Google+ Followers

miércoles, 22 de noviembre de 2017

Se desata una "guerra geoeconómica" contra Rusia en el Salón Aeronáutico de Farnborough


Se desata una "guerra geoeconómica" contra Rusia en el Salón Aeronáutico de Farnborough
© AFP 2017/ Adrian Dennis

13:14 22.11.2017(actualizada a las 13:16 22.11.2017)URL corto
3155119


El hecho de haber impedido a Rusia participar en el Salón Aeronáutico de Farnborough 2018 puede ser calificado como otro ataque de los países occidentales en la guerra geoeconómica contra Moscú, aseguró a Sputnik Alexandr Perendzhiev, profesor de la Universidad Plejánov de Economía y politólogo militar.


El analista recordó que las restricciones impuestas en la exhibición contra los participantes rusos se deben a las indicaciones de la organización británica de control de exportaciones (ECO) que, a su vez, forma parte del Ministerio de Comercio e Innovaciones.

"Aquí [en Farnborough] usan la economía para conseguir objetivos políticos. En este caso no se trata solo de competencia desleal, sino de una guerra geoeconómica que hace tiempo se ha desatado contra Rusia: es decir, de imponer sanciones y prohibir la participación en las exposiciones (…) ", dijo.


© SPUTNIK/ MAXIM BLINOV
De acuerdo con Perendzhiev, Rusia tiene que aprender a afrontar tales políticas, dado que no hay ni un regulador internacional que pueda ayudar a luchar contra esta competencia desleal.

"Ninguna Organización Mundial del Comercio podría ayudarnos. Resulta que este órgano internacional no puede contrarrestar esta guerra geopolítica. Aquí, como se dice, hay que aprender cómo pelear y ganar. No hay otra salida", indicó.

En referencia a la situación con el Salón de Farnborough, el analista militar pronosticó que el interés mundial en este evento disminuirá tras haber prohibido participar a Rusia.


"El estand donde se exhiben nuestras tecnologías en la feria siempre atrae a la mayoría de los participantes, ya sean estadounidenses, británicos, alemanes o franceses. Suelen quedarse boquiabiertos", añadió.

El 21 noviembre se comunicó públicamente que el Salón Aeronáutico de Farnborough, que tradicionalmente se celebra en Hampshire (Reino Unido), había prohibido la participación a Rusia en la edición del año próximo.

"Seguimos las indicaciones de la organización gubernamental británica de control de exportaciones (ECO), que se guía por el embargo de la UE a las importaciones de armas y material bélico ruso y a las respectivas exportaciones", explicó a Sputnik una representante de los organizadores de esta feria internacional.


Señaló al mismo tiempo que al salón le importa mucho la participación de Rusia, y recordó que en su edición de 2016 participaron numerosas compañías rusas, tales como Ilyushin, Irkut, Rostec y Helicópteros de Rusia.

Rusia presentó en Farnborough 2016 solo productos de uso civil, lo cual se debió al agravamiento de sus relaciones con los países occidentales tras los acontecimientos en Ucrania en 2014 y las sanciones impuestas contra las empresas militares rusas.

https://mundo.sputniknews.com/opinion/201711221074162629-politica-moscu-europa-industria-militar-restricciones/

La misión F-22 en Afganistán: ¿entrenamiento excesivo o realista?


Un F-22 Raptor de la Fuerza Aérea de los EE. UU. Salió causando estelas de vapor durante una demostración aérea en el Salón Aeronáutico y la Exposición Aeroespacial y de Defensa de Australia (AVALON) el 3 de marzo de 2017, en Geelong, Australia. (Foto de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos / John Gordinier)


PUBLICADO POR: ORIANA PAWLYK 21 DE NOVIEMBRE DE 2017


Hace tres años, el F-22 Raptor debutó en combate en Siria.

La idea era que el caza de quinta generación utilizara su tecnología sigilosa para evitar la detección de baterías de misiles tierra-aire en una región disputada. Pero los sirios aparentemente no tenían planes de disparar contra aviones estadounidenses, al menos antes de que los rusos ingresaran al espacio de batalla. Así que el avión bimotor diseñado principalmente para la superioridad aire-aire asumió un papel diferente en la lucha : servir como una plataforma de reconocimiento a gran altitud y un importante puesto de comando aerotransportado.

De manera similar, cuando el Raptor hizo su debut en combate el domingo en Afganistán, el jet realizó una misión de ataque a tierra , golpeando laboratorios sospechosos de drogas en el país con bombas de pequeño diámetro, dijeron funcionarios de la Fuerza Aérea .

Mientras que algunos observadores criticaron la misión como exceso y desperdicio de recursos, funcionarios dentro y fuera de la Fuerza Aérea dijeron que cumplía un propósito al emplear municiones particulares diseñadas para minimizar el daño colateral y ofreciendo entrenamiento realista para aprender más sobre cómo funciona el sistema de armamento en escenarios de combate.


"Optamos por utilizar el F-22 para esta operación debido a su capacidad para transportar la bomba de diámetro pequeño que era necesaria para mantener el daño colateral en un mínimo absoluto, y porque los SDB necesarios para la operación se encontraban allí con el avión". El teniente coronel Damien Pickart, portavoz del Comando Central de las Fuerzas Aéreas, dijo en respuesta a un correo electrónico de Military . com .

Al comienzo, la decisión de utilizar el Raptor parecía desconcertante, ya que los talibanes y los militantes en la región no tienen el armamento sofisticado para el que se construyó el avión.

A los F-22 se les unieron B-52 Stratofortresses y Afghan A-29 Super Tucanos para llevar a cabo una misión de ataque ampliada -llamada nueva campaña ofensiva- contra los ingresos de los talibanes, dijo el general del ejército John Nicholson, comandante de la OTAN. Misión de Respaldo de Apoyo y Fuerzas de los Estados Unidos en Afganistán.

Cuando se le preguntó sobre el ataque, Nicholson dijo que el Raptor estaba empleado "por su capacidad de entregar municiones de precisión".

Entrenamiento realista

Pero no se trata solo de las armas que emplean: también es una práctica extra para los pilotos, según al menos un analista de defensa en Washington, DC

"Estamos utilizando F-22 en Afganistán por la misma razón por la que los rusos están utilizando sus últimos bombarderos y barcos y misiles en Siria: entrenamiento realista", dijo la fuente a Military . com en el fondo. "Ambos tenemos una generación de armas que no hemos usado en combate, y mientras más podamos aprender sobre cómo funcionan en realidad, en lugar de cómo funcionan en nuestros rangos de prueba, mejor equipados estarán para cuando no sea permisivo. lucha."

Cuando los EE. UU. Pelean en una guerra, el analista agregó, "no se trata de elegir el arma más barata; se trata de usar la que llegará cuando la necesites con lo que necesitas a bordo".

De acuerdo, los militares tienen varios aviones, el F / A-18E / F y el F-15 E Strike Eagle , que pueden soltar la pequeña bomba de diámetro GBU-39 , una bomba deslizante de precisión desarrollada por Boeing Co.

"Pero si se debe creer al [Comando Central de los EE. UU.], Muchos de ellos estaban ocupados en otros lugares", dijo la fuente. "Para un comandante, es una tontería tener un activo utilizable y no usarlo solo porque piensas que puede estar sobrecualificado".

Reabastecimiento de combustible

Los F-22 comenzaron la misión, dijo Pickart, y F-16 Fighting Falcon continuó la operación mientras los bombardeos continuaban.

Los buques cisterna de reabastecimiento de combustible, incluidos los KC-135 Stratotanker s de la Base Aérea Al Udeid, Qatar, y los KC-10 Extender de la Base Aérea Al Dhafra, Emiratos Árabes Unidos, proporcionaron apoyo para reabastecimiento de combustible para los Raptors.

