Google+ Followers

jueves, 29 de diciembre de 2016

La guerra electromagnética y el crash del Tupolev ruso






La misión del Tupolev ruso era especial: llevaba a bordo un general, a los músicos del Coro del Ejército Rojo, a las bailarinas del mismo y periodistas de cadenas de televisión muy importantes que iban a participar en las festividades de Año Nuevo organizadas por el Ministerio de Defensa de Rusia para sus fuerzas expedicionarias en Siria. Como es de imaginar, la seguridad y el mantenimiento debería haberse mimado hasta en el último tornillo; sin embargo se estrelló en el Mar Negro sin razón aparente, como si fuera el Triángulo de las Bermudas.

El desastre ocurrió justo después del despegue cuando 3 motores fallaron al mismo tiempo, esto se sabe porque el Tupolev cayó al mar en un silencio total. El pecio se encuentra a una profundidad de 50-70 metros y los escombros se dispersan a una gran distancia debido a la corriente que es particularmente fuerte en ese área y a un mar tormentoso invierno (...).

Aviones caen, por desgracia, y con bastante regularidad, pero la rareza de este accidente ha sido señalado por muchos observadores. No sólo la aeronave estaba en excelentes condiciones y sometida a un estrecho seguimiento de vuelo, es que la tripulación no dio ningún aviso de radio. La torre de control solo pudo ver la desaparición del aparato.

Este es un caso raro, mucho más raro que la desaparición del avión de Malaysian Airlines. De todos modos, una gran cantidad de profesionales militares rusos creen que una razón lógica podría haber dado lugar a la tragedia. Algunos especulan que pudo haber sido un misil de crucero o un portátil tipo "Stinger", pero si eso hubiera sido así, debería haberse registrado el impacto y el destello en el momento de la explosión, por no hablar de la estela que dejaría el misil.

Desde hace mucho tiempo, los rusos hablan de sus armas ultra-sofisticadas en el área de defensa aérea y de interferencia electrónica. Recordemos que no hace mucho tiempo aún, los medios de guerra electrónica de un solo avión de combate ruso que sobrevoló un crucero de EE.UU. en el Mar Negro, causó el bloqueo de todos los sistemas electrónicos del buque incluido sus enlaces con los sistemas de satélites y armas a bordo.

Esta información demuestra de manera elocuente, que se pueden bloquear los instrumentos de vuelo por medio de la guerra radioelectrónica. Si los rusos lo hicieron, sería lógico suponer que la OTAN tiene a su disposición el mismo tipo de armas. Un grupo de combate de EE.UU. se encuentra actualmente en el Mar Negro pero lo más importantes es que dos buques de guerra franceses el "Dupuy- De-Lome" y el "Chevalier Paul" equipados con los últimos adelantos en el campo de la lucha radioelectrónica, también se encontraban en la misma zona (...).

Esa hipótesis debería ser tomada en consideración, y si Francia sabe algo, no nos sorprendería tanto el hecho de que los lacayos del Elíseo que- a diferencia de la mayoría de los líderes mundiales incluyendo los estadounidenses- tuvieran mucho cuidado en no expresar sus condolencias al Kremlin, limitándose a un breve mensaje de su embajador en Moscú. ¿Se trata sólo de un acto cínico o ese detalle es causa de reflexión?

Fuente: pravdafrance

Vía: jmalvareblog



http://www.verdadypaciencia.com/2016/12/la-guerra-electromagnetica-y-el-crash-del-tupolev-ruso.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario