Google+ Followers

miércoles, 8 de enero de 2014

La Defensa Aeroespacial de Rusia detectó 40 lanzamientos de misiles en 2013



La Defensa Aeroespacial de Rusia detectó 40 lanzamientos de misiles en 2013© RIA Novosti. Mikhail Mokrushin
17:45 04/01/2014

Moscú, 4 de enero, RIA Novosti.


Los sistemas rusos de alerta temprana de ataque con cohetes detectaron unos 40 lanzamientos de misiles balísticos e impulsores espaciales el año pasado, informaron hoy fuentes de las Fuerzas de Defensa Aeroespacial de Rusia.

“Los sistemas de aviso temprano y los medios de interceptación de defensa antimisil detectaron casi 40 lanzamientos de cohetes balísticos e impulsores espaciales, tanto nacionales como extranjeros”, indicaron las fuentes.

Según las fuentes, este resultado confirma el alto nivel de la disponibilidad operacional de los medios con que cuentan las Fuerzas rusas de Defensa Aeroespacial.
El año pasado, las Fuerzas de Defensa Aeroespacial pusieron en servicio de prueba el radar de nueva generación Konteiner, para controlar el espacio aéreo de Europa. Instalado en la república de Mordovia a 600 kilómetros al este de Moscú, el radar Konteiner tiene un alcance superior a los 3.000 kilómetros.

Además, Rusia comenzó el emplazamiento de unidades de defensa aeroespacial en la zona del Ártico y la construcción de un radar de alerta temprana en la región de Vorkutá, dentro del círculo polar ártico.

En 2013 entró en servicio operacional el radar de alerta temprana en Armavir (en el sur de Rusia), que compensó completamente el cierre de la estación de Gabala, en la república de Azerbaiyán.

Continúa la construcción de otras estaciones de la clase Voronezh, en particular, en Irkutsk, en Siberia, y Kaliningrado, en el occidente del país, así como en las regiones de las ciudades de Eniseisk (norte de Siberia), Orsk (montes Urales) y Barnaul (Siberia Occidental).

Aeronave ligera de reconocimiento avanzado de alto rendimiento AHRLAC


— 20 DIC, 2013




La aeronave ligera de reconocimiento avanzado de alto rendimiento AHRLAC, ha sido diseñada, desarrollada y fabricada por los ingenieros de la empresaAerosud con sede en Sudáfrica, en colaboración con Paramount Group. Se trata del primer avión militar certificado para uso civil de Africa, orientado a apoyar misiones de paz, asistencia en situaciones de emergencia, control de fronteras, detección de tráfico de drogas, caza furtiva, seguridad y reconocimiento.

El diseño de AHRLAC fue especialmente ideado con el objetivo de producir un avión de vigilancia de bajo costo, con capacidades multitarea adecuadas para aplicaciones tanto civiles como militares. Por tal circunstancia, la parte inferior del fuselaje está adaptada para que puedan ser implementados una amplia gama de sistemas, permitiendo adaptar la aeronave en múltiples funciones de una forma flexible y cómoda, incluso en zonas remotas sin necesidad de entrar en el taller.

La aeronave dispone de un diseño en ala alta que le permite adaptarse a casi cualquier tipo de operación aérea, contando con una configuración propulsora trasera y acoples para armas. Es un avión con alta capacidad de maniobrabilidad para poder enfrentarse a misiones de entrenamiento avanzado, evasivas, maniobras de ataque, así como a cualquier tipo de misión incluso en las condiciones más exigentes, ofreciendo al piloto una mejor asistencia y un mayor conocimiento de la situación operativa.



El desarrollo del primer prototipo se inició a finales de 2009, pasando satisfactoriamente las pruebas en túnel de viento y completando hasta la fecha más de 80 vuelos. En septiembre de 2011, fue presentado el modelo final al gran público anunciando oficialmente su primer vuelo operativo en 2012, aunque dicha fecha tuvo que ser retrasada al producirse algunas complicaciones en su desarrollo. Actualmente, AHRLAC se encuentra en las fases iniciales de fabricación en elCenturion Aerospace Village de Aerosud, estando a punto la compañía de entregar las tres primeras unidades aéreas.

AHRLAC cuenta con una cabina bulbosa con una disposición de asientos en tándem para dar cabida a dos tripulantes de vuelo, integrando opcionalmente dos asientos eyectables Martin Baker Mark 16. Asimismo, dispone de una gran separación vertical en la cabina, caracterizada por ofrecer una amplia visibilidad a la tripulación de la aeronave. El avión dispone de un sistema de aviónica altamente integrado equipado con pantallas digitales, retransmisión segura de datos y sistema HOTAS (Hands On Throttle-And-Stick) que permite contar con botones e interruptores en el mando de gases, así como en la palanca de control de vuelo de la cabina.

El tren de aterrizaje retráctil facilita a la aeronave despegar y tomar tierra en diversos tipos de pistas de aterrizaje, incluso en aquellas con pequeñas irregularidades, contando por tanto con ruedas de alta flotación de gran diámetro y baja presión. Por otra parte, AHRLAC integra seis puntos de anclaje bajo las alas para portar sistemas de armas, más otros dos destinados en exclusiva a los tanques de combustible externos. Concretamente, el avión está diseñado para operar con misiles aire-superficie de Denel Dynamics, cohetes no guiados y un cañón de 20 mm montado en su morro.




La aeronave dispone de los sistemas FLIR (infrarrojo de barrido frontal), SAR (radar de apertura sintética), EW activo y pasivo, ELINT (inteligencia de señales electrónicas) y COMINT (inteligencia de comunicaciones) entre otros. AHRLAC está propulsado por un motor turbohélice PT6A-66B diseñado por los ingenieros de Pratt & Whitney de una potencia de 634 kW, con un diámetro de 48,26 cm y una longitud de 178 cm. Como resultado, la aeronave dispone de una alta velocidad de crucero que llega a los 272 nudos (503 km/h), con una autonomía de 1.100 millas náuticas (2.037 km) manteniendo una resistencia operativa en vuelo superior a las siete horas.

En líneas generales la aeronave cuenta con una envergadura de 12 m, una longitud de 10,5 m, una altura de 4 m, un peso máximo en despegue de 3.800 kg, un techo de servicio de 31.000 pies (9.448 metros) y una distancia de despegue de 550 m a carga completa.



Escuadrilla acrobática rusa actuará en el Salón Aeronáutico de Bahréin



17:21 08/01/2014

Moscú, 8 de enero, RIA Novosti.

La escuadrilla acrobática Russkie Vitiazi exhibirá su maestría en el Salón Aeronáutico Internacional de Bahréin que se realizará a mediados de febrero, informó hoy el portavoz del Ministerio de Defensa de Rusia, coronel Ígor Klimov.

"El grupo de acrobacia aérea Russkie Vitiaziparticipará en la tercera edición del Salón Aeronáutico Internacional de Bahréin. Los ases rusos ejecutarán figuras de alto pilotaje en cazas tácticos Su-27", comentó.

Agregó que los pilotos actuarán durante los tres días que durará la muestra y ejecutarán figuras como tonel, Rizo Nésterov, campana, fuente, tulipán y otras.

La escuadrilla acrobática Russkie Vitiazi fue creada en abril de 1991 e incluye a los mejores pilotos de la Fuerza Aérea rusa.

La tercera edición del Salón Aeronáutico Internacional de Bahréin (Bahrain International Air Show, BIAS) se celebrará del 16 al 18 de febrero de 2014.

BAE prepara el primer vuelo de un caza Eurofighter equipado con el radar AESA





08/01/2014

(Infodefensa.com) Madrid – El primer avión de combate Eurofighter Typhoon que incorporará un radar de barrido electrónico AESA, la unidad denominada IPA5, ya ha entrado en el hangar de ensamblaje final, donde se preparará su primer vuelo de prueba, previsto para la próxima primavera. El equipamiento de este sensor es uno de los hitos más esperados en la mejora del avión desarrollado por Gran Bretaña, Alemania, Italia y España, y supone una importante baza de cara a su comercialización en el mercado internacional.




En un nota, la multinacional británica BAE Systems, socia del desarrollo de este avión junto a la italiana Finmeccanica y la germano-franco-española Airbus Group, explica que el traslado que acaba de completar la unidad IPA5 desde el hangar de desarrollo al de ensamblaje final, en el aeródromo de Warton, al noroeste de Inglaterra, “marca la finalización de la fase de modificación y reconstrucción que se inició en agosto de 2012 y señala los preparativos para la prueba de vuelo de la aeronave”.




El aparato con el nuevo radar será sometido ahora a una serie de pruebas, incluidas algunas relacionadas con el combustible y los sistemas hidráulicos, antes de su puesta en el aire.



A diferencia de los sensores convencionales, los radares basados en la tecnología AESA pueden ejecutar varias tareas de manera simultánea. Sus desarrolladores explican que en estos nuevos sistemas la energía de transmisión se genera directamente en la antena en lugar de hacerlo en un emisor central sensible y sujeto a fallos. Son, apuntan, “extremadamente versátiles”.




Equipo clave para su comercialización internacional




La integración de un radar AESA (Active Electronically Scanned Array) en el Eurofighter Typhoon está considerada por sus desarrolladores como un paso fundamental para la mejora de la competitividad del avión en el mercado internacional frente a los programas de EE UU, Francia y Suecia, que o bien ya disponen de esta capacidad o se han comprometido en firme a contar con ella.




Precisamente la carencia de este sistema, junto con la de un misil como el Meteor, que ya ha sido integrado, se consideró entre los motivos principales por los que este modelo no ganó a principios de 2012 el concurso valorado en más de 10.000 millones de euros para dotar de 126 aviones de combate a la Fuerza Aérea India.




La francesa Dassault Aviation resultó ganadora de ese proceso, del que aún tiene pendiente la firma definitiva del contrato, con su caza Rafale, el primero de desarrollo europeo que ha logrado equipar el AESA, hace cuatro meses tras diez años de investigación y desarrollo.




El Rafale es, de hecho, el principal competidor del Eurofighter, desarrollado con capital británico, alemán, italiano y español a través de las firmas BAE Systems, que posee el 33%; de la alemana Cassidian Manching (ahora parte de la nueva división Airbus Defence and Space) con otro 33%; de la italiana Alenia Aermacchi, con el 21%, y de la división española de Cassidian (ahora también parte de la nueva división Airbus Defence and Space) –filial de la antigua EADS, actual Airbus Group– responsable del 13% restante.




El Eurofighter Typhoon es a día de hoy, según sus desarrolladores, el avión de combate polivalente más moderno y de mayor rendimiento del mercado. Se trata del mayor programa de adquisiciones militares de Europa. Su desarrollo mantiene hoy día más de 100.000 puestos de trabajo en unas 400 empresas distintas.





Fotos: BAE Systems

Aviso a la humanidad: “¡Aléjense de aquí!”

Objetivo: alejarse de los residuos -Foto: Raúl Arias


“Éste no es un lugar de honor, lo que hay aquí es peligroso y repulsivo. Es mejor huir ahora”. Enterrada a 700 metros bajo el desierto de Nuevo México, la Planta Piloto para el Aislamiento de Residuos (WIPP) es una especie de monstruo dormido. Hasta aquí llegan los residuos transuránicos más peligrosos de EEUU, toneladas de basura procedente de plantas y armas nucleares que seguirán acumulándose en cámaras de hormigón hasta su cierre en el año 2070. Pero sus responsables son muy conscientes de que el peligro no habrá terminado hasta dentro de muchos miles de años. 

“Nos pidieron que nos situáramos en el peor escenario posible”, asegura el profesor Finney desde Hawai, “un futuro en el que ninguna de las lenguas actuales siga viva y que todo nuestro sistema cultural haya cambiado por la propia evolución o algún tipo de cataclismo. Y que transmitiéramos un mensaje muy claro: ‘no excaven aquí, manténganse alejados’”. 

Ben Finney, antropólogo y especialista en cultura polinesia, es uno de los trece expertos seleccionados a principios de los años 90 por el Departamento de Energía de Estados Unidos para avisar a los hombres del futuro. Procedentes de especialidades tan diversas como la arquitectura, la astronomía o la lingüística, los elegidos debían diseñar un sistema capaz de transmitir la idea de peligro, de forma universal, durante un período de al menos 10.000 años. 
“Ningún otro grupo de humanos había recibido la misión de transmitir un mensaje a través de semejante valle de tiempo”, asegura Jon Lomberg, artista y colaborador de la NASA, el hombre que había diseñado unos años antes el disco de oro a bordo de las sondas Voyager, destinado a comunicar con posibles formas de vida extraterrestre. 