"Estas aeronaves se usaron para reabastecer de combustible a las aeronaves provenientes de ambas ubicaciones, además de alimentar a otras aeronaves que operaban en el teatro durante" los ataques ", entre el 19 y el 20 de noviembre, dijo Pickart.

El comando utilizó tanqueros en Afganistán para que los F-16 distribuyan apoyo, dijo.

"Los KC-135 con base en Kandahar, [Afganistán], proporcionaron apoyo de reabastecimiento de combustible para F-16 que realizaban apoyo aéreo cercano de rutina y misiones de ataque que continuaron en Afganistán mientras esta nueva ofensiva estaba en marcha", dijo el portavoz.

Agregó que durante toda la noche entre el 20 y 21 de noviembre, la Fuerza Aérea realizó "ataques adicionales contra instalaciones de narcóticos utilizando F-16 basados ​​en Bagram y que fueron apoyados por los KC-135 basados ​​en Kandahar".

Más ataques aéreos

Los F-22 se lanzaron desde Al Dhafra , donde los aviones residen para operaciones en el Medio Oriente. Los Raptors son parte del 95 ° Escuadrón de Cazas Expedicionarios de la Base Tyndall de la Fuerza Aérea , Florida. Queda por ver si los comandantes usarán los Raptors nuevamente para otra misión en el país.

A principios de este año, los militares lanzaron la bomba convencional más poderosa del arsenal de EE. UU. - el GBU-43 Massive Ordnance Air Blast (MOAB) apodado "madre de todas las bombas" - en Afganistán en el primer uso de la munición en combate. Pero el MOAB aún no ha regresado.

Mientras tanto, el número de ataques de aviones F-16 y MQ-9 Reaper en el país está en aumento. La Fuerza Aérea arrojó más de 900 armas en agosto y septiembre combinados, en comparación con 270 en el mismo período del año pasado, de acuerdo con el último resumen del poder aéreo de AFCENT .

"Hemos utilizado el poderío aéreo: hemos arrojado más municiones este año que cualquier año desde 2012", dijo Nicholson el lunes. "Hicimos esto porque los afganos estaban más a la ofensiva. Y así pudimos salir de una manera planificada de antemano, trayendo activos para ayudar, entregar muchas municiones ".

Añadió: "Hemos sido muy sólidos en nuestro uso del poder aéreo en apoyo de los afganos a la ofensiva este año".

https://www.defensetech.org/2017/11/21/f-22-mission-afghanistan-overkill-realistic-training/

¿Quién pagará la reconstrucción de Siria cuando acabe la guerra?







Middle East Eye


Traducido del inglés para Rebelión por Sinfo Fernández.



Rusia y Estados Unidos, Turquía e Irán, China y la Unión Europea: todos ellos han jugado un papel en el conflicto sirio. Pero, ¿están dispuestos a ayudar a reconstruir el país?


[Coste humano de la guerra siria (datos de julio de 2016): La población descendió de 21 a 18 millones; nº de muertos: 400.000; refugiados fuera de Siria: 5,5 millones; personas internamente desplazadas: 6,5 millones; esperanza de vida: 55,7 años (en 2011 era de 75,9 años).]

El conflicto que dura en Siria siete años sigue aún sin resolverse. Millones de sirios viven ya fuera de sus fronteras, a menudo en campos de refugiados. Los combates continúan por todo el país. La infraestructura está destruida, por un valor acumulado estimado en 226.000 millones de dólares.

Existe la extendida creencia internacional de que en algún momento el gobierno del presidente Bashar al-Asad y sus aliados proclamarán su victoria y empezarán a reconstruir.

Se espera que los patrocinadores de Damasco, tanto en el país como en el extranjero, se lleven la parte del león de los contratos de reconstrucción. Según se dice, países vecinos, como el Líbano, también saldrán beneficiados. Por tanto, puede entenderse que contratistas, emprendedores e inversores estén ya salivando respecto a una potencial bonanza de reconstrucción.

Pero la cuestión no es tan sencilla. El Estado sirio está financieramente hundido. Ni siquiera está claro cómo Damasco ha conseguido financiar seis años de guerra sin apoyo externo (Irán ha aportado créditos por valor al menos de 8.000 millones de dólares). El presupuesto nacional para 2017 es de sólo 5.000 millones de dólares. Las reservas de divisas cayeron de 21.000 millones de dólares en 2010, a sólo 1.000 millones de dólares en 2015.

¿Cuánto costará reconstruir Siria?

La mayor parte de las estimaciones fluctúan entre los 100.000 y los 350.000 millones de dólares, aunque algunas llegan al billón de dólares. Jihad Yazigi, editor del periódico financiero independiente Syria Report, sitúa la suma en el extremo inferior de la escala. “El Banco Mundial y las Naciones Unidas estiman que serán necesarios 100.000 millones de dólares para reparar todo lo destruido, y que será preciso mucho más para poder encarrilar Siria”. 



Destrucción por sectores (se excluye a Deir ez-Zour y Raqqa)

Durante las primeras etapas de la guerra, la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina (UNRWA, por sus siglas en inglés) estimó que serían necesarios treinta años para que la economía de Siria volviera al nivel anterior a 2011. Ese plazo de tiempo se ha alargado ya.

¿Cuánto necesita Siria?

Según la ONU, el mundo está enfrentando la peor crisis humanitaria desde 1945 en Yemen. La deuda global es de 217 billones de dólares, o el 327% del PIB mundial, ha advertido el Institute of International Finance, estando muchos países aún en modo austeridad. La ONU pidió 4.600 millones de dólares para su plan de respuesta a la situación de los refugiados sirios, pero ha tenido un déficitde 2.800 millones.

Teniendo en cuenta ese cansancio de los donantes, parece haber pocos deseos o capacidad para financiar un nuevo proyecto de reconstrucción, situación agravada por la politización internacional del conflicto sirio.


El coste económico de la guerra siria:





Corrupción: Siria ocupa el puesto 173º de 176 países, con una puntuación de 13/100.


Bancos privados: Los depósitos perdieron el 75% de su valor entre 2010 (13.800 millones dólares) y 2016.


PIB: Cayó de 60.000 millones de dólares en 2010, a 15.000 millones de dólares en 2016.


Banco Central de Siria: En 2010, las reservas en divisas tenían un valor de 21.000 millones de dólares, en 2016, habían caído hasta 1.000 millones de dólares.




Fuente: xe.com, USEIA, Banco Mundial



Fuentes del Banco Mundial dijeron a Middle East Eye que no iban retirarle a Siria su chequera. Pero los gobiernos occidentales han señalado que no van a financiar reconstrucción alguna si no se da alguna forma de liderazgo político de transición (conclusión: que Asad se vaya).

Esto deja a los aliados de Damasco, como Siria, Irán y China, teniendo que pagar las cuentas después de gastar miles de millones de dólares en la guerra, pero las ganancias son inciertas.

Rashad al-Kattan, miembro no residente del Atlantic Council e investigador del sector bancario sirio, dijo a MEE: “¿Podrán convencer a sus empresarios privados para que vayan a Siria de forma transparente? No. Tendrán que competir con desagradables empresarios [el régimen sirio] para seguir en el negocio”.

¿Qué puede ofrecer Siria a los inversores?

No mucho. En particular, carece de dos elementos clave que podrían hacer atractivo el país si este sigue bajo sanciones internacionales:


Carencia de recursos naturales, significa que Siria no tiene las reservas de petróleo que hicieron a Iraq –el cuarto mayor exportador mundial de petróleo- atractivo para financiar reconstrucciones desde 2003.

Las reservas de petróleo del país llevan años cayendo a causa de su agotamiento; antes del conflicto la producción era de 375.000 barriles/día, es decir, sólo el 0,2% de la producción mundial. Sus reservas de gas son también insignificantes, alcanzando el 0,1% de la producción mundial.

