Google+ Followers

sábado, 29 de julio de 2017

Sus tuits retratan a Trump como creativo, inestable y neurótico Para nadie es un secreto que el presidente Donald Trump está obsesionado con Twitter. Es habitual verle publicando mensajes y diatribas desde primera hora de la mañana y a las horas más intempestivas de la noche. Su frenética actividad en esta red social ha llevado a un grupo de analistas a revisar todos los tuits del presidente, y su estudio arroja unas cuantas interesantes conclusiones. Los textos del empresario metido a político muestran que Donald J. Trump es un tipo creativo y competitivo al que le encanta saltarse las normas. También revelan sus tendencias neuróticas. Este análisis sobre lo que su actividad tuitera dice sobre los rasgos de su personalidad y sus implicaciones en el liderazgo político ha sido publicado en el Springer's Journal Small Business Economics. Desde que Trump se dio de alta en Twitter en 2009 hasta mayo de 2017, el actual presidente de Estados Unidos ha publicado más de 35.000 tuits, lo que supone una media de unos doce por día. Con 30 millones de followers, es el segundo político más seguido del mundo por detrás de su precursor en el cargo Barack Obama, quien tuitea una media de cuatro mensajes diarios. Los investigadores que han llevado a cabo el estudio, Martin Obschonka, del Centro Australiano de Investigación del Emprendimiento de la Universidad de Tecnología de Queensland, y Christian Fisch, de la Universidad Trier de Alemania, analizaron los aspectos de la personalidad de Trump que salen a la luz en el lenguaje que empleó en 3.200 tuits en octubre de 2016, poco antes de convertirse en presidente. Para ello usaron un software de evaluación lingüística y análisis de textos desde un punto de vista psicológico. La personalidad online del presidente y su léxico fueron comparados con los de otros 150 famosos e influyentes líderes y empresarios como Eric Schmidt (Google), Meg Whitman (HP), Tim Cook (Apple), Elon Musk (Tesla), Michael Dell (Dell) o Jeff Bezos (Amazon), que no pertenecen a la escena política. Los resultados mostraron que Trump es un tipo característico de individuo con fuertes rasgos de lo que se llama personalidad schumpeteriana, típica de los emprendedores exitosos. Este arquetipo debe su nombre a Joseph Schumpeter (1883-1950), un destacado economista austriaco-estadounidense, que fue ministro de Finanzas en Austria (1919-1920) y profesor de la Universidad de Harvard desde 1932 hasta su muerte. Destacó por sus investigaciones sobre el ciclo económico y por sus teorías sobre la importancia vital del empresario y su papel clave a la hora de innovar y determinar el aumento o disminución de la prosperidad. Schumpeter acuñó el concepto de destrucción creativa como forma de describir el proceso de transformación que acompaña a las innovaciones. La personalidad schumpeteriana es creativa, propensa a los cambios y a romper las reglas. SEGURO QUE TE INTERESA... ¿Por qué ganó Donald Trump las elecciones? ¿Por qué ganó Donald Trump las elecciones? Los análisis también muestran que Trump tiene tendencias neuróticas y una capacidad muy escasa de experimentar bienestar. Según Obschonka, "este último rasgo es más bien atípico para un emprendedor, una actividad que requiere, además de optimismo y estabilidad emocional, capacidad de aumentar el grado de felicidad en función de la utilidad". "Aunque hay que decir que el temperamento neurótico no tiene por qué ser solo negativo, ya que puede estimular la competitividad. Parece que su alto grado de neurosis opera como un elemento motivador para el éxito de Trump en sus proyectos como empresario, así como en su rol como líder político", dice Fisch, quien añade que "si el ser diferente, el distinguirse socialmente, es un rasgo preponderante de la personalidad emprendedora, lo vemos claramente reflejado en el inusual perfil psicológico de Trump. Muchos expertos creen que los empresarios exitosos no solo intentan ser diferentes; realmente son diferentes". Los investigadores apuntan que poseer estos rasgos puede ser ventajoso a la hora de dirigir una empresa, pero que liderar una compañía no es lo mismo que gobernar un país. Curiosamente, hace dos meses, el portal de juego online Casino.org hizo un análisis textual titulado Triggering Trump (Trump el pistolero) de 30.000 tuits del presidente estadounidense. El informe se centraba en los objetivos favoritos a los que Trump lanzaba sus dardos, que resultaron ser The New York Times (atacado en un 11 % de los tuits desde octubre de 2016) y la CNN (a la que dirigió casi el 20% de sus mensajes en los primeros meses de 2017). En la lista no podía faltar el expresidente Obama, con quien Trump parece estar obsesionado, ya que el magnate mencionó a su antecesor en más de mil tuits durante los últimos seis años. Entre otras lindezas, Trump acusaba a Obama de no ser un verdadero ciudadano estadounidense y de que se pasa “demasiado tiempo jugando al golf”. Por: Luis Otero


Para nadie es un secreto que el presidente Donald Trump está obsesionado con Twitter. Es habitual verle publicando mensajes y diatribas desde primera hora de la mañana y a las horas más intempestivas de la noche. Su frenética actividad en esta red social ha llevado a un grupo de analistas a revisar todos los tuits del presidente, y su estudio arroja unas cuantas interesantes conclusiones. Los textos del empresario metido a político muestran que Donald J. Trump es un tipo creativo y competitivo al que le encanta saltarse las normas. También revelan sus tendenciasneuróticas. Este análisis sobre lo que su actividad tuitera dice sobre los rasgos de su personalidad y sus implicaciones en el liderazgo político ha sido publicado en el Springer's Journal Small Business Economics.


