Google+ Followers

lunes, 10 de julio de 2017

Furia de titanes en la aviación: Los bombarderos B-1 y Tu-160 aún tienen mucho futuro



Un experto de Defensa compara dos modelos clave de la aviación estratégica de EE.UU. y Rusia y asegura que ambos tienen años de servicio útil por delante.
El avión Rockwell B-1 Lancer vs. el 'Cisne Blanco' Túpolev Tu-160
Reuters

Aunque existen ya proyectos de nuevos bombarderos estratégicos con propiedades furtivas tanto en Rusia como en EE.UU. aún no le ha llegado la hora a los dos principales modelos de aviones capaces de portar cargas nucleares en los ejércitos de los dos países. Al menos así lo creen en la revista 'The National Interest' en referencia al avión estadounidense Rockwell B-1 Lancer y al ruso Túpolev Tu-160, catalogado oficialmente como Blackjack por la OTANy apodado 'Cisne Blanco' entre los pilotos.

Ambos entraron en servicio en los años 1980, siendo el bombardero soviético una respuesta al proyecto en desarrollo de Rockwell International cuando el bombardero estratégico estadounidense ya contaba con varios prototipos. El analista en materia de defensa Dave Majumdar hace hincapié en la similitud en el aspecto físico que tienen estos aviones y en la geometría variable de sus alas, pero afirma que los dos son muy diferentes.


El autor recuerda que el avión B-1A fue diseñado inicialmente para las incursiones supersónicas a grandes alturas, pero en 1977 los estadounidenses se dieron cuenta de que no iba a superar la defensa antiaérea de la Unión Soviética. La Administración de Jimmy Carter canceló el proyecto, pero en 1980 resurgió con la versión B-1B, enfocada en las misiones a baja cota.

Esta última logró una "combinación de velocidad, enmascaramiento con el terreno y reducción de la visibilidad para los radares". Por otro lado, el B-1 tuvo que "sacrificar" la altitud de vuelo y, como consecuencia, el rendimiento de alta velocidad. La versión A podía acelerarse hasta los Mach 2, mientras que la B solo vuela a Mach 1,25.




El peso máximo pasó de 179 a 216 kilogramos en una y otra versión del Lancer estadounidense, pero los Tu-160 rusos pueden portar mucha más carga: admiten un peso máximo para despegar de 275 toneladas. El Túpolev es más pesado, pero también es notablemente más rápido: su velocidad promedia oscila en torno a Mach 1.700.

Los rusos asocian el futuro de su aviación estratégica con un 'Cisne Blanco' remodelado: la versión Tu-160M2. La modernización incluye una aviónica integrada, nuevos sistemas de cálculo, control, navegación y lucha radioeléctrica. La aeronave no solo deberá reemplazar el parque de los viejos Tu-160, sino que también sustituir a los bombarderos Tu-22M y los turbohélices Tu-95.
El autor del artículo desaconseja plantear la pregunta en torno a "cuál de las máquinas es mejor?". "Cada avión cumple con su propia misión", sostiene. Además, admite que en el futuro próximo ninguno de los dos cederá en el aire a las aeronaves furtivas de nueva generación.


https://actualidad.rt.com/actualidad/243948-bombarderos-b1-tu160

No hay comentarios:

Publicar un comentario