Sí, Rusia recibió ofertas durante el conflicto para desarrollar en alta mar los campos de gas del Mediterráneo, pero el resto de los hidrocarburos de Siria están en el noroeste, el antiguo baluarte del Dáesh y donde los kurdos están ahora haciendo campaña por la independencia.


Los elevados aranceles que Damasco ha impuesto a las importaciones occidentales. Esto hace que sus productos sean menos competitivos comparados con las importaciones de países con los que Siria tiene acuerdos de libre comercio. Siria, por ejemplo, no ha firmado ningún acuerdo de libre comercio con la Unión Europea.

Las multinacionales occidentales apenas estaban presentes antes de la guerra. Ahora, Siria las necesita más que nunca para conseguir que los niveles de inversión directa extranjera (IDE) vuelvan a los niveles previos al conflicto, cuando la IDE aumentó de 110 millones de dólares en 2001 a 2.900 millones en 2010.

Otros obstáculos…


Las sanciones multilaterales impuestas por EEUU, la UE y Naciones Unidas en 2011. Las sanciones iniciales iban dirigidas contra miembros del gobierno sirio, instituciones de propiedad estatal, el ejército y determinados individuos y empresas.

Desde entonces, se ha restringido el acceso sirio a los bancos extranjeros y al uso de la red SWIFT –un sistema de pago mundial-, lo que ha hecho que Siria se desvincule del sector financiero internacional.

Las sanciones se ampliaron posteriormente. La última ronda, introducida por el Tesoro de EEUU en 2016, atacaba compañías privadas, incluidos los intereses de Rami Makhlouf, primo de Asad, como en el caso de la línea aérea Cham Wings y firmas de seguridad privada.

Las autoridades reguladoras occidentales han vigilado atentamente a Siria, a la vez que las instituciones financieras internacionales han evitado cualquier transacción debido al riesgo de acabar multadas por incumplimiento de las sanciones.

Kamal Alan, profesor invitado del RUSI, Londres, dijo: “Siria ha estado pidiendo que se eliminen las sanciones básicas, pero dudo de que esto se produzca pronto. Las sanciones serán un obstáculo para los esfuerzos de reconstrucción”.


Sin una estrategia gubernamental: Un comité interministerial sirio establecido en 2012 sólo se reunió por vez primera en octubre de 2017 para diseñar una estrategia de reconstrucción. Durante los últimos cuatros años, se han destinado alrededor de 200 millones de dólares para diversos proyectos, aunque, según Yazigi, en realidad se ha gastado muy poco.

“Lo que esto nos dice es que el gobierno sirio no tiene una estrategia de desarrollo económico”, dijo. “¿Se centrarán en sectores específicos? ¿Empezarán en determinadas ciudades o zonas? ¿Cuáles son sus políticas económicas y fiscales? No lo sabemos”.


No hay dinero: 14 bancos privados y de propiedad estatal de Siria han soportado pérdidas importantes durante la guerra y no disponen de liquidez para invertir seriamente en la reconstrucción. Según el Banco Mundial, los depósitos en los bancos comerciales privados han caído de 13.800 millones de dólares en 2010, a 3.500 millones de dólares en 2016.




El nuevo billete de 2.000 libras sirias, anunciado en julio de 2017 (AFP/SANA)

Esto ha suscitado dudas sobre la viabilidad de las sociedades público-privadas auspiciadas por el gobierno como estrategia de reconstrucción.


Falta de transparencia: Yazigi dijo que muchos inversores temen que la ley que aprobó esas sociedades en enero de 2016, podría legalizar la transferencia de activos estatales a inversores privados cercanos al gobierno.

Es una conclusión natural: muchas de las leyes aprobadas durante el conflicto han servido para beneficiar a las elites, a personajes como Makhlouf, según Yazigi.

“Una de las estrategias utilizadas ha sido la de dar prioridad a los compinches del régimen y a los bienes raíces urbanos de lujo”, dijo Yazidi. “Pero, desde luego, eso es algo que no declaran. Lo que han hecho es reducir los aranceles y los subvenciones a los sectores agrícola e industrial, destruyendo la producción local”.

Las compañías vinculadas a la reconstrucción, como el Consejo de Metales Sirio, establecido en 2015, están dirigidas por figuras poderosas, como Mohammed Hamsho.

En mayo de 2015, una ley permitió que las unidades administrativas locales crearan compañías que eran propiedad total de grupos empresariales, fomentando así los trabajos de infraestructura. Pero esas unidades tienen vínculos estrechos con los partidarios del régimen, por ejemplo, Husein Makhlouf, el ministro de Administraciones Locales, es también pariente de Asad y de Rami Makhlouf.

“Para que las unidades administrativas locales trabajen allí se necesita llevar a cabo una reforma total, porque todo está centralizado”, dijo en Beirut un miembro sirio de la Comisión Económica y Social de la ONU para Asia Occidental (ESCWA, por sus siglas en inglés) hablando extraoficialmente, porque no está permitido hablar con los medios.

“La economía está dirigida por los señores de la guerra, cuatro de los grandes, que tienen a su vez de 20 a 30 más pequeños por debajo de cada uno. La economía de guerra ha llegado a estar muy organizada. Cada uno tiene su propio sector. Y seguirán dirigiendo la economía.”

¿Suena familiar? Eso es porque recuerda la reconstrucción posterior a la guerra civil del Líbano a finales del siglo XX, que benefició a políticos, señores de la guerra, bancos y contratistas cercanos a las elites de Beirut.

Irán: Siria, el peón geopolítico

Así pues, ¿cuál sería la probable respuesta internacional a las necesidades de inversión de Siria?

Teherán, que ha tenido sus propios problemas económicos, ha descubierto que Siria no es un socio fácil. Irán fue recompensado en enero con una licencia para teléfonos móvil, convirtiéndose en el tercer proveedor de Siria, como premio a su apoyo durante la guerra.

Pero esa operación ha quedado aplazada en beneficio de Syriatel, una compañía de telecomunicaciones propiedad del aliado del gobierno, Rami Makhlouf. Según el Syria Report, su empresa ha publicitado un gran aumento en sus ingresos de 2017.

Irán fue también recompensado con los derechos para explotar una mina de fosfatos cercana a Palmira, pero entonces una firma rusa empezó a trabajar en la misma zona. Una fuente de la ESCWA dijo: “Irán se quejó al gobierno, pero le dijeron: ‘Ambos sois amigos nuestros’”.


Misil lanzado por la Guardia Revolucionaria desde Irán sobre el Dáesh en Siria, junio 2017 (AFP/IRIB)

“Los iraníes no tienen mucha influencia económica. Irán y Siria han firmado cinco memorandos de entendimiento (o MoUs, por sus siglas en inglés) desde principios de año, pero ¿cuántos se han puesto en práctica? Ninguno.”

Khodro y SAIPA, dos plantas iraníes de fabricación de coches, se establecieron en Homs y Damasco pero no obtuvieron las tasas impositivas preferenciales que habían esperado, resultando por tanto menos competitivos que las marcas rivales chinas y europeas.

Después se firmó –año 2011- un MoU con Irán para llevar gas natural a Siria a través de Iraq que aún no se ha materializado.

Para Teherán, así como para otros aliados de Damasco, la intervención en Siria tenía que ver menos con abrir nuevos mercados para los productos y servicios iraníes y más con objetivos estratégicos regionales.

Emad Kiyaei, experto en Irán y director de la consultora IGD Group en Nueva York, dijo: “Irán está jugando un juego a largo plazo para un aliado clave en la región. Nunca pensaron en Siria como vaca lechera porque no tienen recursos para ordeñarla”.

En cambio, Kiyaei subraya que Irán ha hecho trabajos de reconstrucción durante la guerra. En este aspecto ha sido fundamental el brazo comercial del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Iraní, que reconstruyó la República Islámica tras la devastadora guerra Irán-Iraq de la década de 1980. “El CGRI tiene inmensas capacidades de ingeniería para las reconstrucciones de posguerra. Estamos viendo un modelo similar de actuación en Siria”.