“Es más fácil comunicarse con humanos que con alienígenas”, reconoce Lomberg a lainformacion.com. “El problema es que necesitábamos un símbolo universal que no existe de forma innata en la mente humana”. “Un signo”, resume, “que pueda ser interpretado fácilmente por cualquier buscador o viajero que pase por el lugar en cualquier época”.

Señalizar o no señalizar 

Los expertos se dividieron en dos grupos que después debían confrontar sus conclusiones. Una las primeras dudas que surgieron fue la conveniencia de señalizar el lugar o dejar que pasara inadvertido. 

El grupo A, al que pertenecía el antropólogo Ward Goodenough, llegó enseguida a una conclusión. “Pensamos que las imágenes por satélite acabarían revelando una anomalía en esta zona”, asegura desde su despacho de la Universidad de Pensilvania, “lo que daría pie a especulaciones y tal vez sería una invitación a excavar para encontrar una respuesta”. 

El grupo B, en el que trabajaron Lomberg y Finney, se decidió en el mismo sentido. “Imagínate”, argumenta Lomberg, “que los residuos empiezan a filtrarse a las aguas subterráneas y miles de personas se ponen enfermas. La planta está situada en una zona de minas, rica en recursos… Si alguien cava allí, merece saber el peligro que corre. Tenemos esa obligación con el futuro”. 

Pero la prueba más contundente la tuvieron a las pocas horas de llegar al lugar. “Lo primero que hizo el Departamento de Energía”, recuerda Finney aún emocionado, “fue meternos en una furgoneta y llevarnos hasta un lugar del desierto, cerca del WIPP, donde el Ejército había detonado bombas nucleares bajo tierra unos años antes”. Lo único que marcaba el lugar, asegura, era un bloque de hormigón con una placa que había quedado ilegible. “Cualquiera podía ir allí y llevarse una piedra radiactiva a su casa. Aquello nos convenció de que debíamos marcar el sitio”. 
Vista aérea de la WIPP por encima del suelo
Horror o información

La necesidad de saltar semejante barrera generacional conllevaba un montón de implicaciones técnicas y antropológicas. ¿Debía comunicarse con símbolos e imágenes o con palabras? ¿La arquitectura del lugar debía ser amenazante o discreta? Las conclusiones de los dos grupos fueron radicalmente diferentes en muchos aspectos, aunque partieron de unas mismas instrucciones. El mensaje, según el Departamento de Energía, debía comunicar algunas ideas básicas: 
- Este no es un lugar de honor, no se conmemora nada ni hay nada valioso.

- Lo que hay aquí es peligroso y repulsivo. Es una forma de energía dañina para el cuerpo.

- El peligro está todavía presente en vuestro tiempo, y lo estaba en el nuestro.

- El peligro aumenta a medida que se desciende hacia el centro.

- No debéis alterar físicamente el lugar, es mejor que huyáis y que nadie habite aquí. 

Para transmitir estos conceptos, el grupo A propuso generar imágenes que despertaran la sensación de horror y enfermedad, e incluso sugirieron la utilización del famoso cuadro de “El grito” de Munch para advertir de la presencia de algo maligno. En el grupo B, en cambio, consideraron que el lugar debía ser austero e informativo, una invitación amable a conocer la verdadera naturaleza del lugar. “Las tumbas de los faraones estaban llenas de figuras horribles que advierten de las consecuencias de violar el santuario”, explica Jon Lomberg. “Y sin embargo fueron saqueadas”. 
Se discutió sobre la universalidad de la figura humana, sobre los idiomas en que debía escribirse el mensaje y hasta del sentido en el que debían leerse los pictogramas. “Recordamos el caso de una mina de Sudáfrica”, relata Lomberg, “en la que un pictograma mostraba a un minero empujando una vagoneta vacía, recogiendo las rocas del camino y llevándoselas. Al cabo de un tiempo descubrieron que los mineros estaban atascando los túneles porque leían el pictograma al revés, es decir, de derecha a izquierda”. 

Tras decantarse por pictogramas que fueran leídos de arriba abajo (ninguna cultura lee de abajo arriba), estudiaron también las pinturas rupestres y la manera en que los mensajes de los humanos de otras épocas han llegado hasta nosotros. Incluso Carl Sagan, a través de su amigo Jon Lomberg, les sugirió que recurrieran a la señal de los piratas: la calavera y las dos tibias utilizada durante siglos como amenaza. Después de muchas discusiones, el signo fue descartado porque en algunas culturas orientales se asocia con enterramientos y monumentos funerarios. 
Monolitos “aterradores” 

Sobre el material con que debía ser construida la estructura hubo consenso: no debía ser valioso, sino algo resistente y barato, para evitar la tentación de robarlo. Pero sobre la escala y la estética hubo discrepancias de fondo y soluciones muy diferentes. 

El grupo A propuso la creación de un sitio monumental, e incluso dibujaron diversas alternativas para marcar el sitio con todo tipo de megalitos puntiagudos y aterradores (ver imágenes). “Creíamos que había que infundir miedo, poner todos los medios para evitar la intrusión en la planta nuclear”, asegura Goodenough. Sin embargo, los componentes del grupo B pensaban lo contrario: un sitio demasiado monumental podía provocar un efecto no deseado. “Queremos que la gente se aparte de este lugar”, argumentaba Lomberg entonces, “no que vengan de todo el mundo para verlo”. 

El plan definitivo 

¿Cuál será el plan que aplique el Departamento de Energía después de escuchar a los expertos? El informe final recoge las ideas más valiosas de los dos equipos y el compromiso del gobierno de ponerse manos a la obra hacia el año 2033. Una vez que la planta se llene de residuos nucleares, también habrá un plazo de cien años en que será vigilada por el ejército. 

El proyecto incluye la construcción de un gran sistema de protección con varias torres de granito de diez metros de altura a lo largo de unos 6 kilómetros de perímetro. En el centro de la planta habrá una inmensa cámara con todo tipo de información en las seis lenguas oficiales de la ONU (inglés, español, ruso, francés, chino y árabe), además del navajo, la lengua de los nativos del lugar. En las paredes se esculpirán pictogramas repetidos en distintos idiomas para que actúe, según Goodenough, “como una piedra Rosetta” para los futuros visitantes. Y se repartirá la información sobre lo que contiene este lugar por todas las bibliotecas del mundo. 
“No sabemos si al final lo marcarán o no”, duda Ben Finney. “Ahí tienen nuestras propuestas y pueden usarlas o ignorarlas completamente”. Lo que tiene claro el viejo profesor es la conclusión a la que llegó tras aquella experiencia: “Aprendí que fue terrible desarrollar armas y plantas nucleares”, recuerda, “y que una vez desarrolladas no tenemos sitio para dejar los residuos”. 

“Tal vez”, sostenía Woodruff Sullivan en las conclusiones del proyecto, “el mensaje más importante nos lo dimos a nosotros mismos”. O tal vez, como asegura Jon Lomberg, el hombre que diseñó nuestra carta de presentación a los extraterrestres, aprendimos una lección aún más importante: “que no podemos proteger de su propia maldad a los hombres del futuro”.


¿Mensajes alienígenas? No, códigos aéreos para bombarderos


Antonio Martínez Ron

jueves, 28/02/13 - 10:25
[ 0 ]

Decenas de señales para ser vistas desde el cielo siguen visibles en EEUU.
Se usaron durante la Guerra Fría para calibrar las cámaras de los bombarderos.+


El código en Walker Field, Maryland (Imagen: Google Earth)


El código de tres barras (Alemily, Wikimedia Commons

Código en el lago Cuddleback (Imagen: Google Earth)

El código del lago Cuddeback, a ras de suelo (Imagen: CLUI)


Código en la base aérea de Edwards, California (Imagen: Google Earth)

Código en la base de Huachuca, Arizona (Imagen: Google Earth)

Código en la base de Eglin, Florida (Imagen: Google Earth)

Otro código en la base Edwards (Imagen: Google Earth)


Robert Gates, exsecretario de Defensa de EEUU, critica a Obama en sus memorias y pone en duda su liderazgo

El El exsecretario de Defensa Robert Gates observa a Barack Obama, presidente de EEUU.|REUTERS



El exsecretario de Defensa Robert Gates ha criticado al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, en su libro 'Deber: Memorias de un secretario en Guerra', al entender que "carecía de confianza en la política de su gobierno respecto a la guerra en Afganistán", al tiempo que ha puesto en duda su compromiso y liderazgo. Obama celebra que haya más militares pasando la Navidad en casa tras la retirada de efectivos en Afganistán.



"No cree en su propia estrategia y no considera que la guerra sea suya. Para él, todo gira en torno a cómo retirarse", explica el exjefe del Pentágono entre 2006 y 2011, con los gobiernos de Obama y de su predecesor republicano, George W. Bush, según ha recogido el diario estadounidense The Washington Post.

Gates añade que Obama era "escéptico, por no decir totalmente convencido de que (la estrategia de la administración) sería un fracaso" y se muestra crítico con su liderazgo en varias cuestiones relacionadas con la Defensa, tal y como apunta esta reseña de su libro, que se publicará el próximo 14 de enero.

El exsecretario recuerda su frustración durante un encuentro en particular del Consejo de Seguridad Nacional en marzo de 2011, cuando Obama mostró su enfado con los militares por filtraciones a la prensa, en una aparente acusación al general encargado de dirigir la estrategia en Afganistán, David Petraeus.

"Recuerdo que pensé: el presidente no confía en su comandante (Petraeus), no soporta a (el presidente de Afganistán), Hamid Karzai y no cree en su propia estrategia" indica Gates.

"Nunca dudé del apoyo de Obama a las tropas, sólo de su apoyo a su misión", señala Gates al recordar las decisiones del mandatario de enviar 30.000 soldados más a Afganistán en 2010 y comenzar la retirada a mediados de 2011.
Respuesta de la Casa Blanca

En respuesta a las declaraciones recogidas en el libro de Gates, el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca ha señalado que "se ha hablado abiertamente sobre las deliberaciones en torno a la misión en Afganistán". En este sentido, ha insistido en el compromiso del presidente de interrumpir, desmantelar y derrotar a Al Qaeda en la zona.Las grandes empresas tecnológicas de EEUU piden a Obama que reforme los programas de espionaje.

Desde este organismo se ha destacado que Obama "aprecia profundamente" el servicio de Gates como secretario de Defensa y "da la bienvenida a las diferencias de opinión entre su equipo de seguridad nacional, que ayudan a mejorar las políticas" del Ejecutivo", según añade el comunicado emitido por la Casa Blanca.

Según el relato que hace el periódico del libro, las diferentes visiones del mundo de Obama y Gates "produjeron una grieta, que ha sido imposible de reparar". En el libro, el exsecretario de Defensa acusa a Obama de llevar a cabo una gestión centralizada.

"La Casa Blanca de Obama es de lejos la más centralizada y controladora en seguridad nacional de todas las que he visto desde que Richard Nixon y Henry Kissinger llevaban el timón", sostiene Gates, que trabajó con ocho presidentes.

Según Gates, la exsecretaria de Estado Hillary Clinton y el exdirector de la CIA Leon Panetta compartían su impresión en ese sentido, pero él nunca se lo comunicó al propio Obama.

El plutonio de las pruebas nucleares sigue en la estratosfera

Prueba nuclear francesa durante la Operación Canopus en el atolón de Fangataufa, Polinesia


La locura de la Guerra Fría dejó una profunda huella en nuestro planeta. Entre 1945 y 1992 se realizaron más de 2.000 detonaciones nucleares y el material radiactivo de las explosiones se esparció y acumuló por todo el mundo. Tanto es así, que cada uno de nosotros llevamos la huella indeleble de la era nuclear en nuestros huesos, y el análisis de los isótopos acumulados revelaría la época en la que nos ha tocado vivir. Ahora, un equipo de investigadores suizos acaba de comprobar que parte del plutonio y el cesio liberados en aquellas pruebas (y en accidentes como Chernóbil y Fukushima) siguen suspendidos en la estratosfera y que fenómenos como las erupciones volcánicas pueden ayudar a depositarlo.

Científicos del Instituto de Física de las Radiaciones de Lausana han analizado las muestras de aerosoles recogidas en la atmósfera desde 1970 y ofrecen conclusiones sobre la concentración global de partículas radiactivas como consecuencia de las pruebas nucleares, de accidentes como el de Chernóbil o el estallido del satélite SMAP-9A a gran altura. El equipo, coordinado por José Antonio Corcho Alvarado, concluye que la concentración de estas partículas es más alta de lo esperado y que se depositan en la superficie muy despacio. "Los ensayos nucleares en los años 50, 60 y 70 introdujeron alrededor de 10.000 kilogramos de plutonio en la atmósfera y el accidente del satélite SNAP-9A introdujo alrededor de 1 kg del isótopo plutonio-238", explica Corcho Alvarado a lainformacion.com. "Casi la totalidad de este plutonio ha desaparecido de la atmósfera en las últimas décadas, pero como se demuestra en nuestro artículo, una cierta cantidad de este plutonio está todavía en la estratosfera".


