Google+ Followers

miércoles, 28 de febrero de 2018

Proyecto Azorian, la estafa maestra de la CIA para acceder a misiles



ELNUEVODIA.COM

La CIA tardó seis años en construir el barco Hughes Glomar Explorer en un proyecto que costó $500 millones. (AP)


Durante la Guerra Fría, Estados Unidos y Rusia realizaron una enorme cantidad de misiones, muchas de ellas se lograron cumplir exitosamente y otras fueron un fracaso. Todo era válido en la lucha entre las dos naciones más poderosas del mundo.

Entre todo este frenesí de competencia y rivalidad, existió una misión en particular que ha salido a la luz casi medio siglo después, y que representó uno de los más grandes engaños en la historia por parte de la CIA.

Todo comenzó en 1974 con la construcción de un enorme barco que contaba con una gran torre de perforación, y un moderno equipo de minería que zarparía desde las costas californianas hacia el corazón del océano Pacífico.



El objetivo de este buque era el deacceder a una fuente de enorme riqueza en el fondo del mar que abriría nuevos caminos mineros, extrayendo por primera vez metales valiosos del suelo marino.

Sin embargo, ante toda esta destacada y brillante exploración existía un detalle oculto que muy pocos sabían, y que hasta ahora se pudo saber: todo era un montaje.

Casi medio siglo después, se ha dado a conocer a través de una investigación de la BBC, que en realidad la construcción de aquel barco tenía el objetivo de encontrar un submarino soviético que se había hundido en aquella época a 1,242 millas de Hawái.

Esta búsqueda sin cuartel por parte de los estadounidenses, se centraba en poder localizar este submarino para tener acceso a los misiles nucleares rusos y poder estudiar las comunicaciones navales de los soviéticos.

En aquel momento, el K-129 no había sido localizado por parte de la milicia rusa a pesar de una intensa búsqueda. La inteligencia estadounidense, a través de una red de vigilancia subacuática, pudo detectar al submarino que se encontraba a unas 3 millas de profundidad.

Este proyecto que recibió el nombre de Azorian, no solo buscaba recuperar el K-129, sino que tenía el propósito de ser encontrado sin que los rusos lo supieran, por lo que se creó una gran cortina de humo simulando que se tratada de una expedición minera sin precedentes, explicó la BBC.

Sin embargo, pese a los esfuerzos de los tripulantes que trabajaron con la maquinaria especializada para recuperar el submarino, se dio a conocer que muchas piezas se dañaron y al momento de intentar rescatar los vestigios del submarino del agua, este se partió.

Al final solo pudieron rescatar una pequeña porción delantera del K-129, pero los misiles y los libros con códigos nunca fueron hallados y los esfuerzos por recuperar la nave cesaron.

https://www.elnuevodia.com/tecnologia/tecnologia/nota/proyectoazorianlaestafamaestradelaciaparaaccederamisiles-2402742/

No hay comentarios:

Publicar un comentario