Después tenemos la posición geopolítica iraní. Además de Siria, está también involucrada en la guerra del Yemen y está entrando en creciente conflicto con sus rivales regionales, sobre todo con Arabia Saudí.

“Para Irán, la rentabilidad de las inversiones no sólo se refiere en términos de capital, sino de influencia estratégica para poder afianzar su posición de forma más permanente”, dijo Kiyaei. “Sí, algunos MoUS no han funcionado en esta ocasión, y antes de los acuerdos durante el conflicto también fracasaron, pero Irán tiene una presencia hoy en Siria como nunca antes la tuvo”.

La comunidad internacional considera el Plan Marshall que EEUU presentó tras la II Guerra Mundial para impedir que Europa Occidental cayera bajo el control de la Unión Soviética como un patrón básico de cualquier reconstrucción tras la guerra.

Muchos creen que Irán podría estar intentando poner en marcha este enfoque en Siria. Si allí sucediera algo similar, estaría impulsado por los intereses de Irán tratando de contrarrestar las actuaciones de Arabia Saudí.

Kiyaei dijo: “Irán quiere mantener a Arabia Saudí fuera de Siria. Según está la situación ahora, los saudíes no podrán volver a Siria en muchos años”.

Rusia: Utilizando el modelo ucraniano

Rusia acaba de salir de la recesión. Ha sido un actor fundamental en el conflicto sirio, proporcionando inicialmente apoyo diplomático y, desde septiembre de 2015, lanzando una intervención militar directa, gastando al parecer en esa guerra entre 3 y 4 millones de dólares al día. Pero el comercio bilateral entre Rusia y Siria cayó a 210 millones de dólares en 2015, poco más de la décima parte de los 1.800 millones de dólares alcanzados en 2011.


El presidente ruso Vladimir Putin y el presidente sirio Bashar al-Asad en Moscú, octubre 2015 (AFP)

Aun así, le ha ido mejor que a Teherán a la hora de disfrutar de parte del botín de guerra. Rusia se ha centrado en la energía: su falta de diversificación económica general significa que posee productos y servicios limitados con los que comerciar con Siria. Yazigi dijo: “No significa que no haya negociaciones, pero hasta ahora los rusos parecen estar consiguiendo más que los iraníes”.

En octubre de 2017, se informó que Moscú iba a proporcionar financiación para algunos proyectos de electricidad, el primer caso de financiación directa de Moscú en muchos años, según el Syria Report.

Pero la reconstrucción que Rusia haga será selectiva, para subrayar que es parte de su misión humanitaria, explicó Andrew Bowen, un especialista en Rusia y miembro asociado de la Initiative for the Study of Emerging Threats, en la Universidad de Nueva York.

“Tiene que ver con ofrecer una imagen más suave de Rusia en Oriente Medio. Si es que invierten, será en gran parte una especie de truco publicitario. Quieren arrastrar a los equipos de televisión para que vendan la narrativa de que Rusia está reconstruyendo Siria.”

Bowen espera que Rusia siga el modelo utilizado en otro teatro actual de conflicto: Ucrania.

“En Crimea se concedieron los proyectos, de forma directa o indirecta, a firmas vinculadas con oligarcas cercanos al régimen. Se les dijo que tenían que invertir en ciertos sectores: construye 10 hospitales, 20 escuelas y nos habréis hecho un favor. Es difícil que obtengan beneficios empresariales legítimos de estas inversiones.”

Líbano: Tienes que pasar por Hizbollah

Hizbollah, con base en Líbano y aliado de Irán, ha combatido junto al ejército sirio. Ahora quiere la reconstrucción para beneficiar los intereses empresariales de sus afiliados y seguidores.

Pero existe un obstáculo: la Ley de Prevención de Financiación Internacional de Hizbollah (HIFPA, por sus siglas en inglés). La legislación estadounidense ha impedido que miembros del grupo incluidos en su lista negra, las empresas y personas físicas con ellos relacionados accedan al sistema financiero global, incluso en el mismo Líbano.

En Beirut, algunos creen que China puede ofrecer mayores esperanzas de premio. Líbano ha estado intentando persuadir a Pekín para que invierta en el puerto norteño de Trípoli, que está vendiéndose como potencial enclave logístico de los productos y materiales que entren en Siria.


Funeral por Mohammad Ibrahim, perteneciente a Hizbollah, que murió durante los combates de Alepo en febrero de 2016 (AFP)

“Coloca al Líbano en un lugar muy estratégico para salir a la caza de oportunidades en la Siria de la posguerra”, dijo una fuente política libanesa al Financial Times en julio. “Estamos hablando de miles y miles de millones de dólares.”

Pero Wang Kejian, embajador de China en el Líbano, dijo en el Instituto Issam Fares de Beirut en septiembre: “Las compañías navieras chinas tienen relaciones limitadas con el Líbano y no están pensando en Trípoli aún debido a factores económicos. Es posible que cuando termine la crisis siria y haya más vínculos entre Líbano y la región, sea más viable una red de transportes”.

China: Intereses en el campo de la seguridad

Pekín ha apoyado también a Damasco en las Naciones Unidas, también le ha proporcionado tropas y ayuda humanitaria.

China tiene también toda una historia en lo que se refiere a la reconstrucción de países extranjeros. Por ejemplo llegó a estar muy implicada en Angola tras su guerra civil de 27 años que acabó en 2002, formando parte de la estrategia global china Recursos para Infraestructuras.

Más de 50 empresas estatales chinas y más de 400 firmas privadas estuvieron allí presentes y fueron recompensadas con una porción de los 25.000 millones de dólares anuales de las exportaciones de petróleo de Angola. Pero, a pesar de toda la apertura de Damasco ante Pekín, China no ha respondido aún. Todo tiene que ver con lo que Angola, y también Iraq, podrían ofrecer que Siria no puede: petróleo.


Caída de la producción de petróleo en Siria –en miles de barriles diarios- (La producción se ha derrumbado hasta el 5% de los niveles anteriores a la guerra)

Sí, Siria forma parte de los sesenta países de la “Iniciativa Un Cinturón-Una Ruta” (BRI, por sus siglas en inglés) por valor de 1 billón de dólares, una estrategia de desarrollo de infraestructuras terrestres y marítimas que cubre gran parte de Eurasia. Pero no es miembro del Asian Infrastructure Investment Bank (AIIB) patrocinado por Pekín, por tanto no puede solicitar fondos a pesar de la importancia estratégica que el país tiene para China en Oriente Medio.

Alam dijo: “El rastro del dinero respecto a Siria y China se ve afectado por la carencia de recursos [sirios]. El verdadero interés de China en Siria es la seguridad”, dijo, “no la economía”.

Pekín teme la radicalización de los musulmanes uigures en su inestable provincia de Xinjiang por parte de los más de 4.000 combatientes uigures chinos que están volviendo de Siria e Iraq, donde estuvieron apoyando a la gente del Dáesh y grupos afines.

Turquía ha sido históricamente partidaria de los uigures, para disgusto de Pekín, aumentando la necesidad de China de una inteligencia fiable en Oriente Medio.

“Los turcos no han sido nunca aliados fiables en lo que se refiere a capturar uigures, por eso Siria sirve de importante observador de la situación local”, dijo Alam. “Si eso significa invertir económicamente sobre el terreno [en Siria], estupendo, pueden hacerlo, pero no como en África u otros lugares donde China está invirtiendo”.

Las peticiones sirias a favor de mayores inversiones parecen haber fracasado, fuera de iniciativas privadas como el acuerdo para la fabricación local de la marca china Dongfeng Motor DFM.

Con anterioridad, este mismo año, Pekín se negó a emitir visados a funcionarios sirios, aunque concedió permisos a empresarios privados, según una fuente de la ESCWA de la ONU. Esto se hace eco del desdén mostrado hacia Asad durante su primera visita de Estado a China en 2004, que fue interrumpida abruptamente, según Andrew Tabler, autor de In the Lion’s Den, porque Pekín quería dar mayor preferencia a una visita del entonces ministro de Comercio de Israel.

Imad Mustafa, embajador sirio en China, ha estado intentando conseguir más apoyo de Pekín.

Pero Kattan advirtió que: “China no ha mostrado un interés real en invertir en Siria, no sólo a causa del régimen. Son conscientes de que las inversiones se irán por el desagüe debido al nepotismo y la corrupción. Quizá han aprendido la lección de que no tienen gran influencia sobre el gobierno [sirio]”.

Estados Unidos: Una chequera cerrada a cal y canto

Es poco probable que Washington financie cualquier esfuerzo de reconstrucción, a pesar de haber apoyado a determinados grupos de la oposición durante la guerra. Aunque ha habido presiones sobre EEUU para que “pague lo que rompió” en Iraq tras la invasión de 2003, Siria es otra cuestión.

“La financiación de los estadounidenses está fuera de toda discusión”, dijo la fuente de la ESCWA.


La libra siria derrumba frente al dólar La divisa siria vale ahora la décima parte que hace una década

Tanto la administración de Obama como la de Trump han afirmado que Asad debe irse y que no van a cambiar de política.

Hay un mínimo apetito por financiar la reconstrucción tras el escándalo de los fondos malversados en Iraq y Afganistán. Una comisión del Congreso estadounidense estimó que de un total de 160.000 millones de dólares, habían desaparecido entre 31.000 y 61.000 millones de dólares.

A partir de 2013, Washington dedicó alrededor de 60.000 millones de dólares a subvenciones de reconstrucción para Iraq, aunque se habían generado otras inversiones mediante la liberación de fondos iraquíes congelados durante la era de Sadam Husein.

A pesar de los continuos problemas de seguridad, Bagdad pudo aun recaudar fondos de sus inmensas reservas de petróleo. En 2016, produjo alrededor de 3.600 millones de barriles por día para financiar su presupuesto anual cercano a los 100.000 millones de dólares.

En comparación, Siria estaba produciendo 375.000 barriles diarios en 2010, las últimas cifras de que se dispone anteriores al conflicto, que representaban sólo el 0,2% del total mundial. Esa cifra ha caído ahora: el presupuesto de Damasco era en 2016 de sólo 5.000 millones de dólares.

Egipto: Problemas propios

El Cairo ha tenido una relación tumultuosa con Siria durante los últimos años.

Las relaciones se deterioraron en 2013, cuando Egipto apoyó a la oposición siria, cerró la embajada siria en El Cairo, retiró a su propio encargado de negocios de Damasco e intentó recaudar fondos para los rebeldes. 



Protesta anti-Asad frente a la embajada de Siria en El Cairo en febrero de 2012 (AFP)

Las relaciones mejoraron cuando se depuso al presidente Morsi en 2013 y Abdel Fattah al-Sisi se hizo con el poder.

Desde entonces, El Cairo ha tenido que bailar en la cuerda floja, cogido como está entre Damasco y sus aliados, incluyendo a EEUU y al Consejo de Cooperación del Golfo (CCG), que cuenta entre sus miembros con Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos.

Egipto envió delegaciones empresariales a Siria en agosto de 2017 y está dispuesto a normalizar relaciones, lo que ayudaría a Damasco. Pero con la grave situación de su economía y el país en deuda, sólo puede ofrecer un apoyo simbólico y la inversión del sector privado.

Tras el levantamiento de 2011, el mismo Cairo ha intentado en vano atraerse inversores, a pesar del apoyo del FMI y del CCG. En 2015, organizó la Conferencia de Desarrollo Económico de Egipto en Sharm el Sheikh, publicitado como el Plan Marshall de Egipto, que acabó convertida en un fiasco.

Kattan dijo que la reunión le recordaba lo que podía suceder ahora en Siria: “Invitaron a todas esas multinacionales con el apoyo de EAU y Arabia Saudí. Se anunciaron miles de millones de dólares en inversiones, pero se materializó bien poco”.

“Incluso si Siria llega a la misma etapa, con una conferencia de desarrollo en abril de 2018, escucharemos cómo se prometen miles de millones, pero no olviden la trayectoria ya experimentada. Quizá sólo llegue a materializarse entre un 20 y un 30%.

El resto del mundo árabe: Primero queremos ver un cambio

Turquía y miembros del CCG hace tiempo que quieren que Asad se vaya. Si se hubiera ido, entonces quizá estas naciones y Occidente hubieran estado dispuestos a financiar la nueva Siria. Pero no se ha marchado. Y no están dispuestos a aflojar la bolsa. 



Fuerzas del ejército turco bloquean el cruce de Mursitpinar en la frontera siria, septiembre de 2014 (AFP)

La fuente de la ESCWA de la ONU dijo: “Sólo queda el CCG, que puede ofrecer de 10.000 a 15.000 millones dólares si hay una transición política adecuada y todos están de acuerdo en que Asad se vaya”.

Pero la fuente dijo que “no había posibilidad alguna” de que el CCG concediera contratos y financiara a alguna entidad –como el gobierno sirio- que tenga lazos estrechos con actores chiíes como Hizbollah e Irán.

Alam dijo que el contraargumento es que el CCG puede, si bien a regañadientes, proporcionar fondos e inversión privada para contrarrestar la influencia de Teherán y los chiíes en Siria. Pero si eso llega a suceder, entonces el CCG tendría que dar un giro de 180º en su posición sobre Asad.

Lo mismo podría aplicarse a Ankara, que se ha opuesto a Damasco mientras pagaba 12.500 millones de dólares durante el conflicto para albergar a 3,2 millones de refugiados sirios dentro de sus propias fronteras.

Atilla Yesilada, un analista de Global Source Partners (un servicio internacional de asesoría empresarial) que vive en Estambul, dijo que aunque Turquía era una opción natural para dirigir la reconstrucción económica, seguían existiendo obstáculos políticos.

“Turquía no tiene interés en poner fin a la guerra de Siria y hará cuanto pueda para mantenerla en marcha, a través de una intervención directa o interpuesta, hasta encontrar una solución. Por otra parte, Ankara es relativamente pragmática en lo que se refiere a intereses empresariales, especialmente si hay un gobierno de transición en Siria, lo que sería más aceptable para el mundo.

Europa: Utilización de los refugiados

La Unión Europea está ansiosa por contener el flujo de refugiados hacia sí misma y los vecinos de Siria. En el momento actual, hay más de 970.000 solicitantes de asilo sirios en los países de la UE.

La UE es también un socio comercial clave para Siria. En 2016, el comercio de la UE con Siria alcanzó los 500 millones de dólares, justo por debajo del 7% del que era antes de la guerra, en 2010: 7.200 millones de dólares.

¿Alentaría un amplio programa de reconstrucción a los más de cinco millones de refugiados que abandonaron Siria a regresar a casa?


Una refugiada siria llega con su bebé a Lesbos, Grecia, en abril de 2015 (AFP)

Kattan dijo: “Damasco tiene dos cartas sobre la mesa: los refugiados, a quienes los países de la UE les encantaría enviar de vuelta a casa, que es por lo que Alemania está enviando mucho dinero de ayuda; y compartir inteligencia sobre entidades terroristas, como sucedió tras el 11 de septiembre de 2001”.

“Algunos gobiernos occidentales han estado visitando Damasco para reiniciar esas relaciones bilateralmente, fuera del marco de la UE. Es una actitud oportunista pero importante para el gobierno sirio.”

La UE ha declarado que quiere contribuir a la “estabilización y pronta recuperación de las zonas donde ha disminuido la violencia”.

Kattan observó: “Lo primero que hay que lograr es la reconstrucción y el desarrollo”.

Pero hay una advertencia: la UE es otra parte que quiere transición política, es decir, que Asad renuncie al poder. Eso hizo que Moscú acusara a Bruselas de “politizar la ayuda”.

Las organizaciones occidentales de ayuda humanitaria, reunidas en Bruselas en abril de 2017, estipularon las mismas condiciones. En un comunicado conjunto, CARE International, el International Rescue Committee, Norwegian Refugee Council, Oxfam y Save the Children dijeron que “el apoyo internacional estaría condicionado a que se alcanzara una solución política, a que se respetaran los derechos humanos y a la protección de una sociedad civil independiente. Si no se dan estas condiciones, los intentos de ayuda a la reconstrucción se arriesgan a hacer más daño que bien”.

Por otra parte, Asad ha declarado que la UE no tiene papel alguno que jugar en la reconstrucción de Siria.

Según están las cosas, puede que la mejor opción sean las inversiones europeas a escala menor. En octubre, el ministro de Finanzas sirio dijo que se estaban haciendo preparativos para relanzar consejos empresariales bilaterales con varios países que consideran “amistosos”, incluida la República Checa.

Alam dijo: “Siria no necesita sumas inmensas del exterior como la gente predice. Puede salir adelante con pequeños proyectos de infraestructura que vengan de fuera y los mismos sirios encargarse de hacer el resto”.

“Indonesia ha donado varios hospitales y ambulancias, y los malayos han hecho lo mismo. Es esa pequeña actividad económica la que hace que el gobierno siga siendo relevante. Francia y Europa se equivocan si piensa que pueden chantajear a Siria bajo sus propios términos.”

Multinacionales: Desanimadas por los aranceles

No es sorprendente que el poder de compra de los consumidores sirios sea mínimo tras seis años de conflicto.

El PIB fue en 2016 de sólo 15.000 millones de dólares, la cuarta parte del que era en 2010. Según la ONU, más del 80% de los sirios viven por debajo del umbral de la pobreza. Incluso antes del conflicto, el mercado no tenía un volumen masivo. El escaso poder de compra significa márgenes pequeños de beneficios para los comerciantes.


Una tienda recién reabierta entre las ruinas de Alepo, julio de 2017 (AFP)

Al menos, eso lo ha hecho atractivo para los países que comercian a segundo y tercer nivel, como Brasil, Sudáfrica, Malasia, Argelia y Egipto.

Alam dijo: “El éxito del gobierno sirio antes de la guerra fue abrir la economía a países que no tenían un comercio excesivo. Ellos [Damasco] están precisamente reviviendo lo que ya tenían, nada del otro mundo, pero todo suma”.

Kattan citó los aranceles y las dificultades de operar en Siria como obstáculos para la inversión extranjera directa (IED) occidental. “A nivel empresarial, miren la perspectiva económica anterior a 2011. ¿Por qué no había allí compañías occidentales, excepto en el campo energético? ¿O las del Golfo, que tenían vínculos con el régimen cuando las cosas parecían de color de rosa? Ahora tienen que convencer a las multinacionales para que vayan a hacer dinero. Pero el gobierno podría expropiar las inversiones o los derechos de propiedad”.

El omnipresente dominio de los señores de la guerra y de los compinches de los dirigentes son también elementos disuasorios, al igual que las sanciones internacionales.

¿Son bien recibidos los sirios que vuelven del extranjero?

El mes de julio se estableció en Marsella la Asociación Empresarial Internacional Siria (SIBA, por sus siglas en inglés). Patrocinada por el Banco Mundial, se trata de una iniciativa para animar a los empresarios sirios expatriados a que inviertan en la reconstrucción.

Riad al-Khouri, director de Oriente Medio en la asesoría de riesgos políticos GeoEconomica, con sede en Amán, dijo que tiene potencial.

“Hay cerca de 100.000 millones de dólares de dinero sirio fuera del país”, dijo. “Gran parte de ese dinero volverá, porque el gobierno necesita a la diáspora mucho más que antes, por tanto hay una oportunidad. La financiación llegará de forma mucho más rápida de lo que la gente espera”.

Esas inversiones encajarían en la aparente estrategia de Damasco de apelar a pequeñas inversiones procedentes de múltiples actores. Sin embargo, el país está enviando mensajes mezclados, según Yazigi.

Aunque algunos miembros del gobierno han pedido a los expatriados que vuelvan para invertir y les han ofrecido incentivos, como en el caso de los empresarios que se encuentran en Egipto, la prensa local de propiedad estatal ha denunciado como traidores a los empresarios que huyeron de Siria. “Hay muchos intereses en conflicto”, dijo Yazigi.

En octubre, Damasco congeló los activos de Imad Ghreiwati, un empresario que hizo su fortuna por sus lazos con el gobierno, pero que se marchó a los EAU en cuanto el conflicto estalló. “Es un mensaje enviado a los inversores: quien no nos apoye, no tiene nada que hacer con nosotros”, dijo Yazigi.

Así pues, ¿dónde deja todo esto la reconstrucción de Siria?

A menos que haya un giro de 180º en las políticas de la UE, EEUU y Turquía hacia el gobierno de Asad, Siria no va a conseguir las decenas de miles de millones de dólares que necesita para poner el país en pie de nuevo. “La narrativa de que llegarán miles de millones de dólares no es sino una ilusión”, dijo Kattan.

Siria tendrá que depender, en cambio, de inversiones y desarrollos de infraestructura a pequeña escala para seguir adelante. La reconstrucción va a ser un proyecto a largo plazo, y sólo si finalmente Damasco desarrolla algún tipo de estrategia.

Alam dijo: “Se tratará de pequeñas inversiones y de una regeneración gradual de las empresas. No cambiarán las reglas de juego pero mantendrán funcionando la economía local”. 





Paul Cochrane es un periodista independiente que vive en Beirut desde 2002. Cubre temas de Oriente Medio y Asia Central para publicaciones especializadas, revistas empresariales y periódicos. Sus trabajos se han publicado en múltiples medios, entre ellos Reuters, Money Laundering Bulletin, Accountancy Futures, Commercial Crime International, Petroleum Review y Jane’s. Se educó en Gran Bretaña y EEUU y obtuvo un máster en Estudios de Oriente Medio en la Universidad Americana de Beirut.


Esta traducción puede reproducirse libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y a Rebelión.org como fuente de la misma.

http://www.rebelion.org/noticia.php?id=234334&titular=%BFqui%E9n-pagar%E1-la-reconstrucci%F3n-de-siria-cuando-acabe-la-guerra?-

LOS GASTOS MILITARES DE ISRAEL Y EL COMPLEJO INDUSTRIAL MILITAR: DESCRIPCIÓN GENERAL Y DINÁMICA




Escrito y producido por SF Team : Daniel Deiss, Edwin Watson

A lo largo de décadas, Estados Unidos e Israel han mantenido estrechas relaciones bilaterales basadas en políticas estadounidenses a largo plazo, estables a favor de Israel. Tradicionalmente han brindado un fuerte apoyo a Israel, ya que los dos países son aliados, han compartido intereses estratégicos en Medio Oriente (preocupación por Irán, el régimen de Assad en Siria y el extremismo islámico) y adhesión a una definición compartida de valores democráticos. La ayuda estadounidense ayudó a Israel a transformar su ejército en uno de los más avanzados tecnológicamente en el mundo. Dado que el estado judío está muy limitado en sus recursos humanos, territoriales y materiales, tuvo que enfatizar la superioridad cualitativa en la región, y la ayuda de los EE. UU. Hizo mucho para mantener esa superioridad.

