Google+ Followers

lunes, 25 de julio de 2016

Submarinos que están de moda

El Submarino nuclear HMS Ambush, en el puerto de Gibraltar para ser reparado. Jorge GuerreroAFP

CARLOS TORO

22/07/2016 08:46

Otra vez un submarino británico dando que hablar y escribir entre nosotros. No es el veterano HMS Tireless, ya jubilado en junio de 2014, sino el moderno HMS Ambush, la segunda unidad de la clase Astute, unos sumergibles destinados a sustituir a la clase Trafalgar, a la que pertenecía el Tireless. En la Royal Navy, las siglas HMS (His/Her Majesty's Ship, Barco de Su Majestad) preceden al nombre del barco. Suprimámoslas en adelante para abreviar.
En las Marinas del mundo, la denominación genérica de una clase, de un tipo concreto de barcos, corresponde al nombre de la primera unidad botada. Eso significa que el Ambush (S120) entró en el agua después del Astute (S119), cuya madrina fue la duquesa de Cornwall, Camila Parker, esposa de príncipe Carlos. Hace pocas semanas se convirtió oficialmente en operativa la tercera unidad de la serie, el Artful, de numeral S121. En diferentes fases de construcción se encuentran otras cuatro unidades, todas ellas con nombres que empiezan por A, otra tradición británica, que irán entrando en servicio los próximos años, incorporando las mejoras inherentes a los avances tecnológicos, de los que también se benefician, en sus frecuentes obras de actualización, los ejemplares más antiguos.

Están muy de actualidad los submarinos británicos. Una de las primeras iniciativas de Theresa May, la nueva jefa del Ejecutivo, ha sido pedir al Parlamento la aprobación (y obtenerla) para construir cuatro nuevos submarinos lanzamisiles que reemplacen a los otros cuatro de la clase Vanguard que constituyen la fuerza británica de disuasión nuclear.

Fabricados por BAE Systems Submarines en Barrow-in-Furness, el Ambush y sus gemelos, que han sufrido retrasos en las entregas e incremento de costes, no portan, como armamento principal, misiles Trident II D5 de 12.000 kilómetros de alcance, sino de crucero (Tomahawk), de alcance medio (de 1.000 a 1.500 km.) en un sofisticado sistema integrado de combate que incluye otros misiles (Sub Harpoon antibuque) y torpedos pesados Spearfish, amén de minas. Son SSN, submarinos de ataque, cazadores de otros submarinos y batidores de las zonas cercanas a las costas, por comparación con la capacidad intercontinental de los Vanguard SSBN.

Están basados en Faslane (Escocia). Son grandes (7.500 toneladas de desplazamiento), pero no tanto como los monstruosos Vanguard (16.000 en inmersión). Las primeras unidades, incluido el Ambush, costaron cada una de ellas 1.800 millones de euros. A pesar de que todos los costes suelen aumentar con el tiempo y el incremento de valor de las tecnologías punta, la experiencia con las primeras unidades permitirá, al parecer, reducir ese precio a 1.400 millones en las posteriores.

Como llamativa novedad, y a semejanza de los colosales submarinos estadounidenses de clase Ohio, a popa de la vela, que es como se denomina la superestructura que sobresale del casco, los Astute incluyen un cilindro de acero conocido por dry deck shelter (refugio de cubierta seca), que alberga un minisubmarino para operaciones especiales. También emplean un nuevo sistema optrónico, lo que significa que no montan el tradicional periscopio.

A pesar de desplazar 2.500 toneladas más que su antecesora, la clase Trafalgar, su tecnología permite ser operados por 98 tripulantes en lugar de 115, con la consiguiente mejora en las condiciones de trabajo y habitabilidad.


http://www.elmundo.es/espana/

No hay comentarios:

Publicar un comentario