Para el estudio, los científicos han analizado las muestras recogidas por aviones militares seis veces al año. En las capas más bajas de la atmósfera, como la troposfera, las partículas se fijan a pequeñas gotas y se depositan en la Tierra con cierta rapidez. En la estratosfera, en cambio, estos isótopos permanecen durante mucho tiempo. Hasta ahora se creía que era una cantidad despreciable pero, con los datos recogidos desde 1970, el equipo de Corcho Alvarado demuestra que es mayor de lo que se creía. "Aunque el tiempo de vida media de las partículas en la estratosfera es de 2,5 o 5 años", asegura el investigador, "hay una cantidad determinada de partículas que tienen tiempos de vida en la estratosfera mucho más largos, de varias décadas y hasta cientos de años. Actualmente detectamos en la estratosfera la fracción de partículas de plutonio-239 y 240 que tiene tiempo de vida de varias décadas o superior".

De los 10.000 kilogramos de material radiactivo vertidos a la atmósfera entre los años 50 y 70, los científicos creen que ha sobrevivido en la estratosfera "entre uno y varios kilogramos de plutonio". Estas partículas no suponen un riesgo para la salud humana, pero en su día sí pudieron significar un riesgo en muchas zonas del planeta. "Debido a la dilución de estos isótopos radioactivos en la atmósfera, sus concentraciones son pequeñas y no suponen un riesgo para la población", recalca Corcho Alvarado, "pero toda introducción incontrolada de material radioactivo en el medio ambiente supone un riesgo". En el caso del accidente del satélite SNAP-9A, en abril de 1964, que estalló a gran altitud lanzando dos kilos de plutonio sobre la atmósfera, hubo "un gran riesgo para la población". El análisis publicado en Nature Communications demuestra que "todavía hay una cantidad residual de aquel Plutonio 238 en la estratosfera". 

Este plutonio es transportado regularmente de la estratosfera hacia la troposfera de forma natural y uno de los mecanismos que revela el estudio de Corcho Alvarado son las erupciones volcánicas. Utilizando los datos de la erupción del volcán Eyjafjallajökull en Islandia en 2010, los científicos demuestran que este tipo de eventos "pueden producir un incremento de este intercambio de la estratosfera hacia la troposfera y aumentar el transporte de contaminantes como el plutonio-239 y 240". Los científicos proponen que el estudio de estos isótopos pude servir también para conocer mejor cambios en las masas de aire de cara a conocer mejor el clima.


La Plataforma Autónoma Sensorizada de Inteligencia (PASI) se encuentra desplegada en Herat desde marzo del año 2008


07/01/2014

La Plataforma Autónoma Sensorizada de Inteligencia (PASI) se encuentra desplegada en Herat desde marzo del año 2008
La Unidad PASI (Plataforma Autónoma Sensorizada de Inteligencia) ha realizado su misión de vuelo número 800 con sus aviones no tripulados, modelo Searcher MK-III, sobre los cielos de Afganistán.
Esta Unidad está desplegada desde el año 2008 en la Base de Apoyo Avanzado de Herat, en apoyo a la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad (ISAF) de OTAN.
Los UAV españoles (Vehículo Aéreo no Tripulado) desempeñan misiones de Inteligencia, Vigilancia y Reconocimiento (ISR, en sus siglas en inglés). Desde su llegada a Herat, la Unidad PASI ha proporcionado escolta a convoyes, así como seguridad a las bases donde se encuentran ubicadas las tropas españolas y a las operaciones terrestres en las que participan las fuerzas de ISAF, bajo el mando directo del jefe de la Base de Apoyo Avanzado de Herat.
Asimismo, la Unidad PASI tiene una dependencia táctica del Mando Regional Oeste de ISAF, cuyo Cuartel General está situado en la Base de Apoyo Avanzado de Herat, llevando a cabo misiones específicas a petición del mismo, en consonancia con los cometidos ya descritos.

Arqueólogos nucleares, guardianes de la destrucción



Antonio Martínez Ron

jueves, 27/01/11 - 06:15
[ 0 ]


Este jueves 27 de enero se cumplen 60 años de la primera prueba nuclear sobre el desierto de Nevada. Cuatro décadas de ensayos y casi un millar de explosiones dejaron la zona salpicada de cráteres y estructuras destrozadas a las que muy pocos pueden acceder. Un equipo de arqueólogos del Departamento de Energía penetra periódicamente en la zona y trabaja entre las ruinas para catalogar lo que allí quedó.
Operario entre los restos dejados por una explosión nuclear. Operación Doorstep, 1953 -Foto: lainformacion.com

En algún lugar bajo el desierto de Nevada hay una familia de maniquíes sentados frente a un televisor. El búnker en el que los encerraron hace más de 50 años se encuentra bajo un escenario apocalíptico. Unos metros más arriba, Colleen Beck camina sobre los escombros que dejó una explosión nuclear y cataloga los restos que las pruebas atómicas dejaron tras de sí. Los maniquíes están en la lista de objetos que buscan, aunque aún no han dado con su paradero.

“La primera vez que caminé por este lugar”, comenta la doctora Beck desde Las Vegas a lainformacion.com,“me resultó sobrecogedor darme cuenta de que las pruebas nucleares tuvieron lugar sobre el suelo que yo estaba pisando. Hay muchas estructuras reconocibles, los restos de un puente, refugios, edificios subterráneos… Ver los efectos de las detonaciones sobre estos lugares hace que comprendas mejor lo que aquí pasó”.

“La mayor parte del tiempo te sientes como un aventurero”, explica el arqueólogo William Gray Johnson, quien trabajó durante años en la zona junto a Beck, “pero algunas veces sentías un poco de miedo”. “A menudo”, recuerda, “debíamos llevar protección especial, al entrar en algunos refugios íbamos completamente cubiertos y con un respirador”, además del contador Geiger para medir los niveles de radiactividad. 

Colleen Beck y Bill Johnson han formado parte del equipo de arqueólogos del Departamento de Energía que inspecciona periódicamente el Nevada Test Site, el lugar que el ejército de EEUU eligió para realizar sus pruebas nucleares. Durante más de cuarenta años, los militares construyeron casas, granjas o refugios para comprobar los efectos de las bombas sobre distintas superficies y materiales. Las incursiones de los arqueólogos tienen como objetivo catalogar estos restos y protegerlos como parte del patrimonio histórico del país. 

“El Departamento de Energía”, explica Beck, “se dio cuenta a tiempo de que estos restos nucleares estaban desapareciendo y de que, aunque reciente, era un suceso histórico relevante y era importante empezar a documentar el material”. Su última incursión fue a finales de diciembre de 2010, cuando inspeccionaron varios túneles usados para las explosiones subterráneas.

Bill Johnson y su equipo durante la exploración del búnker Fizeau



captura de cazasyhelicopteros2

Escenario de destrucción

Para comprender lo que sucedió en este escenario debemos echar la vista atrás. Entre 1951 y 1992, se realizaron aquí 928 pruebas nucleares que dejaron el terreno lleno de cráteres, convertido en una especie de paisaje lunar. Los vídeos de las pruebas muestran grandes nubes en forma de hongo y ráfagas de destrucción pulverizando maniquíes y haciendo añicos todo tipo de edificios. Pero, pese a lo que parece, las bombas nucleares no desintegraron todo a su paso. 

“Un refugio con las paredes desgajadas, como si se hubiera derretido y vuelto a congelar, cúpulas de aluminio rajadas, un puente retorcido que no lleva a ninguna parte… Así es la arqueología de este campo de batalla de la guerra fría que fue el Nevada Test Site”, asegura Johnson. “Los proyectos arqueológicos”, relata, “incluyen docenas de investigaciones en áreas y estructuras, edificios y objetos que sobrevivieron a las pruebas”. En el último inventario realizado sobre el lecho de un lago seco conocido como Frenchman Flat, Johnson y su equipo registraron 157 estructuras asociadas con pruebas atmosféricas, muchas más de las que esperaban encontrar.

“La cosa más horrible que vi allí”, recuerda Johnson, “fue el cráter Schooner. Aunque estaba bastante lejos de donde me encontraba, probablemente a varios kilómetros, parecía una herida en la tierra. Hay piedras del tamaño de una casa alrededor del cráter”.

El escenario que describe Colleen Beck no es muy diferente. A lo largo de todo el Nevada Test Site, explica, se pueden encontrar grandes bobinas de cable vacías, caballetes, cuerdas, cajas, clavos… y un montón de tuberías y cables que penetran en la tierra, hacia los túneles donde se practicaban las pruebas subterráneas.

“En ocasiones”, escribe Beck, “se construían estructuras gemelas a diferentes distancias, para comprobar los efectos de la explosión. Las cajas en las que guardaban a los animales para los experimentos aún se pueden encontrar aquí y allá. Las tropas participaron en las pruebas entre 1951 y 1957 y aunque no quedan restos de la artillería que usaron”, explica, “sí permanecen las trincheras o las marcas del lugar donde en su día pusieron un cañón”. 

Poblados, artefactos y astronautas

Entre los restos hay un lugar llamado el “poblado japonés”, un conjunto de casas construidas para medir los efectos de la radiación sobre una población similar a la de Hiroshima y Nagasaki. El denominado proyecto BREN (Bare Reactor Experiment) incluía la construcción de una torre de madera de 465 metros sobre la que se colocó un reactor nuclear. A unos 700 metros de aquella gigantesca estructura se dispusieron una serie de casas construidas con los mismos materiales y la misma disposición que las típicas casas japonesas y se introdujeron maniquíes y medidores de radiación. 

“De las casas japonesas sólo quedan ahora dos esqueletos de madera”, nos cuenta Beck. “A simple vista, nadie diría que fue un experimento para medir las dosis de radiación que recibieron las víctimas de las bombas. Sería estupendo encontrar los maniquíes que se usaron para este experimento, pero hasta el momento sólo tenemos fotografías”.

Hilera de maniquíes antes de la explosión nuclear. Operación Cue, 1955.





El afán por realizar pruebas cada vez más realistas llevó a extremos como el de la operación Cue, en mayo de 1955, para la que se construyeron cinco tipos de casas, varias torres de radio y depósitos de combustible, se colocaron caravanas y camiones, y se dispusieron filas de maniquíes para comprobar los efectos de la onda expansiva y las radiaciones de una bomba de 29 kilotones. El oficial Ernie Williams, que ahora tiene 80 años, recuerda en Las Vegas RJ que encontraron algunos maniquíes a casi un kilómetro de la zona cero y que el calor había trasferido los dibujos del vestido a su ropa interior.

"Los restos de aquel lugar", explica la arqueóloga Colleen Beck, "se conocen ahora como Survival town (el pueblo de la supervivencia)". Hoy día se conservan dos casas de dos plantas, una de ladrillo y otra de madera, que se ven a una distancia de kilómetros. Hay otros quince edificios dispersos por la zona, sin puertas ni ventanas como consecuencia de la explosión.

Pero la zona más castigada por las bombas se encuentra al norte del desierto, un lugar donde se realizaron tantas pruebas que recuerda a la superficie de la Luna. De hecho, los cráteres son tan similares que hasta once astronautas probaron sus trajes y sus equipos aquí antes de viajar a nuestro satélite. “Una de las pruebas de la Operación Plowshare", relata Beck, "creó un cráter tan grande que los astronautas de las misiones Apollo lo utilizaron para entrenar dentro”. Se refiere al cráter Sedán,que tiene alrededor de 400 metros de diámetro por 100 de profundidad y es visible desde la órbita de la Tierra. 

No muy lejos de allí se encuentra uno de los objetos más especiales que podemos hallar en medio de tanta devastación. Se trata de una enorme estructura metálica y cilíndrica que aún puede verse en la llanura delYucca Flat. "Es tan rara", dice Beck, "que no se parece a ninguna otra cosa, así que es difícil de describir”. En un experimento llamado Huron King, esta especie de locomotora se colocó sobre una de las detonaciones y en su interior se simularon las condiciones del espacio y se investigó cómo funcionarían las comunicaciones por satélite en un entorno nuclear. Los arqueólogos la han examinado, pero no se puede acceder a su interior.

Antena de radio de Fizeau antes y después de una detonación nuclear



Descenso al túnel de Fizeau

Aunque las más espectaculares eran las pruebas atmosféricas, la mayor parte se hicieron bajo tierra. “En Rainier Mesa, al norte del Nevada Test Site”, explica Beck, “se construyeron unos 390 túneles horizontales entre 1951 y 1992 y se llevaron a cabo 67 pruebas nucleares. Los túneles se construían con la anchura suficiente para que pudieran circular por ellos personas y equipamiento. También hay centenares de túneles verticales en los que se hicieron unas 600 pruebas”.

En 1992, meses antes de que se decretara el fin de las pruebas, la doctora Beck tuvo la oportunidad de entrar en uno de estos túneles en las horas anteriores a una detonación. “Había un montón de gente trabajando allí”, describe, “me dieron un curso de seguridad y unas botas y un casco especial. Entramos por un pequeño tren dentro del túnel, era curioso ver a los mineros cavar pero no para encontrar oro, sino para dejar sitio a una bomba nuclear”.

El resultado de tantos años de pruebas es un pequeño laberinto de túneles bajo el desierto, un entramado de conducciones y refugios que aún esconde muchos de los equipos que se emplearon para las mediciones y que no han vuelto a ver la luz desde entonces. 

Como en una película de Indiana Jones, en el año 2001 Johnson y su equipo descendieron hasta el búnker de Fizeau, situado bajo una antigua torre de radio en la que los militares detonaron una bomba de 11 kilotones en septiembre de 1957. Llevaban equipos de respiración y trajes protectores, y comprobaron que, aunque la explosión había dañado el refugio en buena medida, al menos tres equipos de medición estaban intactos, con los datos registrados 40 años atrás.

Dos operaros cierran la tapa de un búnker. Operación Plumbob, 1957.



Un legado para el futuro

Como en los aparatos de medición, el reloj sigue detenido bajo las arenas de este particular desierto. Atrás quedaron los tiempos en que las explosiones sacudían los escaparates de Las Vegas y los hongos nucleares asomaban de cuando en cuando en el horizonte. La sordidez de la guerra fría ha dado paso a tiempos más relajados y los recuerdos del Nevada Test Site se han convertido en algo casi pintoresco. Algunos de los objetos que Bill y Colleen recopilan costosamente entre las ruinas son expuestos ahora en el museo atómico de la ciudad, y los turistas pueden acceder a algunas zonas restringidas, como el Survival Town y sus alrededores.

Aún así, ambos tienen claro que su labor como arqueólogos “nucleares” servirá para conservar un patrimonio muy valioso. “Lo más importante”, opina Bill Johnson, “es que las futuras generaciones podrán ver elincreíble poder destructivo de las bombas nucleares. La gente puede ver la destrucción en películas, pero ver su efecto real sobre edificios, estructuras y paisajes es mucho más impactante”.

Para Beck, en cambio, las futuras generaciones “se sorprenderán de lo que los científicos fueron capaces de hacer con una tecnología que ellos considerarán antigua”. “Me encantaría estar ahí para ver qué dicen”, asegura, “y me imagino que aún estarán debatiendo los pros y los contras de las armas nucleares”.

Bill Johnson se retiró hace tres años y se dedica a tareas administrativas. Colleen Beck sigue en activo y planea nuevas incursiones en la zona.

http://noticias.lainformacion.com/

La fragata española “Álvaro de Bazán” efectúa una visita de trabajo al Puerto de Bahréin


07/01/2014
La visita tenía como objetivo principal poder reunirse con otras Agrupaciones Navales desplegadas en la zona y visitar el Centro de la UKMTO en Dubái

La fragata “Álvaro de Bazán”, que actualmente participa en la Operación de lucha contra la piratería “Ocean Shield” como buque de Mando de la Agrupación de la OTAN (CTF-508), visitó la semana pasada el puerto de Mina Salam en Bahréin.
Foto de grupo de los Estados Mayores
La visita tenía como objetivo principal participar en diversas reuniones de trabajo entre algunas de las Agrupaciones Navales que luchan contra la piratería en las costas de Somalia. Los aspectos relacionados con la coordinación entre las diferentes “Task Forces” y el intercambio de información fueron los asuntos más relevantes de las reuniones.
El Embajador en Kuwait con el Comandante de SNMG2
Durante la estancia en Bahrein seis miembros del Estado Mayor embarcado en la “Álvaro de Bazán” tuvieron ocasión de visitar la oficina en Dubai del “UK Maritime Trade Operations (UKMTO)”. Esta organización, dependiente de la ¨Royal Navy¨, actúa como primer punto de contacto con los buques mercantes que navegan por la zona y sirve de enlace con las fuerzas militares de la región para asuntos relacionados con la piratería.

Antes de dejar el puerto de Mina Salam el Mando de la Agrupación de la OTAN, contralmirante Eugenio Diaz del Rio, ofreció a bordo de la fragata española una comida a la que asistió, entre otras autoridades, el Embajador de España en Kuwait, Angel Losada Fernandez.


La NASA lanzará mañana el satélite experimental peruano UAP SAT-1


Lima, 7 ene.- La Agencia Espacial estadounidense (NASA) lanzará mañana el satélite experimental peruano UAP SAT-1 desde el centro espacial Wallops, en el estado de Virginia (EE.UU.), informó hoy la agencia oficial Andina.

De acuerdo con la información difundida por la agencia, la NASA confirmó la puesta en órbita del satélite experimental mediante una comunicación a las autoridades de la Universidad Alas Peruanas (UAP), impulsora del proyecto científico.

El lanzamiento está previsto para las 13.32 horas de Perú (18.32 GMT) a través del cohete Antares, que llevará al satélite hasta la Estación Espacial Internacional (ISS) en la cápsula espacial Cygnus, tras lo cual el UAP SAT-1 será depositado en un brazo robótico que lo pondrá en órbita espacial.

Esa puesta en órbita culminará un proyecto de investigación que se inició en 2010 e implicó una inversión de medio millón de dólares.

La misión del satélite será recolectar información sobre el clima en el espacio y enviarla al centro de control en la tierra, aunque también podrían asignársele otros trabajos de investigación científica.

El satélite es un pequeño aparato con forma de caja forrado por delgadas capas de vidrio oscuro y con menos de un kilo de peso y su puesta en órbita debió realizarse el pasado 18 de diciembre, pero se postergó por problemas climáticos en el centro de lanzamiento espacial de Wallops.

A finales de noviembre pasado, los satélite peruanos PUCP-Sat 1 y Pocket-PUCP, desarrollados por el Instituto de Radioastronomía de la Pontificia Universidad Católica de Lima, fueron lanzados desde el cosmódromo ruso de Yasny. EFE.

(Agencia EFE)


La Armada sustituye el helicóptero destinado en Somalia: estaba “quemado”



El helicóptero AB 212 averiado durante las maniobras de desembarco del 'Tornado'.





La Fueza Naval Europea en Somalia (EUNAVFOR) ha comunicado que el buque español‘Tornado’ ha tenido que realizar una parada técnica en el puerto de Djubouti para desembarcar el helicóptero AB 212 de la 3.ª Escuadrilla de Aeronavesde la Armada que lleva a bordo para la lucha antipiratería.

Fuentes militares consultadas por El Confidencial Digital aseguran que se trata de una labor “bastante farragosa”. El aparato averiado, que llevaba días sin volar por una “grave avería”, ha sido reemplazado por otro que la Armada ha enviado de urgenciadesde España que llegó el pasado 28 de diciembre a España.

El helicóptero averiado, que fue escoltado hasta una base francesa, volvió a España en el mismo avión de transporte que llevó a su relevo al ‘Tornado’. Una vez certificadas las pruebas de vuelo del nuevo aparato, el buque recuperó sus capacidades aéreas.

“Quemado” de averías y repuestos

ECD se ha puesto en contacto con fuentes de la Armada para conocer el origen de la avería y el porqué de la imposibilidad de que fuera reparado bien en el buque o bien en la base aérea de Djibouti.

Según explican, las averías del helicóptero “eran múltiples y constantes”. Varios componentes electrónicos y mecánicos habían estado fallando en las últimas semanas,e incluso se detectaron problemas en la estructura del fuselaje.

Aseguran que las piezas de sustitución que se han ido instalando “tenían poca vida útil y en muchas ocasiones estaban reutilizadas de otros aparatos. El helicóptero estaba quemado de tanto uso”, y advierten que posiblemente “no vuelva a volar”.

El asunto de la escasez de piezas de repuesto, así como la dificultad para acceder a ellas, figura entre las preocupaciones actuales para los mandos de las Fuerzas Armadas –e incluso se trató enreuniones de generales, tal y como desveló ECD-.

Como consecuencia de los recortes, hay multitud de aparatos inmovilizados por no disponer de repuestos. Un avión antiincendios, por ejemplo, estuvo parado meses en Torrejón porque Defensa no abonaba los 6.000 euros que costaba la pieza necesaria.


Morenés: "La principal tarea es mantener operativas las capacidades militares"


(EFE) El ministro de Defensa, Pedro Morenés, ha asegurado ante el Rey que, a lo largo de 2013, "la mayor de las tareas" ha sido mantener operativas, "haciéndolas más eficientes aún", las capacidades militares con las que España cuenta.

En su discurso ante Don Juan Carlos, con motivo de la Pascua Militar, Morenés ha señalado que esas "tareas" ha habido que hacerlas "en paralelo, solidariamente", con "las restricciones presupuestarias que todos los españoles afrontan para salir de la crisis".

Tras trasmitirle su felicitación y la de los miembros de las Fuerzas Armadas y la Guardia Civil, ha indicado que 2013 "estuvo cargado de situaciones difíciles" que hubo que superar, así como de nuevas tareas que han sabido encarar con buen ánimo y la convicción de que España se abrirá camino, "lo está haciendo ya, hacia un futuro mejor cada día".

Ha añadido que la voluntad del Gobierno es aportar su contribución a la seguridad y a la defensa de los valores universales sobre los que se apoya la convivencia y la estabilidad mundial, en defensa también de "nuestra seguridad y nuestros intereses".

Ha aludido a la "fortaleza de una jerarquía" que garantiza, con "su comportamiento ejemplar por responsable y con el resto de los poderes públicos, el bien común de toda la nación española, que se sustenta en los principios de la soberanía nacional, y la unidad y la solidaridad entre todos los españoles".

Se ha referido a las operaciones en el exterior, que ha calificado de "razonable éxito", entre las que ha citado el repliegue de las unidades destacadas en la base afgana de Qala i Naw hacia la Base Aérea de Herat y desde allí hasta territorio nacional.

"Tal vez esta haya sido -ha continuado- la operación logística más demandante y complicada que nuestros militares hayan desarrollado en las últimas décadas", ya que hubo que mover a más de mil personas y 4.300 toneladas de material por aire, tierra y mar, por rutas alternativas, y todo ello sin perder una sola vida.

Ha precisado que esta acción no supone abandonar Afganistán, sino que España sigue allí para contribuir, con la comunidad internacional, a la estabilidad y el desarrollo de su sociedad y que la voluntad es seguir con la gestión de la Base Aérea de Herat y mantener el hospital.

El ministro ha recordado que los militares continúan en el Líbano "para hacer posible un 'statu quo' al sur del río Litani"; han contribuido a reducir la piratería en el Índico; participado en misiones de adiestramiento en Uganda, Somalia y Mali, y colaboran en la recuperación de un entorno seguro y estable en el centro de África.

Ha subrayado que, además de estas acciones en el exterior, los militares "tratan de sustentar la defensa y la seguridad de todos los españoles en todo el territorio nacional", adaptándose a las nuevas necesidades.

Para ello, se han acometido reformas estructurales y se ha creado el Mando de Ciberdefensa, así como una reestructuración orgánica de los Ejércitos o del Estado Mayor de la Defensa, con la adaptación de los códigos penal y disciplinario a la nueva realidad social y la reforma de la ley que regula la carrera del personal militar.

Ha aludido al "importante esfuerzo" de control y reprogramación de los grandes programas de material militar y a la "significativa actividad en apoyo de la industria nacional".

Respecto al trabajo con otros países aliados, ha valorado la presidencia de la iniciativa 5+5 de Defensa que asume España en 2014, para atender las propuestas que nacen en un foro de diálogo y colaboración entre naciones de las dos orillas del Mediterráneo, para el apoyo mutuo ante riesgos como la seguridad marítima, las catástrofes naturales o los flujos migratorios ilícitos.

Morenés ha insistido en la actitud de servicio y entrega permanente y continuada de los militares, aunque ha reconocido que es "difícil" alcanzar "un excelente nivel de eficacia sin la dotación material".

Ha insistido en que han sido solidarios con la situación económica de España y se han adaptado a "unos presupuestos muy limitados y lo han hecho manteniendo en lo más alto su capacidad y nivel de preparación".

Se ha mostrado convencido de que lo seguirán haciendo y de que la sociedad "sabrá responder a ese esfuerzo dotándoles de los medios acordes a las necesidades de una Defensa que en este inestable mundo adquiere si cabe más importancia".