El elemento más importante de la cooperación técnico-militar estadounidense-israelí es la ayuda militar. Israel es el principal receptor de ayuda militar de los Estados Unidos en forma de subvenciones y entregas directas de equipo en condiciones ventajosas. Desde 1976, Israel ha sido el mayor receptor de ayuda anual de los EE. UU. Y desde 1987 de la ayuda militar de los EE. UU. Además, según algunas estimaciones, Israel recibe $ 1 mil millones al año en forma de contribuciones de caridad, y una suma similar a través de fondos a corto y largo plazo. Estados Unidos proporciona ayuda a Israel en varias formas: ventas militares extranjeras, ventas comerciales directas, artículos de defensa en exceso, y también fondos para apoyar la investigación y el desarrollo. Además, el programa de Financiamiento Militar Extranjero implementado por el Departamento de Estado de los EE. UU. Se ha convertido, a lo largo de los años, en el mayor de todos los programas implementados por los EE. UU. Uno debe notar que, por ejemplo, de $ 5. 7 mil millones presupuestados para este programa en 2014, $ 3.1 se destinaron a Israel. En otras palabras, Israel obtiene más asistencia militar a través de este programa que el resto del mundo en conjunto. Esta suma no incluye el financiamiento de los programas ABM de Israel, que se calculan en otros $ 500 millones. A diferencia de otros programas, la FMF le permite a Israel gastar hasta el 25% de los fondos proporcionados por los Estados Unidos en programas militares propios. Todos los demás países que reciben ayuda militar deben gastarla solo en armas y equipos estadounidenses. La FMF le permite a Israel gastar hasta el 25% de los fondos provistos por los Estados Unidos en programas militares propios. Todos los demás países que reciben ayuda militar deben gastarla solo en armas y equipos estadounidenses. La FMF le permite a Israel gastar hasta el 25% de los fondos provistos por los Estados Unidos en programas militares propios. Todos los demás países que reciben ayuda militar deben gastarla solo en armas y equipos estadounidenses.

Los totales anuales de asistencia militar de los EE. UU. Se presentan en la siguiente tabla.

Haz click para ver la imagen a tamaño completo

Se debe tener en cuenta que las verdaderas cantidades de ayuda de los Estados Unidos son desconocidas, ya que el valor del financiamiento, los servicios y el equipo militar se proporcionan solo para los programas FMF y DCS (ventas comerciales directas).

El tratado a largo plazo entre EE. UU. E Israel sobre asistencia militar merece un tratamiento por separado. El nuevo acuerdo concluido en septiembre de 2016 establece que Estados Unidos proporcionará a Israel $ 38 mil millones de ayuda entre 2018 y 2027. Este acuerdo entrará en vigor al vencimiento del actual en diciembre de 2017, según el cual Estados Unidos dio a Israel $ 3 mil millones cada año. ($ 30 mil millones en 10 años).

Susan Rice, asesora de seguridad nacional de los EE. UU., Señaló que el acuerdo "representará un aumento significativo del apoyo y la provisión de medios para modernizar la mayor parte de su flota de cazas, aumentar la movilidad de la unidad terrestre y fortalecer las capacidades de ABM". Esta es una suma récord en toda la historia de Tratos militares de EE. UU., Pero Israel se vio obligado a hacer concesiones para conseguirlo. Por ejemplo, el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, exigió un aumento de $ 4.5 mil millones / año. Pero al final, Israel no solo recibió una suma menor, sino que también tuvo que renunciar a la asistencia adicional del Congreso de los EE. UU. Y la transición a la compra de equipo militar de los EE. UU. Dentro de los seis años. Además, el líder de Israel prometió no recurrir a los miembros del Congreso para pedir más, aunque solía tener ese derecho, por una suma de hasta $ 500 millones / año.


Si quieres saber mas, toda la noticia en:

https://southfront.org/israels-military-expenditures-and-military-industrial-complex-overview-and-dynamics/

SITUACIÓN MILITAR EN IRAQ EL 22 DE NOVIEMBRE DE 2017 (ACTUALIZACIÓN DEL MAPA)

Situación militar en Iraq el 22 de noviembre de 2017 (actualización del mapa)



https://southfront.org/military-situation-in-iraq-on-november-22-2017-map-update/

China tiene grandes esperanzas para el helicóptero Z-20

Se vieron dos helicópteros Z-20 en un aeropuerto civil en las tierras altas de la provincia de Gansu. (Internet chino Weibo @lyhfire)




El nuevo helicóptero Z-20 de mediana capacidad de China se ha acercado a su capacidad operativa completa al completar pruebas de gran altitud en el campo de aviación Xiahe en la provincia de Gansu. Fotos de dos Z-20s-seriales 635, 636 con las insignias de la Fuerza Aérea del Ejército de Liberación Popular (PLAAF) - surgieron en la internet china, indicando que los helicópteros fueron entregados al servicio de su fabricante Harbin Aircraft Industry Group ( HAIG), para pruebas finales y evaluaciones. Las pruebas se realizaron hasta a 4.000 m (13.200 pies).

El requisito Z-20 se remonta a la década de 1980, cuando China buscaba un helicóptero mediano de servicios públicos para las operaciones en la región montañosa del oeste. El PLAAF finalmente adquirió 24 Sikorsky S-70C-2 con los motores mejorados General Electric T700-701A. Se informó que el rendimiento del S-70 en las tierras altas no tenía comparación, incluso con la posterior adquisición por parte de China de helicópteros Mil Mi-17V5 de Rusia.

El desarrollo del llamado "proyecto de helicóptero de 10 toneladas" comenzó en 2006 cuando se mostró un modelo a pequeña escala del Z-20 en el Zhuhai Airshow de ese año. Pero no fue hasta el 23 de diciembre de 2013 que el Z-20 hizo su primer vuelo . Hizo su primera aparición pública en el Zhuhai Airshow 2016.

A primera vista, el Z-20 tiene un gran parecido con la serie Sikorsky UH-60 / S-70 Black Hawk. Comúnmente se lo conoce como el Black Hawk chino. Sin embargo, el diseñador Z-20 Deng Jinghui dijo a los medios chinos que el Z-20 es un diseño fly-by-wire. Las principales diferencias visuales son cinco palas principales del rotor en el Z-20 y un marco de unión más angular entre la cola y el fuselaje. El observador militar Huo Yanbin cree que estas características le darán al Z-20 más sustentación y mayor capacidad de cabina y resistencia que el Black Hawk.

Las fotos más recientes también muestran un nuevo carenado instalado detrás de los escapes de los motores y otro en el ramal de la cola, que probablemente sean alojamientos para comunicaciones por satélite o el sistema de navegación por satélite BeiDou (Big Dipper).

Una parte crucial de un desarrollo exitoso del Z-20 sería la integración de sus motores. En general, se cree que la central primaria para el Z-20 es el motor de turboeje WZ-10 doméstico, que proporciona 1.600 kW (alrededor de 2.145 shp). En comparación, los últimos motores UH-60 GE T700-701D producen 1.500 kW (alrededor de 2.011 shp).

Más allá de las operaciones en las tierras altas, Huo cree que el Z-20 será una plataforma de movilidad y proyección aérea clave para el EPL, y también proporcionará a la Armada del Ejército Popular de Liberación (PLAN) un helicóptero naval multifuncional muy necesario. Huo dice que, en comparación con la serie Harbin Z-8/18, el tamaño más pequeño del Z-20 y sus sistemas más nuevos permitirán que el Z-20 sea interoperable en todas las naves PLAN, pero lo suficientemente grande como para instalar un conjunto completo de -capacidades submarinas. Estos no se encuentran en los helicópteros Harbin Z-9 y Kamov Ka-28 de la armada.

https://www.ainonline.com/aviation-news/defense/2017-11-22/china-has-high-hopes-z-20-helicopter-0

Argentina acelera la búsqueda del submarino con la ayuda de 10 países y una mejora del clima


Diapositiva 1 de 8: El submarino ARA San Juan, un buque diésel-eléctrico construido en Alemania, cerca de Buenos Aires, en una imagen sin datar.



Día seis. Los 44 tripulantes del submarino argentino ARA San Juan están perdidos en el Atlántico sur desde el miércoles pasado. Nada se sabe de ellos. Ni una señal de radio, una baliza de auxilio o o una mancha de aceite en el mar que permita a los equipos de rescate dar con su ubicación. En la noche de este martes, un avión detectó la luz blanca de dos bengalas y un buque levantó una balsa salvavidas vacía. Sólo se sabe que no eran del submarino y ahora buscan su origen. Bien al sur, en Comodoro Rivadavia, la capital de Chubut, en línea recta con las Islas Malvinas, zarparon dos buques noruegos con capacidad para rescates en profundidad. Aprovecharán que el estado del clima ha mejorado, al menos un poco. Las olas ya no tienen hasta siete metros sino cuatro, y los sonares de los buques rastreadores se han vuelto más fiables. Los barcos noruegos estarán en la zona de operaciones dentro de un día y medio, mientras diez países buscan por agua y por aire al ARA San Juan. La magnitud del operativo no tiene antecedentes en Argentina.

El tiempo avanza y no hay noticias del submarino perdido. Los familiares pasan de la expectativa a la frustración en cuestión de horas. Ayer fue un día que terminó mal para quienes esperan en Mar del Plata, 400 kilómetros al sur de Buenos Aires, el regreso de los tripulantes. En pocas horas, la Armada confirmó que siete llamadas satelitales captadas el sábado no habían salido del teléfono del barco. Luego escucharon que el portavoz de la Armada, Enrique Balbi, anunciaba el registro de “ruidos constantes” desde el fondo del mar, a 200 metros de profundidad y en la ruta que el ARA San Juan debía seguir desde su última ubicación, frente al golfo San Jorge, en la Patagonia argentina. La esperanza duró sólo unas horas. El mismo Balbi dijo que el origen de los ruidos era “ecológico”, es decir que no respondían a golpes dados contra el casco de la nave, en código morse, como indica el protocolo. Vuelta a empezar.

Las expectativas están puestas ahora en el operativo de rescate en el mar, el más grande del que Argentina tenga memoria. Diez países han prestado su ayuda. Buques, aviones, radares y submarinos de rescate llegaron desde Estados Unidos, Reino Unido, Noruega, Brasil, Chile, Perú o Colombia. España ha enviado tres contenedores especiales con víveres y otros suministros necesarios para el rescate, según confirmó el jefe de la flotilla de submarinos española, Alejandro Cuerda, al canal de noticias TN.
Un operativo sin precedentes

© Proporcionado por EL PAIS Un efectivo del Comando de Rescate Submarino (URC) de Estados Unidos, prepara los pertrechos de rescate en el muelle de Comodoro Rivadavia, Chubut.

La actividad ha sido enorme en Comodoro Rivadavia, hasta donde llegaron los dos buques noruegos que realizaban trabajos en plataformas petroleras en el estrecho de Magallanes. Durante tres días, los operarios armaron y subieron a bordo cuatro vehículos no tripulados de rescate enviados por Estados Unidos, el país que más ha contribuido. Tanto que el comandante Michel Erbelein, de la Armada de ese país, se ha puesto al frente del plan de rastrillaje y rescate junto al capitán argentino Gabriel Actis.

Los equipos de rescate llegaron desde la base que la Marina de Estados Unidos tiene en Pearl Harbor, Hawaii, en un C-5, uno de los aviones miliares más grandes del mundo. "El lunes trajeron por vía aérea carga y equipamiento especial con partes de un submarino, una campana presurizada para emergencia en profundidad y vehículos que se manejan a control remoto", dijo el director del puerto de Comodoro Rivadavia, Fabio Cambareri. El funcionario dijo que no recuerda semejante despliegue de pertrechos y personal militar “desde la guerra de Malvinas”, en 1982.

Para que el rescate sea exitoso falta aún lo más importante: encontrar el ARA San Juany sus tripulantes. La mejora del clima permitió acelerar la fase dos del operativo, en un área tan grande como dos veces la ciudad de Buenos Aires. Con sonares de última generación, los buques rastrillan el fondo del mar. Los aviones, mientras tanto, buscan en el mar algún indicio que ayude a afinar la zona de búsqueda, como una mancha de aceite o basura flotando en el mar.

Una vez hallado el submarino, algo que la Armada argentina asegura que ocurrirá tarde o temprano, los buques noruegos, ya en posición, lanzarán al agua las cuatro cápsulas no tripuladas. Los dispositivos se manejan por control remoto y están diseñados para adherirse a la nave hundida y sacar a la tripulación en grupos de hasta seis personas.


https://www.msn.com/es-es/noticias/internacional/argentina-acelera-la-b%C3%BAsqueda-del-submarino-con-la-ayuda-de-10-pa%C3%ADses-y-una-mejora-del-clima/ar-BBFs5Sx?li=BBpm69L&ocid=mailsignout

La cuenta de gastos del Senado de EE. UU. Menos alcista en la compra F-35

Resultado de imagen de F-35B.
FUENTE: FLIGHTGLOBAL.COM 
POR: LEIGH GIANGRECO 
WASHINGTON DC


El presidente del Comité de Asignaciones del Senado de EE. UU. Aprobó la versión de la cámara del proyecto de ley de gastos de defensa del año fiscal 2018 esta semana, una medida que acerca la legislación al paso final.

En junio, el comité de asignaciones de la Cámara de Representantes de EE. UU. Aprobó su versión del proyecto de ley de asignaciones de defensa para el año fiscal 2018. El proyecto de ley de asignaciones del Senado agrega menos Lockheed Martin F-35s al presupuesto que lo solicitado por la Administración en comparación con la versión de la Cámara de la Cámara de Representantes.

La Cámara propuso agregar 14 Lockheed Martin F-35 más por encima de la propuesta de presupuesto original del presidente. La marca del Senado exige $ 1,000 millones para financiar ocho F-35 adicionales, incluidos cuatro F-35C y cuatro F-35B.

A pesar de una menor contratación inicial F-35, el proyecto de ley del Senado aún proporciona $ 120 millones adicionales para financiar un aumento planificado de compras F-35 en FY2019, así como $ 750 millones para financiar repuestos y piezas de reparación para abordar problemas de mantenimiento y preparación en todo el fuerza conjunta.

El aumento en el financiamiento para el mantenimiento se produce después de un informe reciente de la Oficina de Responsabilidad Gubernamental que indicó que los F-35 no podían volar el 22% del tiempo entre enero y agosto de 2017 debido a la escasez de piezas de repuesto.

Aún así, el aumento simultáneo en el mantenimiento y la adquisición no concuerda con otra sección del mismo informe que advirtió que mucho después de que Lockheed complete sus entregas, el programa F-35 continuará enfrentando problemas de sustentabilidad ya que el Pentágono no identificó toda la información técnica datos necesarios del contratista principal para garantizar el rendimiento y el apoyo del sistema de armas.

Ambas cámaras acordaron otras líneas de pedido, incluido el Boeing F / A-18E / F Super Hornet. El Senado propuso agregar $ 739 millones para 10 Boeing F / A-18E / F adicionales. El Senado también pidió agregar $ 108 millones para ocho helicópteros Sikorsky UH-60 Black Hawk para la Guardia Nacional del Ejército, el mismo nivel que la versión de la Cámara.

Ambas asignaciones de créditos incluyen provisiones para respaldar una aeronave del Sistema de Radar de Ataque Objetivo de Vigilancia Conjunta de próxima generación, una recapitalización que ha permanecido como una vaca sagrada para los legisladores incluso cuando la fuerza aérea ha posicionado el programa en su tabla de cortar.