Google+ Followers

jueves, 2 de junio de 2016

Un nuevo Kaláshnikov para el 'soldado del futuro'


El Ministerio de Defensa ha comenzado las pruebas en las tropas del fusil AK-12, un arma que el consorcio Kaláshnikov planea incluir en el equipamiento Rátnik del soldado del futuro. Antes de finales de 2016 se anunciará las armas que llevarán los futuros soldados de las Fuerzas Armadas de Rusia.

“Las pruebas en las tropas son la última etapa antes de aceptar un nuevo modelo en el ejército. Los fusiles se transferirán de una división a otra para probar sus características en distintas condiciones de uso. La decisión definitiva sobre el futuro del arma podría tomarse ya en octubre”, comenta a RBTH el director de marketing del Consorcio Kaláshnikov, Vladímir Dmítriev.

En total, en el concurso para escoger el sistema de tiro que llevará el equipamiento Rátnik participan dos fusiles de asalto: el AK-12 del Consorcio Kaláshnikov y el AEK-971 de la fábrica Degtiarev de Kovrov.

La principal diferencia entre ellos es el mecanismo de funcionamiento del sistema de tiro. El AK-12 conserva el sistema clásico de tiro automático que lleva utilizándose más de medio siglo en todos los fusiles de Mijaíl Kaláshnikov

En el AEK-971 la culata se contrapone a un equilibrador oscilante telescópico de aproximadamente el mismo peso. Tras el disparo, la culata y el equilibrador se golpean al mismo tiempo contra la parte anterior y posterior del fusil, reduciendo los impulsos que actúan sobre la mano del tirador- el fusil únicamente recibe el retroceso como una fuerza contrapuesta a la de la bala al salir del cañón. Gracias a ello, las tres primeras balas disparadas de un AEK-971 dieron exactamente en el blanco, mientras que en el caso de los fusiles de la serie AK solo una de las balas dio en el centro de la diana.
Quién es el favorito de esta “carrera armamentística”



Hasta el último momento el AEK-971 de Kovrov se consideraba el favorito indiscutible. Sin embargo, las nuevas piezas de su diseño hacen que este fusil sea más pesado que el AK-12. 

Modelo del Ak-12. Fuente: RIA Novosti

Los ingenieros de la mítica firma han optado por la base del clásico fusil Kaláshnikov, pero han reducido la fuerza de retroceso. El cuerpo del fusil es más corto que el del AK-74, la empuñadura se ha adelantado levemente, y el peso de las partes móviles de la culata está mejor distribuido. Sin embargo, la fuerza que ejerce el golpeo de la culata contra el receptor (y después al volver a su posición) en el nuevo modelo es menor, pero no se ha conseguido eliminar.

La mejor cualidad del AK-12 es su cola del disparador renovada, que permite recargar el arma con una mano, ya no es necesario desmontar la culata durante el cambio de cargador. Ambos fusiles cuentan con culata plegable. Los dos están equipados con el llamado riel Picatinny, que permite montar sobre el cañón accesorios como miras de visión térmica.

La infalibilidad del funcionamiento de ambos fusiles se ha probado en distintas circunstancias, como por ejemplo con las piezas en seco (sin engrasar) a temperaturas desde 50º hasta -50º, en situaciones de disparo durante varias jornadas sin limpiar ni engrasar, con distintos ángulos de inclinación y en distintas posiciones alrededor del eje longitudinal. Y según se ha reconocido públicamente en repetidas ocasiones, el AEK-971 ha mostrado los mejores resultados.
Último paso antes de aprobar el equipamiento Rátnik

El jefe de la dirección de abastecimiento de compras públicas, Mijaíl Osyko, ha declarado que la última cuestión por resolver para el equipamiento del soldado del futuro es el fusil. En cuanto se escoja esta última arma, el sistema Rátnik se adoptará en el ejército. Osyko subrayaba que en el proceso de selección del nuevo fusil el Ministerio de Defensa también se basará en el precio del arma: se planea comprar el producto que cueste más barato.

Lea más:

http://es.rbth.com/tecnologias/defensa/2016/06/02/un-nuevo-kalashnikov-para-el-soldado-del-futuro_599605

No hay comentarios:

Publicar un comentario