta aeronave de generación 4++ alcanza una velocidad máxima de 2.390 kilómetros por hora y dispone de un mejorado sistema de armamento. Algunos gobiernos extranjeros, sobre todo China, ya expresaron su interés en la compra del caza una vez se inicien las exportaciones.
https://actualidad.rt.com/actualidad/198833-video-caza-nueva-operacion-rusa-siria

Arabia Saudita vs Irán: la placa tectónica del petróleo de Qatif por Alfredo Jalife-Rahme




En la prensa occidental está de moda adoptar un aire doctoral para explicar la rivalidad entre Arabia Saudita e Irán aludiendo a conflictos de carácter religioso entre sunnitas y chiitas o a rivalidades de tipo étnico entre árabes y persas. Lo cierto es que la Historia contradice esas interpretaciones… mientras que basta una simple ojeada al mapa de los hidrocarburos para aclarar toda interrogante sobre ese conflicto.



La escalada entre Arabia Saudita –primera potencia petrolera global, con una población de 27,7 millones de personas (80% de sunnitas y un 20% de chiitas concentrados en Qatif y su provincia oriental) e Irán (81,8 millones de habitantes, país indoeuropeo de mayoría chiita y segunda potencia global en cuanto a gas natural), es mucho más geopolítica que religiosa y/o étnica, como distorsiona la balcanizadora narrativa israelí-anglosajona.

Durante el reinado del sha de Irán, Arabia Saudita fue su gran aliado bajo la férula de Estados Unidos.

Hoy la compleja escalada entre Riad y Teherán refleja la fractura global, el incendio del «Gran Medio Oriente» y la lucha por los liderazgos del mundo islámico y la OPEP.

La fractura geoestratégica de Estados Unidos con Rusia/China es concomitante a la trampa demográfica de Brzezinski/Stratfor recurriendo a la «carta islámica» [1] para desestabilizar las entrañas del RIC (Rusia, India y China).

Rusia cuenta en su población un 20% de tártaros sunnitas; la India, Estado nuclear, es hoy el país que más musulmanes cuenta entre su población (20%) y China cuenta 10 millones de uigures/mongoles sunnitas, parte de los «pueblos túrquicos», en la superestratégica «provincia autónoma de Xinjiang», pletórica de gas y uranio.

El ex primer ministro israelí general Ariel Sharon trazó al «Gran Medio Oriente» con una línea horizontal, desde Marruecos hasta Cachemira (hasta donde llegaron las protestas contra Arabia Saudita) y una línea vertical desde el Cáucaso –el «bajo vientre» de Rusia– hasta el Cuerno de África.

La Organización de la Conferencia Islámica, con 57 países miembros, cuenta 1 600 millones de feligreses –¡22% del género humano!– con 80% de sunnitas –lo cual no es en realidad tan homogéneo debido a sus diferentes escuelas jurídicas de interpretación del Corán– y casi un 20% de chiitas, que tampoco es uniforme debido a sus múltiples sectas (alauitas de Siria, hutíes/zayditas de Yemen, alevíes de Turquía, ismaelitas de la India, etc.).

Destacan las "minorías" chiitas en la India, Pakistán y Afganistán (zona desestabilizada por el "megajuego" geoestratégico de Estados Unidos contra el RIC).

La cartografía de los mundos árabe e islámico resalta la mayoría del chiismo en Irak (85%), Bahréin (85%) y Líbano (50%), hasta sus pletóricas "minorías" en la India y Pakistán/Afganistán.

Alrededor de 400 millones de chiitas se distribuyen en 100 países y el 80% se asientan en 5: Irán (81,8 millones), la India (45,4 millones), Pakistán (42,5 millones), Irak (24,5 millones) y Turquía (20 millones).

Más allá de la disputa entre Irán y Arabia Saudita por el liderazgo religioso del mundo islámico, Riad –custodio de los sitios sagrados de La Meca y Medina– ha perdido a dos privilegiados aliados sunnitas: Saddam Hussein, quien gobernaba a la mayoría chiita en Irak (imagen al espejo, en Siria, de Bachar al-Assad, miembro de la rama alauita, o sea un 15% de la población siria, frente al 80% de sunnitas) y Hosni Mubarak de Egipto, derrocado por la artificial primavera árabe instigada por Estados Unidos y Gran Bretaña. Pero Irán, en cambio, ha extendido su influencia a varios puntos del mundo árabe: Líbano, con el Hezbollah; Siria, con los alauitas en guerra contra Arabia Saudita/Turquía/Qatar; Yemen, donde Arabia Saudita libra una guerra contra los hutíes, y Bahréin, donde Riad intervino militarmente para sofocar la rebelión de la mayoría chiita [2].

La escalada de Arabia Saudita e Irán llegó a un punto casi paroxístico con la muerte masiva de peregrinos iraníes en La Meca, reportada como «estampida» por Riad y fustigada por Teherán como un deliberado asesinato de cerca de 500 peregrinos persas, entre quienes se encontraba el anterior embajador de Irán en Líbano [3].

Más allá de lo consabido e interpretado, además de los planes de multibalcanizaciones de Irán y Arabia Saudita propalados por el Pentágono [4] y el New York Times [5], cabe rastrear pistas radiactivas: 
1) Las reservas de divisas de las 6 petromonarquías árabes del Golfo Pérsico que contemplaron lanzar el gulfo [6]; 
2) la paridad fija del riyal, la divisa saudita, con el dólar [7]; 
3) el petróleo de Qatif.

No es el mejor momento para que Arabia Saudita e Irán prosigan su escalada, cuando el nuevo rey saudita trata de consolidarse en el trono e Irán (con 109 000 millones de dólares de reservas frente a cerca de 650 000 millones de dólares de Arabia Saudita) anhela el inminente levantamiento de las sanciones, a cambio de la desactivación de su proyecto nuclear, para recuperar sus 150 000 millones de dólares embargados por Estados Unidos.

Las recientes 47 ejecuciones en Arabia Saudita incluyeron a 43 sunnitas "terroristas" –yihadistas y de Al Qaeda, quienes buscan derrocar a la casa real de los Saud– y otros 4 chiitas: el jeque Nimr al-Nimr –oriundo de Qatif, venerado por los jóvenes y quien amenazó con una secesión– con otros 3 clérigos, lo cual desató la furia de todos los chiitas del mundo cuando el Hezbollah acusó a Estados Unidos de encontrarse detrás de esas decapitaciones.

Stratfor, centro texano-israelí considerado como «la CIA en la penumbra», comenta que la controversia sobre el prelado al-Nimr «ha estado hirviendo durante años» [8]: detenido en julio de 2012 «por incitar a los activistas chiitas en la región petrolera y Provincia Oriental de mayoría chiita en Arabia Saudita» cuando, durante la «primavera árabe», Riad «ya había intervenido en Bahréin, su pequeño vecino de mayoría chiita, para reforzar el orden sunnita en la península arábiga».

Al igual que en la guerra entre Irak e Irán, cuyo objetivo fue desangrar tanto al sunnita Saddam Hussein como a la revolución islámica chiita del ayatola Jomeini, Estados Unidos vendió armas a ambas partes para desangrarlas. ¿Busca ahora Estados Unidos aplicar nuevamente ese clásico modelo a Arabia Saudita e Irán?

Ambrose Evans-Pritchard, feroz portavoz de la casa real británica, enuncia que la colisión de Arabia Saudita con Irán «se acerca al punto peligroso del mercado del mundo petrolero».

Evans-Pritchard asevera que la «agravada minoría chiita», 15% (sic) de la población de Arabia Saudita, «vive sobre los gigantescos campos petroleros sauditas en la Provincia Oriental, donde destaca la ciudad de Qatif» [9].

Evans-Pritchard cita a Alí al-Ahmed, director del Instituto de Asuntos del Golfo, con sede en Washington, quien expone que «Qatif es el centro neurálgico de la industria petrolera saudita», la «gran estación central» donde «desembocan 12 oleoductos juntos para abastecer las inmensas terminales de petróleo en Ras Tanura y Dharan» y son vulnerables a las acciones de tipo comando.

Evans-Pritchard destaca que «la mayor parte de los 10,3 millones de barriles al día de producción de Arabia Saudita», vigilada por 30 000 guardias, «atraviesa el corazón chiita, que ahora hierve con furia» y que una «interrupción de unos pocos días puede provocar un pico [del precio] del petróleo» –a 200 dólares o más el barril–, «y desatar una crisis económica global».

¡El maná geopolítico por el que suspiran los especuladores de hedge funds de Wall Street/La City (New York/Londres)!

Habrá que seguir con microscopio electrónico las posturas de Turquía (única potencia sunnita de la OTAN), de Pakistán (única potencia nuclear sunnita) y Egipto (máxima potencia militar árabe), que ha adoptado una prudente actitud neutral, más por sus lazos recientes con Rusia y China y por repulsión a la Hermandad Musulmana –patrocinada por Turquía y Qatar– que por amor a Irán.

Fuente 


http://www.voltairenet.org/article190166.html

[1] «Otra trampa de Brzezinski y Stratfor contra Rusia: "guerra demográfica" con Turquía», Alfredo Jalife Rhame, La Jornada, 3 de enero de año 2016.

[2] «Why the King’s Sunni Supporters are Moving Abroad», Justin Gengler, Foreign Affairs, 6 de enero de 2016.


[4] “We’re going to take out 7 countries in 5 years: Iraq, Syria, Lebanon, Libya, Somalia, Sudan & Iran.”, Video Interview with General Wesley Clark,Democracy Now, 2 de marzo de 2007.

[5] “Imagining a Remapped Middle East”, Robin Wright, The New York Times Sunday Review, 28 de septiembre de 2013.

[6] «Hacia el nuevo orden geofinanciero: yuan chino entra al FMI y Rusia prepara su "rublo-oro"», Alfredo Jalife-Rahme, La Jornada, 13 de de diciembre de 2015.

[7] “Saudi riyal in danger as oil war escalates”, Ambrose Evans-Pritchard,The Telegraph, 28 de diciembre de 2015.


[9] “Saudi showdown with Iran nears danger point for world oil markets», Ambrose Evans-Pritchard, The Telegraph, 4 de enero de 2016.

El submarino nuclear 'USS Newport News' se va tras 26 días

USS Newport News
El submarino nuclear 'USS Newport News' se va tras 26 días


Veintiséis días después de que arribara a la base naval de Gibraltar para efectuar lo que denominó una "parada operativa", el submarino de propulsión nuclear de la Armada estadounidense USS Newport News abandonó la zona sin que, pese a la insistencia de los grupos ecologistas de uno y otro lado de la Verja, se haya producido alguna explicación de qué ha ocurrido para que la estancia se haya prolongado tanto y qué operaciones se han realizado en el sumergible durante este tiempo. 

Verdemar-Ecologistas en Acción en el Campo de Gibraltar celebró la marcha del submarino, que llegó el día 20 de enero al puerto de Gibraltar, y del que el pasado domingo denunciaron "un posible recalamiento". 

El portavoz del colectivo ecologista, Antonio Muñoz, en declaraciones a Europa Press ayer, se mostró "muy satisfecho" por la marcha de esta "bomba flotante". 

Muñoz valoró "muy positivamente" este hecho y consideró que la campaña que su grupo está realizando a nivel nacional e internacional en contra de la presencia de estos submarinos en el puerto gibraltareño "está surtiendo efecto". No obstante, aseguró que llevarán "esta denuncia a Europa para seguir reclamando que se están reparando dichos navíos en un puerto que no está dotado de las medidas de seguridad pertinentes de protección de la población que vive alrededor". 

Así, recordó que "un accidente de estos submarinos puede ocasionar un gran peligro no sólo para la zona del Campo de Gibraltar, sino para todo el Estrecho". 

Por ello, desde Ecologistas en Acción continúan reclamando una respuesta a la presidenta de la Junta, Susana Díaz; al ministro en funciones de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo, y al presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, para "saber si se ponen de parte de los ciudadanos o no". 



Asimismo, insisten en que son "casi un centenar" los submarinos nucleares que han recalado en el Peñón desde el episodio del HMS Tireless, que abandonó la zona en mayo de 2001 después de permanecer un año reparando el sistema primario de su reactor nuclear, lo que entonces sí originó una gran movilización ciudadana.

http://www.europasur.es/article/gibraltar/

El Ejército Árabe Sirio prepara la gran ofensiva con apoyo de la aviación rusa por Valentin Vasilescu



El Ejército Árabe Sirio, antes carente de aviones de reconocimiento y de imágenes satelitales, cuenta ahora con el apoyo de la aviación rusa. Como se había previsto, un mes después del inicio de la segunda fase de operaciones conjuntas, la acción combinada de esas dos fuerzas comienza a hacerse sentir. La parte fundamental del país debería ser liberada de aquí a fines de marzo, incluyendo la región de Alepo. Al parecer, se halla en preparación una tercera etapa en la que Rusia y Estados Unidos podrían unir sus esfuerzos contra las posiciones del Emirato Islámico en el noreste de Siria.
RED VOLTAIRE | 


Conforme al acuerdo concluido con vista al arreglo pacífico del conflicto en Siria, se ha creado un Grupo Internacional de Respaldo para Siria (ISSG o International Syria Support Group), del que forman parte la Liga Árabe, la Unión Europea, la ONU y 17 países, entre ellos Rusia y Estados Unidos. Al no haberse registrado pasos concretos, el ciclo de negociaciones terminado en Ginebra el 29 de enero de 2016 es considerado un fracaso, debido a la actitud totalmente no constructiva de Arabia Saudita, país que ignora la resolucion 2254 de la ONU y sigue apoyando los intentos de derrocar por la fuerza al presidente electo Bachar al-Assad [1]. Además de lo anterior, todos los grupos terroristas, que se componen de extranjeros, armados y respaldados por Arabia Saudita, Qatar y Turquía, y que han invadido y arruinado Siria, pretenden obtener el derecho a verse representados en la nueva fórmula gubernamental.

Por consiguiente, en los próximos 6 meses no se concluirá ningún acuerdo de alto al fuego y la ONU tendrá que iniciar negociaciones por separado con el gobierno sirio y los representantes de los grupos que cuentan con el respaldo de Arabia Saudita. La posición de Riad resulta aún más incomprensible en la medida que Rusia está bombardeando sistemáticamente las posiciones del Emirato Islámico en beneficio del Ejército Libre Sirio (ELS, creado por Francia, armado por Arabia Saudita y financiado por Estados Unidos y Turquía) y en que el ministro ruso de Relaciones Exteriores Serguei Lavrov ha sostenido en Moscú varias reuniones con representantes de grupos armados y respaldados por Arabia Saudita.

Fundamentalmente, los países que financiaron, armaron e introdujeron en Siria grupos con intenciones de derrocar la República Árabe Siria, esperaban que se produjera en la correlación de fuerzas un cambio del que pudieran sacar partido. Pero el actual estancamiento parece estar beneficiando únicamente al Ejército Árabe Sirio [El ejército regular sirio. Nota de la Red Voltaire.], fuertemente respaldado por la aviación rusa.

Hasta el momento, los bombardeos de la aviación rusa han tenido como objetivo los depósitos de armas y municiones, instalaciones para la fabricación de explosivos, depósitos de carburante, el parque automovilístico y centros de mando y de transmisiones de los grupos armados que operan en Siria. Esto ha reducido la capacidad combativa de los yihadistas en un 60-70%, ya que se ha provocado una escasez de municiones entre los grupos armados, que además se han visto incapacitados para maniobrar así como para coordinar sus sus acciones y comunicarse entre sí.

Paralelamente a esas misiones, los rusos vigilan, a gran altitud y durante las 24 horas del día, la totalidad de las fronteras sirias con Turquía, Jordania, Irak e Israel, mediante el uso de aviones de reconocimiento sin piloto. De esa manera han logrado detectar y seguir todas las columnas de abastecimiento de los yihadistas y neutralizarlas en un 65% mediante bombardeos.

Los principales puntos vulnerables siguen siendo unos 70 kilómetros de la frontera occidental de Siria con Turquía –en la gobernación de Idlib– y el corredor norte Azaz-Jarablus, con un largo de 90 a 100 kilómetros, puntos por donde llegan, desde Turquía, armas, municiones y hombres para el Emirato Islámico y para otros grupos terroristas.

Los bombardeos de la aviación rusa han tenido también un efecto sicológico en las características de las operaciones de combate de los yihadistas en Siria, obligándolos a detener sus ofensivas y a concentrarse únicamente en la defensa de sus propias posiciones. Para poder atacar, los yihadistas tienen que crear una correlación de fuerzas que los ponga en posición de superioridad con respecto al Ejército Árabe Sirio en ciertas direcciones. Eso sólo sería posible mediante amplias maniobras y una concentración de sus fuerzas, fácilmente detectables para los aviones rusos de reconocimiento. Cada vez que los yihadistas han cometido ese error, los bombarderos rusos han reaccionado rápidamente, neutralizando casi totalmente a los grupos islamistas que se movían hacia su punto de concentración.