Desde que Trump se dio de alta en Twitter en 2009 hasta mayo de 2017, el actual presidente de Estados Unidos ha publicado más de 35.000 tuits, lo que supone una media de unos doce por día. Con 30 millones de followers, es el segundo político más seguido del mundo por detrás de su precursor en el cargo Barack Obama, quien tuitea una media de cuatro mensajes diarios. Los investigadores que han llevado a cabo el estudio, Martin Obschonka, del Centro Australiano de Investigación del Emprendimiento de la Universidad de Tecnología de Queensland, y Christian Fisch, de la Universidad Trier de Alemania, analizaron los aspectos de la personalidad de Trump que salen a la luz en el lenguaje que empleó en 3.200 tuits en octubre de 2016, poco antes de convertirse en presidente. Para ello usaron un software de evaluación lingüística y análisis de textos desde un punto de vista psicológico. La personalidad online del presidente y su léxico fueron comparados con los de otros 150 famosos e influyentes líderes y empresarios como Eric Schmidt (Google), Meg Whitman (HP), Tim Cook (Apple), Elon Musk (Tesla), Michael Dell (Dell) o Jeff Bezos (Amazon), que no pertenecen a la escena política. Los resultados mostraron que Trump es un tipo característico de individuo con fuertes rasgos de lo que se llama personalidad schumpeteriana, típica de los emprendedores exitosos.

Este arquetipo debe su nombre a Joseph Schumpeter (1883-1950), un destacado economista austriaco-estadounidense, que fue ministro de Finanzas en Austria (1919-1920) y profesor de la Universidad de Harvard desde 1932 hasta su muerte. Destacó por sus investigaciones sobre el ciclo económico y por sus teorías sobre la importancia vital del empresario y su papel clave a la hora de innovar y determinar el aumento o disminución de la prosperidad. Schumpeter acuñó el concepto de destrucción creativa como forma de describir el proceso de transformación que acompaña a las innovaciones. La personalidad schumpeteriana es creativa, propensa a los cambios y a romper las reglas.

SEGURO QUE TE INTERESA...




Los análisis también muestran que Trump tiene tendencias neuróticas y una capacidad muy escasa de experimentar bienestar. Según Obschonka, "este último rasgo es más bien atípico para un emprendedor, una actividad que requiere, además de optimismo y estabilidad emocional, capacidad de aumentar el grado de felicidad en función de la utilidad". "Aunque hay que decir que el temperamento neurótico no tiene por qué ser solo negativo, ya que puede estimular la competitividad. Parece que su alto grado de neurosis opera como un elemento motivador para el éxito de Trump en sus proyectos como empresario, así como en su rol como líder político", dice Fisch, quien añade que "si el ser diferente, el distinguirse socialmente, es un rasgo preponderante de la personalidad emprendedora, lo vemos claramente reflejado en el inusual perfil psicológico de Trump. Muchos expertos creen que los empresarios exitosos no solo intentan ser diferentes; realmente son diferentes". Los investigadores apuntan que poseer estos rasgos puede ser ventajoso a la hora de dirigir una empresa, pero que liderar una compañía no es lo mismo que gobernar un país.


Curiosamente, hace dos meses, el portal de juego online Casino.org hizo un análisis textual titulado Triggering Trump (Trump el pistolero) de 30.000 tuits del presidente estadounidense. El informe se centraba en los objetivos favoritos a los que Trump lanzaba sus dardos, que resultaron ser The New York Times (atacado en un 11 % de los tuits desde octubre de 2016) y la CNN (a la que dirigió casi el 20% de sus mensajes en los primeros meses de 2017). En la lista no podía faltar el expresidente Obama, con quien Trump parece estar obsesionado, ya que el magnate mencionó a su antecesor en más de mil tuits durante los últimos seis años. Entre otras lindezas, Trump acusaba a Obama de no ser un verdadero ciudadano estadounidense y de que se pasa “demasiado tiempo jugando al golf”.

https://www.muyinteresante.es/tecnologia/articulo/sus-tuits-retratan-a-trump-como-creativo-inestable-y-neurotico-671501222242?utm_source=feedburner&utm_medium=email&utm_campaign=Feed%3A+Muyinteresantees+%28MuyInteresante.es%29

No hay comentarios:

Publicar un comentario