Como resultado de la estrategia aplicada por Rusia, el Ejército Árabe Sirio ha ganado en libertad de acción, lo cual se ha materializado en pequeñas ofensivas que han llevado a la reconquista de bastiones de los terroristas [2]. La retirada de las ciudades donde los islamistas se habían hecho fuertes acrecentó la movilidad de las unidades blindadas sirias, que impusieron entonces su control sobre las vías de comunicación entre las localidades ocupadas por los yihadistas, logrando así cercar numerosas localidades, sometidas además a bombardeos de la aviación rusa, antes de iniciar la ofensiva terrestre.

Por ejemplo, en la gobernación de Latakia, la 103ª Brigada Mecanizada de la Guardia Siria está a punto de liberar la zona del norte de las montañas turcomanas ocupada por grupos terroristas apoyados por Arabia Saudita, Turquía y Estados Unidos. Eso permite garantizar la seguridad de la frontera con Turquía en toda la gobernación de Latakia y garantizar a la vez al Ejército Árabe Sirio posiciones de inicio para la ofensiva tendiente a la liberación de Jisr Al-Chughur, puerta de entrada fortificada en la gobernación de Idlib. Esa gobernación se halla bajo control de unos 12 000 yihadistas pertenecientes a diferentes grupos, como al-Nusra –rama siria de al-Qaeda.

En la gobernación de Deraa, al sur de Damasco, la 7ª División Mecanizada del ejército regular sirio ha abierto una profunda brecha en dirección norte-sur, cercando así un grupo de 1 500 elementos islamistas. Después de liberar el importante nudo de comunicaciones de Sheikh Miskeenm, la 12ª y la 15ª brigadas de la 5ª División blindada de Siria continúan la ofensiva con vista a la reconquista de la ciudad de Nawa. Esta comuna se halla cerca de la meseta del Golán ocupado [por Israel], que forma la zona de alto al fuego con Israel. Con esa maniobra, el Ejército Árabe Sirio inició el movimiento para cercar a 9 500 yihadistas que operan en el oeste de la gobernación de Deraa, garantizando al mismo tiempo la seguridad de la frontera con Israel.

Estas dos acciones ofensivas indican claramente la preparación de operaciones terrestres de gran envergadura, que comenzarán probablemente en el mes de marzo. Esta hipótesis se basa en el hecho que, durante la última semana, Rusia ha intensificado las misiones de reconocimiento y multiplicado por 2 el número de drones del tipo Dozor que operan en Siria para garantizar una estrecha vigilancia de los movimientos de las fuerzas adversas.

El Ejército Árabe Sirio es el único adversario de todos los combatientes islamistas en Siria, el mejor armado –con vehículos pesados, ametralladoras, artillería pesada y armamento antitanque) y cuenta con gran experiencia en el combate. El territorio bajo control de los yihadistas ha ido perdiendo en profundidad, lo cual ha disminuido de manera exponencial la capacidad combativa de estos, al igual que su estado de ánimo, actualmente en su punto más bajo, elevando así las posibilidades de que se rindan sin oponer resistencia.

La tarea inmediata de proceder a la eliminación de los grupos islamistas en la línea de contacto constituye el objetivo más difícil del Ejército Árabe Sirio y su realización exigirá mucho tiempo aún. Por consiguiente, no debe excluirse que, para neutralizar ciertos puntos de resistencia de los terroristas, el Ejército Árabe Sirio cuente con apoyo de destacamentos independientes de comandos Spetsnaz o de un batallón mecanizado de las fuerzas terrestres rusas. Estos operarían con medios de transporte 8×8 Boomerang o utilizando el nuevo carro blindado T-15 Armata, que los rusos quieren poner a prueba en condiciones de combate. El carro de combate T-15 Armata cuenta con el mismo chasis y el mismo tipo de blindaje que el nuevo tanque ruso T-14 [3].
Después de haber vencido ese importante obstáculo, las tropas sirias respaldadas por la aviación podrían emprender una ofensiva y avanzar a un ritmo de 20 kilómetros diarios en el sur, el oeste y el norte de Siria.

Teniendo en cuenta los errores cometidos durante la primera fase de la campaña de Siria, los rusos han desplegado –de manera permanente– 12 bombarderos pesados Tu-22M3 en la base aerea de Mozdok, en Osetia del Norte [4]. Desde esa base aérea, un Tu-22M3 puede alcanzar Siria en 2 horas y 44 minutos de vuelo y afectuar diariamente 2 misiones de bombardeo en ese país.

Para proteger sus bombarderos pesados Tu-22M3 durante el sobrevuelo de Irak y el norte de Siria –donde operan aviones de la coalición contra el Emirato Islámico, bajo la dirección de Estados Unidos– Rusia ha desplegado en la base aérea de Hmeymim [en territorio sirio] una de las 4 baterías de misiles antiaéreos S-400 [enviadas a Siria]. Una segunda batería fue desplegada en la base aérea siria de Kuweires, a 30 kilómetros de Alepo.

En el marco de la ofensiva de primavera, Rusia utilizará 64 aviones de combate estacionados en la base aérea de Hmeymim, en la gobernación de Latakia (24 Su-24M2, 12 Su-25, 12 Su-34 y 16 Su-30SM).

Ya terminado el proceso de modernización de la aviación militar siria, Rusia puede contar con entre 66 y 130 aviones sirios modernizados (9 MiG-29SMT, 21 Su-24M2, 36 Yak-130 y probablemente 64 MiG-23-98), además de otros 112 aviones sirios (MiG-21, Su-22M4 y L-39) que, aunque no han sido modernizados, fueron reparados y preparados por los técnicos rusos [5].


http://www.voltairenet.org/article190172.html

Diputado ruso: Intervención saudí en Siria sería una declaración de guerra

Un diputado ruso ha advertido a Arabia Saudí que cualquier operación militar terrestre en Siria sin el consentimiento del gobierno de Damasco equivaldría a una declaración de guerra.

“Siria tiene que dar el consentimiento oficial a la presencia militar extranjera. De otro modo, sería una guerra. Así viene recogido en el Derecho Internacional”, señaló Pavel Krasheninnikov, presidente del Comité Estatal de la Duma (Parlamento ruso), a Intefax el viernes.

Krasheninnikov dijo que al prometer una operación terrestre en Siria, “Riad intenta enviar tropas al territorio de un estado soberano sin declarar una guerra”.

Arabia Saudí, que está empantanada en un conflicto en Yemen, expresó el jueves su disposición a participar en una operación terrestre en Siria si la coalición liderada por EEUU, que supuestamente lucha contra el EI, decidía iniciar tal operación.

El portavoz del Departamento de Estado, John Kirby, saludó la decisión saudí, sin importarle al parecer la opinión de las autoridades sirias sobre ese tema.

Arabia Saudí es miembro de la citada coalición liderada por EEUU, que ha estado lanzando ataques aéreos contra los terroristas del EI dentro de Siria sin la autorización del gobierno sirio o un mandato de la ONU desde septiembre de 2014.

Arabia Saudí es, sin embargo, uno de los principales patrocinadores de los grupos terroristas wahabíes en Siria, a los que suministra armas y fondos.

La declaración de Krasheninnikov ha sido vista en medios rusos como una clara advertencia de Moscú a Arabia Saudí sobre las consecuencias de una acción de este tipo.

Por otro lado, según el diario libanés Ad Diyar, un diplomático ruso ha criticado las amenazas de Erdogan de intervenir en Siria contra los kurdos o el Ejército si continúan sus avances en las provincias de Hasaka y Alepo respectivamente. 

“Él ya lanzó sus amenazas cuando los militares sirios avanzaron en la Montaña de los Kurdos, en Latakia. Sin embargo, el Ejército sirio entró en Selma y Rabiya. ¿Y qué hizo él? Nada. Ahora está amenazando de nuevo con intervenir si el gobierno sirio resuelve la batalla de Alepo. Nosotros no queremos hablar sobre amenazas. Él conoce el poder de nuestros misiles intercontinentales. Queremos enviar nuestros mejores saludos a los amigos que se han liberado de ese payaso que está cabalgando un caballo de madera mientras cree que está subido al caballo del Sultán Soleiman”.

“Erdogan es muy consciente de cuál es nuestra estrategia en Siria y cuáles son nuestras capacidades. No creo que quiera jugar más si quiere conservar su cabeza sobre sus hombros”.


http://www.almanar.com.lb/spanish